Estados Unidos:

Spread the love

Se levantan los inmigrantes

El conflicto que protagonizan los petroleros de Las Heras se ha convertido en un caso testigo. Mientras las multinacionales saquean los pozos petroleros y están exentas de impuestos, el gobierno saquea los bolsillos de más de un millón de trabajadores con el impuesto a las ganancias. De esta manera logra parte del superávit y paga la deuda externa


Escribe Federico Moreno del ISO de EEUU

Un gigante durmiente ha despertado y se ha levantado en las calles de EEUU. Se trata de los 12 millones de inmigrantes “sin papeles” que viven en el país, y sus aliados, que colmaron las calles de Los Ángeles con 1 millón de personas el 25 de marzo.
Esta marcha, la más grande que la segunda ciudad de EEUU haya visto en su historia, se realizó dos semanas después de una de 300.000 en Chicago. En el ínterin, se produjeron acciones diarias a lo largo y ancho del país: cincuenta mil en Denver, donde los organizadores esperaban unos 200; 30.000 en Milwaukee; en la zona de Los Ángeles 40.000 estudiantes secundarios organizaron huelgas estudiantiles, usando el “servicio de amigos” de Internet MySpace, los días antes y después de “La Gran Marcha,” cortando autopistas y convergiendo en la municipalidad; En el estado de Georgia, unos 80.000 obreros se adhirieron a una huelga espontánea el 24 de marzo.
La alarma que despertó tan tremendo movimiento es la Ley HR 4437 que pasó la Cámara de Diputados en diciembre. Esta ley transformaría en crimen mayor el hecho de residir en EEUU “ilegalmente” o de ayudar de cualquier manera a un inmigrante “ilegal.” También aumentaría la militarización de la frontera, duplicando la cantidad de agentes en ella y agregando cientos de kilómetros de alambrado a lo largo del Río Grande. Esta política es la que ha ido empujando a los migrantes cada vez más al este, hacia el desierto, donde 4.000 han muerto cruzando en los últimos cinco años.

Un día sin inmigrantes

Los inmigrantes en EEUU sostienen pilares claves de la economía, como la agricultura, la construcción y la hotelería. Reciben los salarios más bajos, pagan los porcentajes de impuestos más altos y tienen menos acceso que nadie a los servicios estatales.
Aunque las manifestaciones se han enfocado más que nada en contra de la específica ley HR 4437, el movimiento, bajo su propio peso, ha tomado un carácter de clase, resaltando el poder que tienen los inmigrantes como fuerza productiva.
Así las huelgas espontáneas de Georgia, como así mismo la marcha de Milwaukee -la ciudad de Sennserbrenner, autor de la HR 4437- se organizaron bajo la consigna de “un día sin inmigrantes.” Y la gran marcha de Chicago se proclamó como una “huelga general,” con miles de trabajadores faltando al trabajo para acudir.
También es significativo que los sindicatos estén participando. SEIU, el sindicato del sector de servicios, donde los inmigrantes abundan, estuvo desde el principio. Pero, bajo presión de la base, varios sindicatos de la federación nacional AFL-CIO se han sumado.

Una victoria

Después de ser aprobada por la Cámara de Diputados, la HR 4437 pasó al Senado. Como resultado de la masiva presión popular, la ley murió en el Comité Judicial del Senado, que en su lugar, pasó una ley alternativa de reforma inmigratoria—denominada Specter, por su autor—algo menos asquerosa que la HR 4437. Aunque esto es una victoria para el movimiento, la lucha está lejos de acabada.
Para empezar, esta nueva ley ahora pasa al Senado entero, donde se pasará una ley nueva que buscará un compromiso entre la Specter y la HR 4437 que la Cámara de Diputados ya pasó.
Encima, la misma ley Specter, apoyada por los sectores menos reaccionarios del Partido Republicano de Bush, y el Partido Demócrata, está lejos de ser aceptable para los inmigrantes y los trabajadores estadounidenses.
La supuesta accesibilidad a la ciudadanía que ofrece requiere 11 años de papeleo, multas de US$2.000 más impuestos por los años “ilegales,” y el conocimiento del inglés y de la ley cívica de EEUU.
Se basa principalmente en un programa de “trabajadores invitados”—una propuesta defendida por Bush desde su reelección—que institucionalizaría la hiper-explotación de los inmigrantes. Les daría visas de tres años con permiso de trabajo, pero dependiente de los empleadores, sin derecho a sindicalizarse y sin protección de las leyes laborales.
Como todas las propuestas que se han presentado, no se diferencia de la HR 4437 en lo que referente a la militarización de la frontera. O sea, las muertes en el desierto continuarán, y aumentarán.

Los demócratas

Sin embargo, varias de las organizaciones y casi todos los sindicatos, dominados por el Partido Demócrata, que han convocado las acciones de las últimas semanas, apoyan una propuesta casi idéntica a la de Specter—la de McCain-Kennedy, que formará parte del “debate” por un compromiso de reforma inmigratoria en el Senado.
A pesar de esto, la inercia del movimiento, a causa de su tamaño y la bronca de clase generalizada que vive el país, lo está llevando hacia la izquierda.
María Sanchez, una manifestante en Los Angeles dijo, “Con esta cantidad de gente, tendríamos que exigir la legalización y la amnistía.”
Carlos, un estudiante de Los Angeles, dijo en la marcha que, “Esta marcha no es solo por la gente ilegal. Mirá a todos los negros, y los blancos. Ellos viven terriblemente también. Tenemos que luchar todos.”

¿Hacia dónde va el movimiento?

Al haber surgido de la base en tantos lugares, el movimiento recién se está organizando a nivel nacional. El debate entre el apoyo a alguna de las leyes bajo consideración en el Senado y las demandas por la amnistía incondicional será la clave que determinará la composición de las coaliciones que se van formando a nivel nacional, y el curso del movimiento.
El próximo evento es un día nacional de manifestaciones convocado para el 10 de abril. Entre sus demandas está: “un camino hacia la ciudadanía, no un programa de trabajadores invitados”—que supone una oposición a todas las propuestas actuales del gobierno.
Más aún, la “Coalición 25 de Marzo de Los Angeles en Contra de la HR 4437” que organizó la marcha de Los Angeles ha convocado a una conferencia para el 8 de abril con el fin de organizar “El Gran Paro Americano 2006,” una huelga general, espontánea si no es apoyada por los sindicatos, para el 1ro. de mayo.
“No nos conformaremos con nada menos que plena amnistía y dignidad para los millones de trabajadores sin papeles actualmente en los EEUU,” declara el llamamiento.


Publicado

en

por

Etiquetas: