Subterráneos

Spread the love

Inseguridad generalizada

Otra vez el subte es noticia. La inseguridad de la cual son víctimas los trabajadores y los pasajeros se vive en los andenes pero también dentro de las formaciones. En una semana descarrilaron dos formaciones y se hicieron públicas denuncias de dos jóvenes que decían haber sido asaltadas y violadas cerca del andén pero desde hace años venimos denunciando la inseguridad generalizada que sufren los trabajadores en las boleterías y los usuarios por la falta de personal de control de evasión y asistencia al pasajero.


Escribe: Beto Pianelli Delegado de Metrovías

Desde hace años venimos denunciando los problemas que aquejan a todos los que toman el servicio de subterráneo y a quienes trabajan en Metrovías, dando al mismo tiempo las propuestas para que estas noticias dejen de ser parte de una realidad cotidiana. El gobierno y la empresa han hecho oídos sordos.
El estado de desolación que se vive en los andenes y del cual los pasajeros se quejan permanentemente se debe a que la empresa se niega a contratar personal de control de evasión y asistencia de pasajeros que debería estar en todos los andenes siendo ellos los encargados de llamar a la policía en los casos en los que fuera necesario.
No se trata de cuánta presencia policial se encuentre en el subterráneo, porque existen lugares que no podrían cubrirse a pesar de la existencia de más policías como pretende la empresa y los delitos continuarían. Por ello no pedimos más efectivos, exigimos que la empresa invierta en seguridad contratando personal específico en las categorías de control de evasión y asistencia al pasajero, blindando, además, las boleterías para que las noticias de robos y violaciones dejen de estar en el tapete.
Pero los pasajeros no sólo son víctimas de la inseguridad sino de la desidia y la falta de inversión de la empresa en el mantenimiento en general. Desde el 2002, con la decreto de emergencia ferroviaria que este gobierno no ha modificado, el gobierno de Duhalde ha permitido que solamente se realice el mantenimiento correctivo y por ende no hay prevención para que los accidentes que suceden a menudo dejen de ocurrir. Por otro lado, también permitió que el servicio sea reducido a un tercio, realidad que viven todos aquellos que viajan hacinados en las horas pico. Kirchner se jacta de la reactivación y los empresarios de Metrovías festejan el record histórico de usuarios pero aún así no invierten ni mejoran el servicio cumpliendo a rajatabla con el viejo decreto.
No hay justificativos para esta situación de inseguridad generalizada. El cuerpo de delegados continuará denunciando como hasta ahora en todos los organismos pertinentes, pero es necesario que el gobierno y la empresa den respuesta urgente tanto a los trabajadores como a los pasajeros.


Publicado

en

por

Etiquetas: