Renuncias en la Directiva

Spread the love

Defendamos todos al SUTEBA La Plata

El pasado 20 de diciembre, mientras muchos marchábamos por las jornadas del 2001, los docentes platenses recibían una carta de dirigentes del SUTEBA La Plata y la Lista Violeta. Allí, la secretaria general -Alicia Ferrer- junto a la Gremial, Administrativa y un vocal, renunciaban a sus puestos de lucha deseando «buen año para todos…» El tema despierta inquietud en los docentes, luchadores y agrupaciones de oposición a la Celeste-Azul y Blanca del SUTEBA Provincia. Porque la seccional ha sido vanguardia en el 2004 y 2005 en la lucha, organización y participación democrática, tanto que Solá y la Celeste la atacaron reiteradamente.

Al otro día, preocupados por esta decisión y sus consecuencias, una veintena de delegados junto a directivos, congresales del SUTEBA La Plata y Guillermo García, Secretario de Organización del sindicato e integrante de nuestra agrupación Alternativa Docente, suscribieron una carta llamando a reflexionar sobre tan equivocada decisión porque «hoy más que nunca la docencia debe estar unida para hacer frente a la burocracia y al gobierno».
Es que la Violeta deserta cuando Solá y el PJ siguen atacando el salario y la educación (ver nota). Y desde hace tiempo intentan quebrar la voluntad de lucha de esta seccional para tener un sindicato que les responda en el centro del poder provincial. Las renuncias son un golpe que debilita a la seccional en su unidad y estructura combativa, siendo funcionales al gobierno y la Celeste.
Así lo expresa la Violeta –que orienta Pérsico del MTD Evita y actual vicejefe de gabinete de Solá- al justificar esas renuncias diciendo: «tenemos una caracterización distinta de este momento histórico, creemos que estamos transitando una etapa en la que es posible cambiar las cosas, en las que es posible construir un nuevo país». Dando así un apoyo a Kirchner y Solá que buscan diluir en el supuesto alejamiento de docentes «agotados de discusiones».
Lo que agota a los docentes son los aprietes y ajustes del gobierno junto a la complicidad del SUTEBA Provincia y de CTERA. Defender al SUTEBA La Plata es tarea de todos. Y el camino lo marcan los delegados en su carta: «todos los miembros de la directiva fueron elegidos de manera democrática y ocupan el lugar que ocupan porque los docentes los votaron. De cara a estos compañeros hay que dar la discusión». Planteando la urgencia de una instancia democrática fundamental, «una reunión del cuerpo de delegados para debatir desde la pluralidad».
Hoy los sectores de izquierda quedan con gran peso en la Directiva y una gran responsabilidad: mostrar que es posible construir unidad basados en la confianza, la participación y organización democrática del conjunto de los docentes. Con un sindicalismo opuesto a las «resoluciones» por arriba a las que apela todo sector con posturas burocráticas. Y es una oportunidad de encauzar al gremio en un accionar auténticamente democrático, asentados siempre en el mandato y decisión expresa de los delegados y la base, debatiendo todo en asambleas y plenarios. Rechazando las «resoluciones» impuestas por directivos sean del signo que fueran y los «consensos» por sobre esa decisión soberana de los docentes.
Este es el camino a seguir, única forma de hacer frente a esta crisis abierta que no deja de ser importante, pero no imposible de superar, presentando una herramienta de lucha unificada para afrontar las problemáticas que atraviesa nuestro sistema educativo. Lamentablemente los compañeros de Tribuna Docente (PO), que quedaron con un número mayor en la Directiva, decidieron transitar la senda opuesta: imponer ese número para resolver por arriba otra distribución de cargos y rentas gremiales, decidiendo a espaldas de la base y los delegados.
Unos pocos directivos no pueden resolver tamaña crisis en un sindicato ante la renuncia de un tercio de sus miembros, despachándose en un par de reuniones y sin consultar a nadie. Así lo planteó Guillermo García, reflejando el anhelo democrático de muchos. ¿Acaso el ser de izquierda nos exime de actuar sin consultar a la base? Al contrario, si realmente queremos revolucionar las prácticas y estructuras gremiales y políticas.
Pero PO defiende el método opuesto. Por eso en el comunicado que publican en Prensa Obrera Nº 930 sólo «informan» a los docentes que «en su reunión de hoy, la Comisión Directiva reunida en pleno trató y resolvió las renuncias presentadas», dándolo por un hecho resuelto. También reconocen que «Tribuna Docente ha defendido el funcionamiento de las secretarías que fueron cubiertas por decisión de la Directiva». Y dan a entender que esto se hizo «con el voto unánime de todos los integrantes», ocultando que hubo un fuerte cuestionamiento a esta metodología con la cual PO pasaría a concentrar 5 de los 6 primeros cargos. Entre ellos la Secretaría General y la Gremial ya que Pablo Besser, quien era el último vocal, pasa a ser el segundo en importancia, ubicándolo por encima de los demás dirigentes sin ningún balance ni la opinión de otros que no fueran de su agrupación.
Luego de un fuerte debate, aceptan convocar una Asamblea en febrero sin fecha clara, aunque no para debatir la definición de la crisis que ya dan por «resuelta», sino para «hacer un balance de la crisis de la Violeta», discutir una campaña por salario y ver «los pasos a seguir en esta nueva etapa del sindicato». Al imponer una circunstancial mayoría sientan un mal precedente, contrario a la lucha por construir una dirección alternativa con un proyecto político gremial que aspire a dar pasos en unidad, democracia, pluralidad y respeto por el disenso como método para recuperar nuevas seccionales de la Celeste.
Estamos a tiempo de enmendar lo actuado y retomar el rumbo democrático de la seccional. Es tarea de todos aportar a ello ya que el SUTEBA La Plata es una conquista del conjunto. Por ello convocamos a los compañeros de Tribuna Docente y demás sectores de oposición a reflexionar sobre lo actuado. Impulsando una asamblea en la que sea posible debatir todo y donde, con la participación, opinión y decisión democrática de todos, se pueda resolver cuál es la mejor integración de la Directiva, así como una distribución de las rentas gremiales acorde a un proyecto de estas características. Con un criterio amplio y unitario, abiertos a la participación e integración de los delegados y la base en la labor de cada secretaría. La defensa de nuestros derechos ante los nuevos ataques del gobierno así lo requiere.

