Militares reivindican la dictadura genocida

Spread the love

No hay que dejarlos avanzar

El 24 de Mayo en Plaza San Martín sectores de militares y cómplices de la dictadura reivindicaron el terrorismo de Estado. El gobierno respondió sancionando a 5 oficiales de la Compañía de Comandos 601 y al jefe de esa unidad. La disputa va increscendo. Cabe preguntarse: ¿Por qué motivos Kirchner se pelea con los militares?.¿Sus acciones representarán una solución definitiva al problema del genocidio?.Aunque se trate sólo de pequeños grupos sin apoyo para dar un golpe triunfante, no hay que cederles terreno.

En la conmemoración del Día del Ejército realizada en el Colegio Militar, Kirchner disparó contra los uniformados: «… Como presidente de la Nación Argentina no tengo miedo ni les tengo miedo. Queremos al Ejército de San Martín, Belgrano, Savio y Mosconi, y no de aquellos que asesinaron a sus propios hermanos, que fueron el Ejército de Videla, Galtieri, Viola y Bignone.»
Algunos oficiales se retiraron del palco antes del final del discurso y un grupo de familiares de alumnos del Liceo Militar también expresaron su descontento. María Pando, esposa de un militar sancionado, también hizo escándalo antes de ser echada.
El jefe del Ejército, teniente general Bendini advirtió: «No voy a tolerar acciones que afecten la disciplina o la cohesión de la institución». : «Lealtad, subordinación y disciplina es la columna vertebral del Ejército…quien no esté dispuesto a respetar esos valores debe abandonar la fuerza». Seguramente habrá nuevas sanciones y nuevas protestas.

Otros frentes de batalla

Paralelamente se libran escaramuzas en distintos ámbitos: el Ministerio de Defensa tendría en carpeta una reestructuración para concentrar las decisiones castrenses en el Estado Mayor Conjunto, «fiel» al presidente y disminuir el peso de las jefaturas de cada una de las fuerzas; y un juez procesó, embargó y dispuso el arresto preventivo de 3 militares y 5 oficiales del Servicio Penitenciario Federal que secuestraron y torturaron en el campo de concentración clandestino, El Vesubio.
Los roces con un sector de las fuerzas armadas están en un punto alto y pueden aumentar.

Acorralados por el repudio generalizado

Las reacciones no se deben a que estén levantando cabeza. Por el contrario, responden a la desesperación por el aislamiento social y político, nacional e internacional, como producto de la lucha de años de los familiares de desaparecidos, de los trabajadores, de los estudiantes y de todo el pueblo.
Pasaron 30 años, pero en todo este tiempo y cada 24 de Marzo, la movilización sistemática viene mostrando que para los asesinos no hay olvido ni perdón. Kirchner conoce esta realidad e intenta capitalizarla como si fuera su propietario político cuando en realidad no lo es. Es insuficiente, dar de baja a algunos, o retirarse. En este caso como en otros es necesaria una política de fondo que el presidente no toma. Si de verdad quiere el ejército de San Martín y Bolivar o de Mosconi, lo que hay que hacer es desmantelar todo el aparato represivo construido con el Ejército de Videla, Galtieri y Bignone. No alcanza con cerrar los liceos o darles «clases de derechos humanos».

Doble discurso no es castigo efectivo

La mayoría de los argentinos festejamos cuando los genocidas reciben aunque sea una gragea del castigo que merecen. Lo hacemos con el aval de haber sido parte de tantos años de lucha, de tener amigos, familiares y compañeros torturados y desaparecidos.
Sin embargo, esto no significa dejar pasar «gato por liebre». Si todavía hay quiénes pueden organizar actos para aplaudir la violación de derechos humanos, si se arremete a periodistas como en San Martín, si se hace espionaje desde la base naval de Trelew, si se golpea y tortura en las comisarías y se mata con el «gatillo fácil» es porque los genocidas todavía no fueron castigados como merecen, porque no se anuló el indulto y las instituciones represivas, aunque maltrechas, siguen teniendo como finalidad ir contra los trabajadores, el pueblo y sus luchas.
Alfonsín y Menem favorecieron la impunidad. De la Rúa y Duhalde fueron responsables por las muertes del 19 y 20 del 2001 y el Puente Pueyrredón. Y Kirchner, que se pelea con ellos, los usa en realidad como fuerzas represivas contra las luchas obreras y populares. Por eso, envió a la Gendarmería a reprimir a los petroleros de Las Heras y mandó a la infantería al Subte para desalojar a los trabajadores que peleaban por aumento salarial.
Carrió, López Murphy, los de la UCR y el PJ que buscan la reconciliación o proponen «moderación» recorren el mismo camino.
Los dobles discursos pueden motivar simpatías, pero no resuelven los problemas de fondo. Mientras no se encarcele y castigue a los asesinos, sin condicionamientos y medias tintas, el fantasma del horror va a seguir sobrevolando y materializándose para hacer daño cada vez que pueda.

Rubén Tzanoff


Publicado

en

por

Etiquetas: