Con la “quita” la deuda crece el doble

Spread the love

KIRCHNER Y EL VERSO DEL 75%

Kirchner había anunciado una quita del 75% para la deuda privada que no se venía pagando desde diciembre de 2001. Pero ahora cambió el discurso. Propuso una quita menor y reconoce 23.000 millones de intereses por ese no pago: equivalente a siete años de Planes Jefes de Hogar. Así la deuda crece al doble. Una nueva burla.

La deuda externa total de Argentina suma alrededor de 180.000 millones de dólares (500.000 millones de pesos). La mitad se debe a organismos financieros internacionales (FMI, BID, Banco Mundial) y la otra mitad, a acreedores privados (fondos buitres).
Argentina no viene pagando ésta última, que está en default, desde el 2001. Y para renegociarla, Kirchner y Lavagna anunciaron en setiembre de 2.003, en Dubai, una quita del 75%. Sin embargo, ahora el gobierno, por presión del FMI y el G7 -los siete países más ricos-, cambió la propuesta para hacerla más “atractiva”…para los acreedores.

¿En qué consiste la nueva propuesta?

Con la propuesta anterior, la quita del 75% de los 82.000 millones que no se pagaban, significaban 61.000 millones menos, lo que bajaba la deuda a 20.000 millones. Pero ahora, como esa quita se hace sobre el valor presente –mucho menor al original-, será sólo del 58%. Y además, como se reconocen 23.000 millones de intereses por el no pago, en vez de deber 20.000 millones como con la propuesta originaria, vamos a pasar a deber 40.000 millones, es decir, 20.000 millones más. Esta es la famosa “buena fe” que le reclamaban a Argentina en las negociaciones.
Además, habría otros “incentivos” para los fondos buitres: plazos más cortos, tasas de interés más altas, algunos pagos de contado y un cupón extra como premio “atado al crecimiento” (es decir si la economía crece, crece el pago de esa deuda).
Así lo reconoció el columnista de Clarín Ismael Bermúdez: “Aunque se mantiene “el espíritu de Dubai”, la Argentina se comprometería a pagar más del doble de la meta que había proclamado en setiembre de 2003” (Clarín, 1/6)

Kirchner cede y nos vende gato por liebre

Esta “nueva” propuesta del gobierno, fue idea del comité de bancos que lo asesora, uno de los cuales es el Merill Lynch que con Cavallo se llevó una gran cometa por el megacanje. Propuesta que ya tendría el visto bueno de una gran parte de los acreedores, el FMI y el establisment mundial.
Ya se comenta que esta decisión será interpretada como una derrota del gobierno frente a los acreedores externos. Lo que sí es seguro, es que será un retroceso para el pueblo argentino.
Después de esta negociación que nos quieren vender como beneficiosa y que “no tiene antecedentes en el mundo”, como ya lo dicen, la deuda externa global quedaría entre 120 y 140.000 M de dólares, el valor del 80 al 100% del Producto Bruto Interno del país. Por eso, el año que viene en vez de pagar el 3% del mismo (16.000 millones) se va a pagar el 3,6%, es decir, 20.000 millones.
Así, la deuda va a seguir siendo el mal de los males y el verdadero lastre que va a seguir teniendo el pueblo argentino. Cada hijo que nazca, viene con una mochila de regalo: le va a deber 4.000 dólares a los acreedores internacionales.
Kirchner, de un discurso “durísimo”, pasó a otro blando como la miel. Una vez más el actual presidente juega con el sentimiento popular. Brabuconea contra el FMI, habla de “causa nacional” y de defender los intereses de “todos los argentinos”, como lo dijo el 25 de mayo, pero termina cediendo, pagando y comprometiendo la vida de millones con menos trabajo, salarios, jubilaciones, salud y educación, para seguir cumpliendo puntillosamente con una deuda ilegítima y fraudulenta. Vuelve a dar un paso en las “relaciones carnales” con el imperialismo, en vez de priorizar la deuda interna con nuestro pueblo.

¿Qué son los fondos buitres?

Son agentes financieros -principalmente bancos y grandes financistas-, que mediante operaciones especulativas hacen grandes negocios. Cuando Argentina declaró la cesación de pagos, compraron bonos de la deuda por un 10% de su valor. Los guardaron durante dos años y ahora, cuando el país empieza a negociar para pagar nuevamente como lo hace Kirchner, piden 3 o 4 veces más del valor que los compraron. El tiempo nos les importa. Tienen mucha plata y aguantan lo que haga falta para hacer jugosas diferencias. Por mas “quitas” que se les efectúe, siguen ganando. Por eso la salida no son las “quitas”, “renegociaciones” o súplicas de “perdón”: la salida es el no pago para que esa plata se quede en el país y se invierta en trabajo genuino y en reactivar la economía.

Lavagna, te engaña
¿Adónde va el superavit?

En mayo, la recaudación por impuestos fue de 12.500 M. Un 76% más que un año atrás y cerca del récord histórico del mismo mes de 1998. Esto llevaría a que haya hasta ahora 10.000 M. favorables como diferencia entre lo que el Estado recauda y gasta. Sin embargo, ¿adónde va ese dinero?
Según el gobierno: 5.700 M. al pago de la deuda externa, que el pueblo no contrajo; 2.098 M. a la crisis energética, que el pueblo no provocó; 300 M. al Plan de Seguridad de Béliz, que no se concretó, contra 245 M. para los jubilados, 105 M. para el aumento de $ 150 a los estatales y 82 M. para los docentes y no docentes universitarios. ¡El 95% se lo llevan la deuda y las privatizadas! Conclusión: hay que luchar para que ese dinero vaya a los sectores populares en forma inmediata.

El FMI tiembla

El Fondo Monetario no sólo ha tomado partida apoyando a los fondos buitres en esta negociación de la deuda privada, sino que también se preocupa por “su” propia deuda.
Argentina le debe al FMI 15.000 M. de dólares. Y este organismo ya ha dicho que quiere cobrar sí o sí los próximos vencimientos, aconsejándole a Kirchner que si no tiene dinero, salga a pedir. “La clave para cobrar pasa por que la Argentina vuelva lo más rápido posible a endeudarse en los mercados internacionales” (Clarín, 24/5). O sea, endeudarse para pagarle a ellos, no para combatir el hambre y la pobreza interna.
Pero el Fondo está preocupado, porque la deuda de Argentina sumada a la de Brasil y Turquía, asciende a 65.000 M. generando lo que llaman una gran “concentración del riesgo crediticio”. ¿Qué quieren decir con ésto? Que están frente a un tremendo riesgo: si cualquiera de esos países dejara de pagar (y si lo hicieran en común, mejor), le provocaría un “considerable impacto adverso en la posición financiera del Fondo” (Clarín, 24-05). Es decir, les haría un hueco bárbaro. Precisamente lo que venimos diciendo desde el MST.
Si se conformara un frente de países deudores para dejar de pagar, el gran problema lo tendrían ellos y no nosotros. El problema ya no sería de los países deudores sino de los países acreedores que se les vendrían abajo sus finanzas ya que cuentan con nuestros pagos para seguir embolsando millonadas. Por eso hay que dejar de pagar de la mano de los pueblos latinoamericanos. Unica manera de salir de esta tremenda crisis a que nos han llevado.

Juan Carlos Giordano


Publicado

en

por

Etiquetas: