Inmigrantes conmueven a EEUU

Spread the love

A la hora de publicar este artículo todavía era difícil calcular el tamaño y las repercusiones de lo que se puede considerar el primer paro general de EEUU. Lo sabido es que millones de obreros faltaron a sus trabajos y marcharon a lo largo y ancho del país este 1ro de mayo en lo que se llamó el “gran paro americano 2006,” organizado por el movimiento inmigrante


Escribe: Federico Moreno del ISO de EEUU

Los manifestantes en Los Ángeles superaron el millón y medio. En Chicago marcharon 700.000; en Nueva York 500.000; en San Francisco 200.000; en Denver 75.000. En decenas más de ciudades hubo marchas de decenas de miles; y en más de 100 lugares más, marchas de miles.

La “reforma inmigratoria” y el movimiento

La chispa que inició este movimiento fue la ley HR 4437, aprobada por la Cámara de Diputados en diciembre, que transformaría a los 11 millones de inmigrantes indocumentados de EEUU, y a cualquier persona u organización que los ayude en “criminales peligrosos.”
A mediados de marzo, una marcha en repudio a esta ley sorprendió al país, colmando las calles de Chicago con 300.000 manifestantes. En dos semanas el movimiento se desparramó por el país entero como un incendio de pradera, produciendo marchas de decenas de miles en varias ciudades y múltiples acciones, incluyendo huelgas espontáneas de decenas de miles de trabajadores, y culminando en la “gran marcha” de 1 millón de personas en Los Ángeles el 25 de marzo.
Así surgió el lema “un día sin inmigrantes” y se comenzó a organizar el movimiento a nivel nacional, coordinando un día nacional de acciones, huelgas estudiantiles y marchas el 10 de abril, y preparando el “gran paro” del 1ro de mayo.

Los demócratas y la división del movimiento

Gracias a la tremenda presión del inesperado levantamiento inmigrante, la ley HR 4437—apoyada por los elementos más reaccionarios del Partido Republicano de Bush— murió en el Senado, que ahora delibera sobre qué ley inmigratoria de “reforma comprensiva” aprobar.
La propuesta central actual—apoyada principalmente por el Partido Demócrata—omite la plena crminalización de los inmigrantes como lo planteaba la 4437, pero mantiene a los indocumentados como ciudadanos de segunda clase, aumenta la militarización de la frontera y le brinda a Bush la medida que a él más le interesa—la creación de un programa de “trabajadores huéspedes,” que organizaría la “importación” de obreros extranjeros que carecerían de cualquier derecho legal o laboral , y serían deportados tras su período de “servicio” como semi-esclavos.
La propuesta del paro general para el 1 de mayo aceleró el proceso de afirmar las bases políticas del joven movimiento. La mayoría de los sindicatos, atados al Partido Demócrata, la iglesia y otras organizaciones vinculadas a los demócratas, se opusieron al paro, aunque bajo la presión de la base, se conformaron con convocar marchas para la tarde del 1ro, recomendando que la gente no falte al trabajo. En su mayoría, apoyan los “compromisos” de los demócratas en el Senado.
En lugar de debilitar el rumbo hacia el paro, estos hechos apresuraron y ayudaron al desarrollo de un polo consciente de conducción de izquierda del movimiento. El 22 de abril se constituyó una coalición nacional de 80 organizaciones, incluyendo algunos sindicatos del sector de servicios—donde los inmigrantes dominan—alrededor de la demanda por la amnistía incondicional y la organización del “gran paro” el 1ro de mayo, con marchas en todo el país por la mañana.

Un Hito para el movimiento obrero

El movimiento inmigrante está impulsando la conciencia de clase de los trabajadores, demostrando el peso económico y político que tienen como base de la producción, y generando la confianza que hace falta para la regeneración de un movimiento obrero formidable en EEUU.
Aunque sea difícil medir ya el alcance que ha tenido el “gran paro,” algunos ejemplos testigo nos dan un buen panorama de lo que se ha vivido este 1ro de mayo en EEUU.
La presión por la inminente movilización causó que la patronal de Tyson Foods, la mayor productora de carne del mundo cerrara 9 de sus plantas estadounidenses por el día y que Cargill, el Segundo frigorífico de EEUU le diera el día franco a sus 15.000 trabajadores. La cantidad de empresas medianas y pequeñas que no abrieron es todavía incalculable, y en varias ciudades los manifestantes iban exigiendo la clausura de los que quedaron abiertos a lo largo de las rutas de marcha.
El estudiantado del país salió en masa, con un tercio de los estudiantes secundarios de Chicago y un cuarto del estudiantado de Los Ángeles faltando. En las escuelas de los barrios latinos de Chicago y San Francisco, de las más grandes de cada ciudad, más del 80% de los estudiantes faltaron para acudir a las protestas.
En Los Ángeles, el Los Angeles Times reportó que la policía se había preparado anticipando 500.000 manifestantes divididos en dos marchas en puntas opuestas de la ciudad a distintas horas del día. “Pero horas antes de su inicio el centro estaba colmado, inaccesible para el trafico vehicular.”
El comercio en el centro de esta ciudad, la segunda de EEUU, estuvo absolutamente parado y la adhesión de los camioneros portuarios al paro causó que el trafico del su Puerto, el mayor del país, se redujera en un 90%.
El logro que significa este nivel de movilización generalizada—organizada sin el apoyo de los sindicatos y entre la gran mayoría de obreros no-sindicalizados—para el movimiento obrero de EEUU es histórico, y el futuro de los trabajadores dependerá del nivel de organización y concientización que se logre sobre las estelas de este hito.


Publicado

en

por

Etiquetas: