MST - Movimiento Socialista de los Trabajadores Lunes 27 de Agosto, actualizado hace 4 hs.

Cinco ideas para una gran alternativa

Spread the love

La brutalidad del ajuste macrista y del FMI, sumado a la complicidad de otras fuerzas políticas y de la burocracia sindical, traen debates sobre qué camino tomar para derrotar su plan. En la izquierda y el movimiento popular hay distintas miradas. Dejamos nuestras opiniones.

A las calles ahora

En primer lugar, una idea esencial; no hay manera de frenar este ajuste siniestro sin luchar ahora y en forma masiva. Parece obvio, pero hay direcciones políticas y sindicales opositoras a Macri que no lo hacen. Algunxs solo impulsan medidas aisladas, otros llaman a “votar bien” en 2019, cuando hoy sufrimos despidos, tarifazos y retraso salarial. Dicen que hay que tener cuidado, que Macri es fuerte y hay que ver qué se puede o no hacer. ¡Qué equivocados están! Miremos a Chubut, donde la docencia y otros sectores marcharon, pararon y acamparon meses y derrotaron la represión y el ajuste. Pelearon de verdad y ganaron. Lo demás son excusas, justificaciones funcionales al ajuste. Lo mismo podemos decir del movimiento de mujeres, el proceso más dinámico que logra avances por ser una lucha profunda.
Además, luchar ahora es hacerlo sin cálculos electorales ni jugando a las escondidas. Sectores afines al kirchnerismo dicen que el silencio de CFK es una virtud del momento, pero no es así. El silencio, la quietud y el no intervenir no es positivo. Quien dice ser la principal opositora, si es consecuente, tendría que convocar a las calles a derrotar a Macri y su ajuste ahora, pero no lo hace. A diferencia de esta inacción planificada, nosotrxs convocamos a redoblar la pelea en las calles, a exigir un paro nacional ahora de 36 hs con movilizaciones, a derrotar el plan macrista. Con la lucha en las calles lo podemos frenar.

Independientes de instituciones retrógradas

Otra idea importante es confrontar con Macri y el FMI sin apoyar a los viejos dirigentes del PJ que ya han gobernado y ajustan, ni a la cúpula reaccionaria de la Iglesia. Es lógico que ante Macri haya un sano sentimiento de unirse en su contra. Y así tiene que ser en cada lucha, en cada marcha y cada pelea cotidiana. Más allá de las opiniones políticas diversas, todxs en la calle para frenarlo. Para hacer una alternativa, esa unidad no es la misma. Porque algunos críticos de Macri a la vez pactan con él o aplican en sus provincias un ajuste parecido. Con los gobernadores, Pichetto, Massa y el peronismo federal, no nos une ningún proyecto común. Por eso es equivocado el camino que CFK o Rossi proponen de unirse a todos los sectores del viejo PJ.
A la vez en el mundo político se habla del Papa, de Francisco, como un peronista más, a quien no habría que criticar para no hacerle el juego a Macri. Sucede que sea peronista o no, desde el Vaticano es el principal impulsor de frenar la ley de aborto, el derecho de cientos de miles de mujeres hoy movilizadas. Así como antes se opuso a los derechos de la comunidad LGTB. Mientras su Iglesia sigue usufructuando los enormes recursos que el Estado le da y por los cuales es amiga y socia de los poderes de turno. Insistimos en otra idea central; para ser alternativa emancipatoria, feminista, disidente y transformadora en favor de las mayorías populares, hay que ser independiente de todo oscurantismo. Y animarse a proponer la separación de la Iglesia del Estado; cada cual tiene derecho a creer en lo que quiera, pero no a imponernos que todes paguemos el culto religioso y «antiderechos» de un sector.

La unidad en las luchas no alcanza

Dentro de la izquierda venimos de dar pasos importantes en las luchas y la organización sindical. Un enorme Plenario Nacional Combativo, la conformación de dos listas unitarias Multicolor para las elecciones en las CTA´s, y acciones comunes en el paro nacional para que fuera activo. Todo muy positivo y a la vez limitado. Cada paso adelante entre lxs trabajadorxs encuentra un límite infranqueable si no tiene una expresión política en común. La burocracia sindical es expresión dentro de la clase obrera de la política del PJ. Y la política clasista y antiburocrática solo puede trascender a gran escala si es la expresión de una gran fuerza política unitaria de toda la izquierda, si no, nunca avanzará más que algunos pasos.
Los fenómenos políticos son centrales y los sindicales solo una parte. Quien quiere derrotar a la burocracia tiene que enfrentarla en cada gremio y a la vez elevar al plano político esa pelea, como única forma de derrotarla. Quienes se niegan, como el FIT hasta ahora, a unir a toda la izquierda anticapitalista y antiimperialista en lo político, debilitan la lucha, porque retrasan la principal tarea de la clase obrera: darle expresión política con peso en franjas de masas a las luchas cotidianas que se dan contra Macri, las patronales y la burocracia en todo el país.

Un programa transformador

Nuestra cuarta idea es sobre el programa para liquidar los intereses del poder capitalista, corporativo, financiero y de las castas políticas burguesas.
Frente al plan de Macri y el FMI hay que tener medidas claras; desconocer el acuerdo firmado, no pagar el robo llamado deuda externa, nacionalizar la banca y el comercio exterior y controlar el ingreso y salida de divisas y productos. Ponerle fuertes impuestos a las grandes corporaciones financieras, sojeras, mineras, petroleras. Prohibir todo intento de reforma laboral patronal, prohibir por ley los despidos y suspensiones. Dar aumentos salariales, de jubilaciones y planes sociales acordes a la inflación. Anular los tarifazos y estatizar bajo control social los servicios públicos. Garantizar el aborto legal, seguro y gratuito en los hospitales y una ley de emergencia contra la violencia de género.
Estas y otras medidas se pueden llevar adelante apoyadas en la movilización obrera, de las mujeres y la juventud. Y construyendo una gran alternativa amplia y unitaria desde la izquierda. Esa es la propuesta que le hacemos a todas las organizaciones, referentes, militantes y a la vanguardia de cada lucha social. Bajo un programa de unidad podemos convivir con matices y diferencias, si ponemos por delante lo que une y no lo que divide. Así podemos salir de Macri y abrir paso a un futuro emancipatorio, independiente y de transformación social, económica y política.

Las mujeres, protagonistas centrales

Y la quinta idea, que en nuestra opinión debe ser prioritaria, es que el movimiento de mujeres, el más avanzado y dinámico de estos tiempos, tiene que tener un rol protagónico en el proyecto político que hace falta en el país. Todas sus demandas y reclamos tienen que estar en la primera línea de objetivos a cumplir, así como también nuevas y jóvenes referentes, surgidas de este proceso genuino y colosal, tienen que encabezar la alternativa política necesaria en el país. Hay que facilitar e impulsar este camino feminista y anticapitalista.
Para llevar adelante estas tareas y objetivos políticos, te invitamos a conocer y a sumarte al MST, a nuestra agrupación feminista Juntas y a la Izquierda y a ANCLA, nuestro agrupamiento sindical. Sé protagonista y militante vos también. Para darle más fuerza a esta pelea política que es imprescindible, posible y a la vez necesita una organización de miles y miles que la impulse a fondo en todo el país.

Sergio García