Santa Cruz

Spread the love

Los despedidos, tampoco se negocian

El conflicto que protagonizan los petroleros de Las Heras se ha convertido en un caso testigo. Mientras las multinacionales saquean los pozos petroleros y están exentas de impuestos, el gobierno saquea los bolsillos de más de un millón de trabajadores con el impuesto a las ganancias. De esta manera logra parte del superávit y paga la deuda externa


Escribe Raquel Coronel, abogada de los trabajadores

La lucha de los trabajadores de Las Heras tuvo protagonistas varios. Pero, es indudable, que los trabajadores de INDUS por ejemplo, se destacaron en esta pelea. Por eso, son el blanco elegido por el gobierno, la burocracia y las patronales para pegar con todo. Por eso, la defensa de los compañeros, la libertad de los presos y la reincorporación de los despedidos es una tarea inmediata…
El poder sabe donde pegar. Por eso, en la lucha de Las Heras pegó donde más duele: cárcel a los delegados de Indus y Astra Evangelista, persecución, apremios y despidos al resto de los trabajadores. Los compañeros de esas empresas fueron parte activa de la pelea sosteniendo piquetes y el paro; los niveles de acatamiento fueron de los más parejos y altos de todos los yacimientos. Por eso, el poder se ensaña con INDUS.
Lo que pretenden es debilitar al conjunto de los trabajadores petroleros y de UOCRA, porque lo que se está probando en esta pelea son dos formas de enfrentar el reclamo obrero: por un lado, Segovia, borrado y transando con el gobierno y las petroleras; por el otro, los trabajadores con sus delegados al frente y la solidaridad de un pueblo entero, enfrentando todo: el aislamiento, la mentira mediática organizada, la represión, la cárcel, los despidos.
Pero, de las pruebas difíciles surge lo nuevo. Y a los despedidos hay que defenderlos hasta el final.

La injusticia que no se puede dejar pasar

Los trabajadores de Las Heras tomados en conjunto, pero fundamentalmente, los de UOCRA de la empresa INDUS, se jugaron a fondo superando escollos que tuvieron por delante, y son los que menos se están llevando. Medio millón de trabajadores del país se beneficiaron con la lucha de los trabajadores del sur. Y sin embargo, la injusticia es que los que menos recibieron son los que más lucharon. Por supuesto, esto tiene una explicación y una lógica. Para que el reclamo beneficie a los que más luchan y que los 500 mil trabajadores que en el país recibieron el fruto del reclamo del obrero patagónico se concienticen en eso, las conducciones sindicales nacionales, como la CGT y la CTA tendrían que llamar a un plan de lucha y paro nacional en apoyo a los reclamos de los trabajadores del sur. Los dirigentes vendidos, hacen lo imposible, por dividir y desinformar a las bases. Es la mejor manera de controlarlas.
Por eso, beneficio para los que no lucharon, escarmiento para los “rebeldes”. Pero, cuidado. Porque las Heras no es un hecho aislado y la pelea no está perdida.

Libertad a los presos y reincorporación ya a los despedidos

Por todo lo dicho, está más que claro que desde cada organización sindical, social y política, tenemos que impulsar con todo el reclamo de libertad a los presos políticos en primer lugar; y la reincorporación de todos los compañeros despedidos. Esta pelea es de todo el movimiento obrero, porque la lucha de Las Heras golpea los intereses de las patronales que más han ganado con las privatizaciones en los últimos años; porque es una lucha contra los dirigentes entregadores y porque deja al desnudo la verdad de un gobierno nacional que no tiene dudas de qué lado está cuando la lucha del trabajador contra los capitalistas es a muerte: siempre en la vereda de enfrente, con las patronales y los dirigentes vendidos.
Y así como hicimos bandera nacional de la defensa democrática de la libertad para los presos, también tenemos que decir: los despedidos no se negocian, reincorporación ya!


Publicado

en

por

Etiquetas: