26/06/07 Vº Aniversario de la Masacre de Avellaneda

Spread the love

Nació el Nuevo Partido Anticapitalista

“Esto es sólo el comienzo, sigamos la lucha”… Entre consignas, viejas canciones revolucionarias y La Internacional, se cerró el congreso fundacional del NPA. Se realizó del 6 al 8 de febrero, en un suburbio al norte de París. El día previo se había disuelto la Liga Comunista Revolucionaria, partido promotor del NPA. Si la LCR había surgido al calor del Mayo del ’68, cuarenta años después el NPA nace en el marco de la gran huelga que el 29 de enero sacudió toda Francia.
Representando a la dirección del MST, con Vilma Ripoll y Alejandro Bodart participamos del congreso del NPA como invitados. Junto a los compañeros Stalin Pérez Borges (Venezuela), Luciana Genro (Brasil) y Tito Prado (Perú), integramos la delegación de Revista de América. Aquí reseñamos ese importante evento y sus debates centrales.

El 5 de febrero se hizo el 18º y último congreso de la LCR. En contraste con las dos veces en que la “disolvió” el gobierno -en 1969 y 1973-, ahora la propia Liga decidió disolverse para integrarse de lleno al NPA. En junio de 2007, su dirección nacional había lanzado el llamado a formar un nuevo partido anticapitalista amplio. Su congreso de enero de 2008 ratificó ese rumbo. Tras este año y medio de construcción, con más de 9.000 militantes declarados, el NPA ya es una realidad política nueva, distinta y superior a la LCR.
El último congreso de la Liga se centró en la orientación del NPA, incluidas las elecciones europeas, y en la relación con el Secretariado Unificado de la IVª Internacional1?, cuya sección francesa era la LCR. El informante por la mayoría fue Alain Krivine, uno de sus líderes históricos. Una minoría, dirigida por Christian Picquet, planteó posturas conservadoras en ambos puntos.
En los últimos años, a tono con la radicalización que vive Francia, la dirección mayoritaria de la LCR fue cambiando sus antiguas posiciones -de hecho funcionales a la “izquierda” institucional- y giró a la izquierda. Por eso no sólo enfrenta a los gobiernos de derecha como Sarkozy sino también a los del PS2?. Y por eso lanzó la iniciativa del NPA. En cambio Picquet conserva aquella vieja línea, contraria al proyecto NPA. Para las elecciones, plantea converger incondicionalmente con el PC y el PdG3?… o sea con la “izquierda” institucional fuera del PS. Luego retomaremos el tema.
La pertenencia internacional tampoco es tema menor. Se disuelve la Liga, que además reconoce ser más del 70% de la fuerza total del SU-IVª. Y a la vez, el NPA no tiene afiliación internacional. El sector de Picquet planteó que la LCR siga organizada como corriente separada dentro del NPA, pero por amplia mayoría se votó disolverla. En el NPA, los ex militantes de la Liga serán miembros individuales del SU-IVª. Se podrán reunir previamente a su próximo congreso mundial, que será en 2010, en reuniones abiertas a todo militante del NPA. Para el nuevo partido, entonces, queda planteada la necesidad de un nuevo marco de pertenencia internacional.
De 148 delegados presentes, 129 votaron por la resolución mayoritaria, 17 en contra y 2 se abstuvieron. Si bien la dirección y los cuadros de la LCR conforman el andamiaje central del NPA, haber disuelto el partido que vinieron construyendo durante 40 años fue una decisión no exenta de coraje político.

Es que nacía lo nuevo…

Con la presencia de más de 600 delegados llegados desde toda Francia, más un centenar de miembros de la conducción provisoria y otro tanto de invitados internacionales, el día 6 arrancó el congreso del NPA. Allí nos reencontramos con viejos compañeros de nuestra corriente e hicimos nuevos amigos.
Además de los miembros de la ex LCR, al Nuevo Partido Anticapitalista se sumaron cientos de activistas independientes sin militancia partidaria previa, ex militantes del PC y el PS, sectores ecologistas, anarquistas, antiglobalización y algunos grupos de la izquierda trotskista. Lo mismo han hecho nuestros compañeros de La Commune, algunos de los cuales fueron delegados al congreso.
La apertura de este primer congreso del NPA estuvo a cargo de su figura pública, Olivier Besancenot. El evento tuvo una notoria repercusión en todos los medios franceses y también en el exterior, en otra muestra de las expectativas que despertó el surgimiento del nuevo partido.
Los textos en debate fueron cuatro: Principios fundacionales, Resolución política, Estatutos provisorios y Resolución sobre las elecciones europeas. Se funcionó en cuatro comisiones, y otras dos abordaron el nombre del partido y la propuesta de dirección. Luego se volvía a las sesiones plenarias, con informes a favor y en contra, y votación. En el afán participativo del nuevo partido, desde los comités surgieron cientos de enmiendas. Su tratamiento fue por momentos tedioso. La (mala) nota de color la dio un grupito sectario4?, con largos contra-textos y enmiendas en cada punto, que logró hartar a todos.
Un párrafo aparte merece el componente internacionalista del evento del NPA. Al congreso asistimos delegaciones de unos 60 partidos y organizaciones de más de 40  países. Durante el mismo se realizaron importantes reuniones, en las que nuestra delegación intervino activamente. Pudimos intercambiar experiencias, verificar coincidencias y dar pasos en una perspectiva de coordinación internacional de los revolucionarios. En este sentido, hay que resaltar que los Principios fundacionales del flamante partido francés culminan diciendo: “El NPA encarará el diálogo y colaboraciones políticas otras fuerzas anticapitalistas y revolucionarias en el mundo en la perspectiva de la constitución de una nueva internacional.”

Los debates y resoluciones

En cuanto a los Principios, por ejemplo, un sector ambientalista a ultranza propuso cambiar el título socialismo por eco-socialismo, lo que era errado. El congreso lo rechazó y aprobó socialismo. Pero como un tercio votó eco-socialismo, la dirección planteó como consenso la variante socialismo del siglo XXI, adoptada por poco margen. Hubo otras posturas de carácter reformista, pero esas enmiendas no pasaron.
Con algunas limitaciones, el texto aprobado es en general correcto. Por ejemplo, señala: “Una dominación de clase no se puede eliminar mediante reformas. Las luchas pueden limitarla y arrancar medidas progresistas para las clases populares, pero no suprimirla… Hará falta una revolución social para derrotar al capitalismo”. Y reivindica expresamente la autodefensa de los trabajadores.
En el punto Estatutos, hubo polémica entre la necesaria centralización del partido y sectores horizontalistas que equivocadamente sostienen sólo una coordinación laxa de comités. Esto último se rechazó, pero primó una postura de consenso: centralización ponderada, o sea compensada con instancias transversales. Sobre la juventud, si bien con grados de autonomía, se aprobó no constituir una organización independiente sino que son parte del NPA.
La Resolución política, votada también con enmiendas, incluye entre sus ejes “que la crisis la paguen sus responsables, los capitalistas”, un plan de emergencia, el impulso a la lucha contra el gobierno y la derecha, la denuncia del PS, campañas como la de Palestina y la construcción del NPA.
La cuestión electoral, pese a ser táctica, fue polémica. Aunque la postura de Picquet tuvo un 17%, el 76% de los delegados reafirmó proponer “una unidad duradera, en base a un contenido anticapitalista, en el terreno de las luchas y en el electoral, que al menos se extienda hasta las elecciones regionales y con total independencia del PS”. Es decir, unidad con condiciones. Es que después de las elecciones europeas de junio vienen las regionales, y ahí, como no hay proporcionalidad, el PC y el PdG irán con el PS.
Asimismo, se aprobó un llamado a dar continuidad a la huelga del 29, a coordinar las luchas y, en el camino de Guadalupe y Martinica, a impulsar la huelga general.
El nombre definitivo también abrió debate. Expresando una fuerte convicción anti-reformista, la propuesta Partido Anticapi-talista Revolucionario (PAR) logró 264 votos. Igual, con 316 votos ganó mantener NPA, con el criterio de que permite agrupar con mayor amplitud.
El último punto fue la elección de la dirección: un comité político nacional de 189 miembros, que además de los responsables de las tareas centrales incluye una alta representación geográfica. De ese comité, casi paritario entre hombres y mujeres, y cuyo 45% proviene de la ex LCR, se elegirá un comité ejecutivo de unos 20 o 30 integrantes para ejercer la conducción cotidiana del partido.
Así, después de tres días intensos, el NPA francés se echó a andar con fuerza. Y lo hace en medio de un marcado ascenso social y político. Surgirán problemas y desafíos, pero este congreso mostró la potencialidad de una política de izquierda amplia y audaz, orientada hacia el movimiento de masas. Su desarrollo, clave para la pelea por el socialismo en Francia, será además un aporte a la acción de los revolucionarios en todo el mundo.

Algunos datos del NPA

El congreso computó 9123 militantes adheridos, con sus cotizaciones pagas. El 35% son mujeres. De los trabajadores, el 54% es estatal y el 46% del sector privado.
Los militantes integran 476 comités, organizados territorialmente en todo el país. Las reuniones son semanales, quincenales o mensuales, a decisión de cada comité.
Al congreso asistieron 630 delegados, a paridad hombres y mujeres, elegidos en proporción de uno por cada 10 militantes presentes en las asambleas.

1 Corriente internacional del trotskismo liderada por Ernest Mandel, dirigente belga ya fallecido.
2 Partido Socialista, defensor del sistema capitalista y que se alterna en el gobierno con la derecha. Su desprestigio crece.
3 Partido de Izquierda: reciente ruptura del PS, encabezada por el senador socialista Jean-Luc Mélenchon.
4 El CRI, “comunista, revolucionario, internacionalista”.

Pablo Vasco

Ver notas

Francia: del 29 de enero a la huelga general en Antillas Un giro brusco

Éric, obrero de Renault-Flins: «El clima en la fábrica es explosivo»

Olivier Besancenot, portavoz del NPA: «La prioridad es la lucha de clases»

El NPA: un partido «desde abajo»


Publicado

en

por

Etiquetas: