La política del PO es equivocada y funcional a Alterini y Boveris

Spread the love

Desde que comenzó el proceso de lucha en la UBA, hemos tenido importantes debates y diferencias con los compañeros del PO, con los que compartimos la conducción de la FUBA.
En un primer momento, el PO se negó a centrar la denuncia contra Alterini y la lucha por su caída como el disparador de la movilización y el que permitía demostrar el carácter profundamente antidemocrático de la Asamblea Universitaria. Tuvimos varias discusiones porque los compañeros fueron vacilantes cuando ocupamos el Nacional Buenos Aires. Y fue el MST el que lideró y garantizó la ocupación de Medicina, actuando con firmeza ante las dudas del PO y ante la oposición de grupos menores como El Socialista que decían que ocupar era “sustitucionista”, mientras se escondían en la Plaza Houssay.
Cuando se produjo la ruptura del bloque alterinista -que ahora postula a Boveris- los consejeros de Medicina junto a los llamados “decanos de centroizquierda” invitaron a la FUBA a varias reuniones para presentar su propuesta. El PO participó en ellas, junto al MST y al PCR. Allí, el principal dirigente del PO en la UBA, planteó que eran necesarias “garantías de parte de Buzzi para un eventual cogobierno” y por ello se acordó una nueva reunión para el otro día.
Pero al día siguiente el PO, “preocupado” por lo que había trascendido en la prensa burguesa, decidió cambiar de opinión y no asistir a la reunión prevista. En la noche del sábado 15-7 el PO salió a decir en los medios “que ellos no votan ni a Boveris ni a Buzzi, y que sí lo harían el MST y el PCR”. Y luego en Prensa Obrera sostuvieron que el MST no debía “romper con la perspectiva planteada por la FUBA ni apoyar a un bloque patronal”.
Los compañeros del PO tienen todo el derecho de cambiar abruptamente de posición, pero deberían señalarlo. Resulta un método lamentable y muy equivocado, el de la mentira y la calumnia, y mucho más entre sectores que estamos compartiendo un proceso de lucha.
El PO ha denunciado públicamente al MST de “que iba a votar a Schuster”, “que iba a votar a Kornblit” y ahora “de que va a votar a Buzzi”.Y nada de eso sucedió. El MST ha dejado muy claro que la posición que adopten sus consejeros será la del mandato que le den las bases estudiantiles, algo muy distinto a como suele proceder el PO, que por citar un ejemplo, en la huelga docente de 2005 firmó un acta acuerdo con el Ministerio de Educación sin consultar a la base docente, lo que le valió el repudio de una gran asamblea de la AGD.
Lo que el PO no dice
Los compañeros del PO, que calumnian sobre los supuestos votos del MST a bloques “capitalistas y kirchneristas”, son los que en verdad votaron a favor del decano kirchnerista Sorín en la facultad de Arquitectura, siendo actualmente parte de su gestión. Lo votaron junto con Dujovne (ex -decano y dueño de las principales contratistas de Puerto Madero) y con el macrismo. Son los mismos que en el Hospital de Clínicas, acaban de defender al interventor, unidos a un sector mafioso de la burocracia sindical de APUBA. Hecho que ha sido denunciado en volantes públicos por las internas no docentes de oposición.
La posición del PO debilita a la FUBA y a la lucha por la democratización y por la transformación social de la UBA que viene llevando adelante. Con los ataques al MST, quieren esconder una política que es sectaria u oportunista, según le convenga a los intereses del PO.
Pongamos la FUBA al servicio de la lucha por la democratización y el aumento de presupuesto
El MST ha estado en la primera fila de la lucha contra Alterini y contra la antidemocrática Asamblea Universitaria. Sus dirigentes y sus militantes garantizaron las tomas y en particular la de Medicina, donde fuimos salvajemente golpeados por la patota de APUBA. Y hemos luchado por llevar el proceso a la base del movimiento estudiantil, a los cursos y a las comisiones.
Batallamos por avanzar en la democratización de la UBA y en conseguir reivindicaciones muy sentidas por los estudiantes y la comunidad universitaria. No queremos que la FUBA sea un ente alejado de los estudiantes y una organización declamativa, queremos poder incidir en la crisis para que esta lucha se gane. Haber derrotado la candidatura de Alterini fue un triunfo, nunca reconocido por el PO. Justamente ese triunfo profundizó la crisis entre las camarillas y se produjeron nuevas rupturas. Ni el MST ni la FUBA va a votar a Boveris ni a Buzzi. Pero no le hacemos el juego a Boveris ni a Alterini.
La lucha de los estudiantes, de la FUBA y de la comunidad universitaria, ha planteado que ante una crisis de gran magnitud, el peso de los consejeros de la FUBA sea decisivo. Por eso no alcanzan las políticas declamativas. Es muy correcto que la FUBA participe de reuniones, es muy correcto que exija y presente propuestas, y es muy correcto levantar un programa de democratización y de medidas concretas. Y luchar para que esas medidas sean impuestas por la movilización y la organización de los estudiantes.

C.U.


Publicado

en

por

Etiquetas: