Conversación con Coordinador Nacional de UNETE e integrante del Frente de Trabajadores Socialistas del PSUV…

Spread the love

«La revolución está amenazada y hay que saber defenderla», considera Stalin Pérez Borges

Mientras se encontraba planificando las actividades sobre las informaciones para las conformaciones de las partrullas de trabajadores del PSUV, en la sede de la Unión Regional de Trabajadores, Carabobo, desde Argentina, vía telefónica, miembros del Movimiento Socialista de Trabajadores MST y redactores del periódico Alternativa Socialista, tuvieron oportunidad de conversar sobre la situación política del país con Stalin Pérez Borges. Responsable ahora de la organización por parte del Frente Socialista de Trabajadores de las patrullas obreras en los Estados Carabobo, Lara, Falcón y Yaracuy. Esto es lo que declaró.

“La instalación de las Bases yanquis en Colombia es una amenaza real para la marcha del proceso de la revolución Bolivariana y para América Latina. Quizás no sea hoy una amenaza militar directa pero si consolida una política de desgaste del proceso y del gobierno del presidente Chávez. Esto junto con los números preocupantes de la economía del país y la creciente ofensiva mediática y actividad guarimbera de la derecha conforman un escenario propicio para desestabilizar y debilitar a la revolución”.
– Que opina de la reunión de la UNASUR en Bariloche
Lamentablemente no surgió de allí una condena concreta a la instalación de las bases en Colombia. Quizás haya sido útil como tribuna de denuncia, pero en lo que hace a los efectos prácticos ha demostrado que más allá de una buena posición en relación a los separatistas Bolivianos, en su momento, UNASUR no es efectiva como organización de defensa de los intereses de los pueblos de Nuestra América.
Lo que considero más lamentable es que la utilización de este tipo de escenarios se hace en contra de lo que creo sería más acertado: el desarrollo de la movilización y participación popular directa tanto en el tema del repudio a la instalación de las bases como en lo que fue y sigue siendo el golpe de Estado en Honduras. Con UNASUR está pasando lo mismo que con las condenas en la OEA y otros organismos en relación al Golpe que desalojó a Zelaya del gobierno de ese país centroamericano. La diplomacia de una mayoría de gobiernos centristas y reaccionarios es por ahora inútil para lograr el objetivo pero además no se convoca a la movilización de las masas lo que es más grave todavía.
El presidente Chávez dice con justeza que una vez instalados los yanquis el costo del desalojo de los mismos es luego mucho más alto. Por eso es más preocupante que los gobiernos que se reclaman de izquierda y alguno de hasta revolucionarios no impulsen una movilización masiva y continental de todos los movimientos sociales y de los sectores antiimperialistas y defensores de la soberanía de nuestros territorios. Hay que recurrir a la participación popular para repudiar esa política y aislar al gobierno cipayo de Uribe. En este tipo de organismos, la derecha, las consideraciones leguleyas y las expresiones a medias tintas marcan el tono. La soberanía y la defensa contra todo tipo de agresiones se conquistarán en la calle con el pueblo movilizado y participando y no en reuniones con gobiernos, muchos de los cuales en sus propios países cumplen con las políticas dictadas por Estados Unidos. Es lamentable que no se convoque a la movilización y ni siquiera se haya planteado con fuerza la realización de una consulta popular o algún otro mecanismo de expresión de la voluntad de los pueblos, aunque más no fuera como una manera de mostrar el repudio a esta agresión yanqui a todo el continente. De esta manera la instalación de las bases sigue su curso por lo que más allá de la denuncia de que fue objeto, el gobierno Colombiano seguirá con su posición.
– Usted nos mencionaba el impacto de la crisis económica, puede profundizar sobre el tema porque acá en Argentina en la prensa hay informaciones sobre conflictos laborales y con regularidad nos informamos de declaraciones de dirigentes como Orlando Chirino que califica al gobierno de antiobrero.
La crisis está instalada en nuestro país. Por supuesto que no tiene la gravedad que tiene en los países centrales, al menos por ahora, pero empieza a haber síntomas muy claros de que estamos cayendo en el mismo rumbo, lo que obligará al gobierno a tomar medidas inmediatas. Es un hecho que la burguesía está presionando y queriendo maniobrar al gobierno y a los trabajadores en medio de la crisis económica mundial y sobre todo por el enfrentamiento que mantiene en contra del gobierno. Los patronos no quieren hacer nuevas inversiones y hasta ni invierten medio en sus viejas instalaciones industriales. Estas están deterioradas al máximo. Esta son unas de sus medidas de saboteo. Con esa política han contribuido a que después de 22 trimestre consecutivo caiga el Producto Interno Bruto (PIB). Están provocando una recesión.
El chantaje de la patronal de Mitsubischi es un ejemplo de que la patronal se da política para querer presionar al gobierno para que este busque golpear a los trabajadores. Allí hay ahora un paro patronal con amenaza de irse la empresa del país. Esta no quiere ahora discutir la convención colectiva, ni cumplir con compromisos asumidos con anterioridad y busca salir de la actual dirección sindical. El gobierno emitió una resolución que obliga a la empresa abrir sus instalaciones y reanudar sus labores. Se presentarán muchos casos parecidos, en donde se ven las intenciones de la patronal de querer golpear políticamente. El gobierno del presidente Chávez tiene que tomar medidas que profundicen la revolución, para ello cuenta con la fuerza del pueblo revolucionario que lo acompaña.
No se puede permitir que la crisis recaiga en los derechos y aspiraciones de los trabajadores y el pueblo pobre. Los empresarios deben acatar las órdenes de mantener las fuentes de trabajo o el gobierno deberá expropiarlos sin más trámite y poner esas empresas al servicio del proceso revolucionario. Sin embargo, en esto es bueno tomar en cuenta que no se pueden seguir cometiendo los errores que se cometieron con las otras empresas recuperadas, expropiadas y puesta bajo proceso de cogestión, de producción social o socialistas como Invepal, Cadafe, Inveval, Inventex, Rualca y otras en donde la burocracia por parte de funcionarios del gobierno han hecho de la suya, causando mucha desilusión entre los trabajadores que han vivido estas experiencias y quienes han estado cerca de ellos. Esto ha llegado a tal grado que en algunos casos como se acaba de ver esta semana en una empresa de pañales en Maracay en donde los trabajadores presentaron resistencia a una comisión de INDEPABIS cuando esta se prestaba hacer una inspección porque se supone esta empresa sabotea con los productos que labora. Los funcionarios no les explican previamente a los trabajadores
Por todo eso, ahora es un gran reto el Plan Socialista de Guayana. Aquí no hay ocasión de fallar porque las consecuencias serán incalculables. Aquí hay que estar atento a toda lo que haga la alta y tecnoburocracia que resistirá del mil y una manera, la forma para que los trabajadores no sean los que tomen el control directo y total de las empresas de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) como muy bien está concebido en el Plan Socialista de Guayana. El mayor peligro no está en que haya caído mucho los precios del acero y el hierro o el PIB metalúrgico sino en que la burocracia de las empresas sabotea el desarrollo de la participación de los trabajadores en la gerencia y control de las empresas de la CVG. La burocracia estatal no sólo se ve en la CVG sino que sus acciones y estragos llegan en la nueva Corporación Eléctrica (CORPOELEC) y en PDVSA. En el sector eléctrico maniobran para retardar un acuerdo en la convención colectiva mientras las distintas gerencia se llena de ejecutivos y empleados de confianza de parte de los que controlan la empresa y en PDVSA han actuado tan torpe en el involucramiento de las elecciones y discusión de la convención colectiva que sirven de calvo de cultivo para querer poner a los trabajadores en contra de Chávez y la revolución. La mayoría de de esas gerencias al igual que patronos del sector privado buscan provocar conflictos.
Esos hechos son los que tratan de utilizar la burocracia sindical. Quieren pescar en río revuelto. Buscan explotar las acciones y consecuencias de las altas gerencias de las empresas del estado y los ministerios. Y, todo esos errores se los quieren achacar a Chávez y por ello creen que van acabar con la situación revolucionaria que vive el país. Así, los medios de comunicación de la derecha le dan cabida a dirigentes como a Orlando Chirino, el chino Navarro, y Froilan Barrios y a otros de los que ahora forman parte del Movimiento Solidaridad Laboral.
Entre estos dirigentes hay una competencia en demostrar quien es más estridente y expresa las cosas más dura contra el gobierno. Si el gobierno dice que el desempleo es del 8 o 9%, Chirino dice que es del 12%. Entonces, es el 12% porque él lo dice sin decirnos de dónde saca esa cifra y allí se enfrasca en querer demostrar que el gobierno es mentiroso y responsable de todo el desempleo, trabajo informal, bajos salarios y todo los males que hay, entre ello asegura que los males actuales de Venezuela es porque el gobierno nos ha metido en problemas internacionales, pero no dice, ni pío, no dice nada de la alta responsabilidad de los patronos en los despidos, alto costo de la vida, mercerizados y demás formas de trabajo informal. Eso es lo que acaba de decir, en una recién declaración en Notitarde. Pareciera que poco le importa o es secundario, que con las cifras que da el gobierno de 8,5% de desempleo y el porcentaje de trabajadores informales la cifra llegaría a casi 8 millones de venezolanos por los que hay que hacer propuestas para salir de la lamentable situación donde hoy están. Por eso nosotros si estamos a favor de empresa que cierre sean ocupadas y puesta a funcionar como recién hicieron en La gaviota, Cafea y otras más bajo control de sus trabajadores. Y, sí estamos para llevar adelante el Plan Socialista de Guayana. Esto no nos quitar el derecho a criticar al gobierno cuando consideremos que hay que hacerlo.

Entre otras cosas consideramos preocupante el aumento de la inflación en los precios de los productos de primera necesidad. A pesar de las regulaciones y los controles es evidente que el bolsillo de los trabajadores y los sectores populares esta sufriendo por la inflación. Los empresarios que no cumplan con los precios deben ser sancionados duramente. La crisis obliga a tomar medidas drásticas. Este gobierno se llama obrerista, por tanto debe tomar medidas de defensa del pueblo trabajador. Una medida de urgencia en este sentido sería la instalación de un mecanismo de ajuste mensual de los salarios de acuerdo al aumento de la inflación.
– Como ve la convocatoria a la constitución de las patrullas socialistas de trabajadores
Estamos muy entusiasmados con la posibilidad de organizar políticamente a los trabajadores. Este es un planteamiento que muchas otras corrientes de trabajadores venían haciendo. Nosotros la hicimos desde el mismo inicio de la formación del PSUV. Marea Socialista periódico del cuál soy editor, viene haciendo esta propuesta desde hace tiempo. Para nosotros es fundamental para que los trabajadores puedan participar de la política, ser parte del debate y hacer propuestas que puedan estar organizados en el partido en su lugar de trabajo o en el sector de la producción en el que se encuentren. La organización solo territorial del partido es una organización casi exclusivamente para participar de las elecciones. Y en si misma es una forma de organización en la que a los trabajadores y trabajadoras se les hace muy difícil participar.
La revolución está amenazada, para defenderla se debe profundizar y para ello el instrumento político debe contemplar a los trabajadores como actores principales del debate, la elaboración y la decisión de las políticas revolucionarias. Estas formas de organización son un primer paso para pelear por eso.

Autor: Alternativa Socialista
31 de Agosto de 2009


Publicado

en

por

Etiquetas: