Hablan participantes de la reunión internacional

Spread the love

Pedro Fuentes

¿Cómo ves los resultados de la reunión internacional organizada en la Argentina?

Tanto el congreso del MST como la reunión internacional que se hizo posteriormente significaron señales claras de que se está avanzando en el trabajo común, en la perspectiva del reagrupamiento internacional entre diferentes organizaciones socialistas.
El congreso del MST reafirmó la línea de reagupamiento internacional que sostenía su dirección, por lo cual esta política toma más peso. Y porque al mismo tiempo, la reunión internacional fue muy representativa de fuerzas políticas y dirigentes que están jugando un papel importante en la lucha clases en sus países. La revista internacional común es un paso concreto muy grande. Entendemos estos pasos como parte de un proceso más amplio que se fue abriendo a partir del 2003 con el Seminario de Porto Alegre, la Reunión Internacional organizada por el PSOL en Río de Janeiro y la realizada en el FSM de Caracas. Reuniones en donde la ISO, el MST, el MES como parte del P-Sol, jugaron un papel importante. Reuniones en las que siempre se contó también con la presencia activa de la LCR y el SWP. Fue indudable que el PSOL fue un polo aglutinante para que ellas sucedieran. Fueron estas reuniones las que permitieron ir construyendo una relación de mayor confianza y de aproximaciones políticas.

¿Cómo ven la política de reagrupamiento internacional?

Es una necesidad objetiva. El movimiento antiglobalización surgido en los finales del 90 permitió retomar la cuestión del internacionalismo sin que pudiera al mismo tiempo, resolver el problema de una organización internacional. La lucha de clases se ha vuelto cada vez más aguda, y en los últimos años hay procesos nacionales en los cuales las fuerzas que mencionábamos más arriba están jugando un papel muy importante. Nos referimos por ejemplo al PSOL en Brasil, a la dirigencia clasista revolucionaria de la UNT, al papel del SWP de Inglaterra en el movimiento antiguerra, a la LCR francesa en el NO al referéndum y la lucha contra el CEP, al papel del ISO en los EEUU. Pero, contradictoriamente, no hay un polo, ninguna de las organizaciones internacionales a las que pertenecemos progresan.
Por eso, y por la presión de la realidad objetiva, nos vemos obligados a coordinar políticas dentro del movimiento antigloba-lización, que por el tipo de movimiento que es, y por tratarse de un espacio donde tienen un importante peso posiciones socialdemócratas no puede dar respuestas a los procesos concretos de la lucha de clases, en donde cada vez más estamos involucrados; sobre todo los procesos nacionales. Por eso, hay que pensar en una coordinación de las organizaciones que se mueven dentro de los marcos revolucionarios diferenciadas de los oportunistas y los sectarios, en la perspectiva de una nueva organización internacional.

¿Por qué son ahora organizaciones latino-americanas y de los EEUU las que están dando este paso?

Las primeras discusiones importantes de reagupamiento fueron colocadas en el 2000- 2001 por las organizaciones europeas, en concreto por la LCR y el SWP. Fueron momentos en donde progresaba el Partido Socialista Escocés y se había constituido la reunión de los partidos anticapitalistas de Europa. Pero este proceso se estancó especialmente a partir de que Refundación Comunista giró a la derecha y que aparecieron diferencias entre esos partidos.
Hoy es en Latinoamérica donde se vive una situación de ascenso que presiona en ese sentido. En nuestro continente ha surgido el PSOL como un reagrupamiento concreto de fuerzas socialistas con un gran peso de las corrientes revolucionarias. Es en Latinoamérica donde hay de hecho una confrontación continental, un avance en la lucha antiimperialista luego del auge neoliberal de los 90, y en donde Venezuela se ha transformado en un país independiente. Las grandes movilizaciones y los procesos políticos han colocado como cuestión concreta la construcción de alternativas anticapitalistas con peso de masas, tanto en Brasil como en Venezuela, e incluso Bolivia. Al mismo tiempo la lucha de Latinoamérica se acerca a los EEUU a través de la gran protesta y movilizacion de los inmigrantes latinos. Ante esta situación tenemos que hacer todos los esfuerzos para crear un polo que ayude a que estos procesos avancen, a que se fortalezca el PSOl con una línea internacionalista, a que se constituya una nueva organización revolucionaria en Venezuela dentro del mismo movimiento bolivariano. Los pasos que dimos en la reunión han sido de gran importancia para ello y seguramente ayudarán a avanzar con las otras organizaciones de Europa y Asia en un futuro no lejano.


Publicado

en

por

Etiquetas: