MST - Movimiento Socialista de los Trabajadores Lunes 27 de Agosto, actualizado hace 4 hs.

Justicia para las víctimas de Once: El 22F, a Plaza de Mayo

Por: Vilma Ripoll(3)

Vilma Trenes.CDRHace poco el ministro Randazzo anunció un plan que sería “una verdadera revolución para los ferrocarriles”: comprar 409 vagones chinos nuevos, reemplazar 6.900 km de vías, renovar señales, tomar más personal y otras medidas para que viajemos mejor.
Es más: en las principales terminales porteñas de tren reparten unos volantes a color de Infotren, la web del Ministerio, donde por ejemplo te cuentan: “Ahora sabés en cuántos minutos llega el próximo tren. Estamos cambiando el Sarmiento. Confía en nosotros”…
Randazzo y el gobierno K se burlan de la gente. En plena temporada, suspendieron el tren a Mar del Plata. A poco de lanzar esta “revolución”, una locomotora descarriló en Once. A lo sumo pintarán algún tren y harán una lavada de cara, pero ningún cambio sustancial. Y en el Sarmiento sacaron formaciones, el tren no corre los domingos entre Once y Moreno y suspendieron el servicio nocturno.

Una asociación ilícita

Los familiares de las víctimas apelaron el fallo del juez Bonadío y pidieron que los ex secretarios de Transporte Jaime y Schiavi más los ex funcionarios Ochoa, Luna y Sícaro (CNRT) también sean procesados por asociación ilícita como los hermanos Cirigliano, dueños de TBA.
Según el fiscal Delgado, esos funcionarios “se dedicaron a hacer circular papeles para poder sustraer fondos que de alguna manera ‘volvían’ hacia su entorno, como lo revela el propio juez al señalar varios episodios de corrupción a lo largo de la extensa decisión pero que, inexplicablemente, luego no los tradujo en consecuencias jurídicas”.
La justicia confirmó y agravó el procesamiento de los Cirigliano, Schiavi y Jaime, y revocó el sobreseimiento de Sícaro que dictó Bonadío. Pero no incluye en la asociación ilícita a los funcionarios.
La querella que lideran los abogados Marcelo Parrilli y María del Carmen Verdú plantea investigar el rol del ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, bajo cuyo mando funcionaba antes la Secretaría de Transporte, y no incrimina al maquinista Córdoba.

Basta de impunidad y privatizadas

Si Randazzo lanzó su “revolución” ferroviaria y la justicia acelera el juicio oral es por la necesidad oficial de mostrar, ante el enorme descontento popular, que algo cambia. Pero es hipócrita hablar de “honrar a las víctimas de Once” y mantener el mismo modelo ferroviario menemista que las provoca.
Aunque Randazzo gaste saliva y papel, si los trenes siguen privatizados seguirán poniendo vidas en juego. Las privatizaciones del menemismo, las empresas y la burocracia sindical fracasaron. Hay que terminar con ellas y reestatizar los trenes con control social. Sólo así serán un servicio público eficiente y económico, y no un negocio privado, subsidiado por el Estado, caro y peligroso.
Mientras continuamos la campaña Tren para Todos, llamamos a acompañar masivamente la marcha del 22F a las 19 a Plaza de Mayo para exigir justicia.

Vilma Ripoll