Alternativa Docente
alternativa_docente@yahoo.com.ar

Así prioriza Filmus la educación

Se veía contento con la aprobación de su ley de «desfinanciamiento» que, de cumplirse, llevaría al 2010 (en 5 años), la inversión educativa apenas a las cifras nominales del presupuesto 2001. Así «El Dato» de Clarín señalaba: «el ministro de Educación, Daniel Filmus, afirmó que la cancelación de la deuda con el FMI contribuye a garantizar el incremento del financiamiento educativo» (17/12/05). Llamativo razonamiento que desnuda cómo prioriza el ministro nuestra educación: avala que se entregue de contado 30.000 millones al FMI diciendo que así habría más plata para educación… Yasky (CTERA) aplaude para convencernos que sí: «Nosotros creemos poder llegar a anunciar en el corto plazo los primeros logros de esta ley», dijo junto a Filmus al anunciar la promulgación de esta ley. Como dice el tango: un verso y una traición. Lamentable.

Sí al salario, no a las paritarias de Solá

Mientras avanza con la «reforma» implementando la Secundaria Básica, Adriana Puiggrós (Educación) se reunió con SUTEBA y FEB. Cuando la línea de pobreza es de $831, los gremios pidieron que el «piso» salarial de $710 pase a $800 y alguna otra suma al básico. Aspiran a «acercarse al último precio que se conoció de la canasta básica» de pobreza, como reconocieron.
Antes Puiggrós se había reunido antes con Solá y Mouillerón (Trabajo), por eso su respuesta fue: «discutan la cuestión salarial en las convenciones colectivas». Refiriéndose al proyecto de paritarias que Solá enviará en febrero a la legislatura, cuando debe reunirse con los estatales. Con los docentes se quedó en verse el 24.
Pero al otro día Mouillerón insistió: «primero hay que hablar cómo va a ser la negociación colectiva, antes que los salarios. Los gremialistas siempre dicen que se va a paralizar si no hay aumentos…». Y Puigrrós remató: «la Provincia es muy limitada en recursos, por la escasa coparticipación; pero quedamos en estudiar la ley de financiamiento educativa».
Es que Solá ya anunció salarios y presupuestos congelados por todo el 2006, no sin antes subirles un 11% a los funcionarios (básico de $ 4.800). Aunque sobra plata en la provincia: como reconoce Godoy (ATE) la partida de fondos de libre disponibilidad es de $2.800 millones y el superávit de $1.533 millones. Pero Solá tiene otras prioridades y como Kirchner prefiere pagar deuda externa antes que la deuda social.
Así el Presupuesto 2006 prevé pagos por $3.450 millones entre capital e intereses de la deuda, ¡más de la mitad de lo que va a educación! Y Otero (Economía) junto al Citigroup cerró el canje de deuda bonaerense en default con un 93% de bonistas y fondos buitres aceptando la jugosa oferta. Como la prioridad son los de arriba, Solá prepara para la «guerra» a los de abajo. Así lo reconoció Moullirón al defender su proyecto de Paritarias para limitar el derecho de huelga hasta en educación. «En estas cosas hay que prepararse para la paz y para la guerra», dijo.
Hasta UPCN criticó el proyecto y el artículo que fija que los reclamos estarán sujetos a «las previsiones presupuestarias» y a «la disponibilidad de cargos y horas cátedra», con lo que Economía decidiría sobre cualquier aumento. Mientras abre la puerta a discutir condiciones laborales, horario, vacaciones, etc.
Los docentes y estatales debemos prepararnos para esa «guerra» que nos declara Solá. Sin confiar en los dirigentes de la CTA (ATE, SUTEBA, judiciales) o UPCN y Salud Pública que negocian a espaldas de la base. Junto a las seccionales opositoras de SUTEBA, ATE Sur y demás sectores combativos debemos estar alertas a lo que negocien. Y convocar asambleas y plenarios cuando todos retornen a sus trabajos. Para exigir un plan de lucha contra las paritarias de Solá, por un salario básico de $1.800 y porque el superávit vaya a educación, salud y trabajo.

Francisco Torres


Publicado

en

por

Etiquetas: