Editorial – Las preguntas que Kirchner no contesta

Spread the love

Desde la provincia de San Juan, en una tribuna de campaña electoral, el presidente Kirchner les pidió a las multinacionales mineras que no contaminen el medio ambiente y volvió a recordar a Julio López. Mientras tanto en la ciudad de Buenos Aires, se transmitían imágenes para todo el país del brutal intento de desalojo de los trabajadores del Hospital Francés que reclaman contra el cierre de su fuente de trabajo y por el pago de salarios adeudados.

Una patota, convocada por el director y el interventor de esa institución dejó más de 20 heridos y provocó destrozos. El método que conocieron los petroleros de Las Heras y los mineros del Turbio cuando el presidente era gobernador en Santa Cruz.

Los ruidos políticos no lo dejan hacer su campaña electoral en paz. Las preguntas que recorren el país son muchas y no obtienen respuestas. ¿Dónde está Julio López?, ¿Quién lo tiene?, ¿Por qué no aparece?, ¿Por qué la respuesta a trabajadores que reclaman lo que les pertenece es la prepotencia y la violencia patoteril?, ¿Por qué el presidente se la pasa de acto en acto y no resuelve los problemas urgentes de los más humildes?

Pero aunque las preguntas no tengan respuestas para una parte importante de la población que aún tienen ilusiones en el gobierno, las calles vuelven a llenarse de movilizaciones y marchas. Los gritos de aparición con vida y castigo a los culpables inundan el aire de las ciudades, mientras los reclamos de los trabajadores y los sectores populares, aunque dispersos, son decididos. Ya no los corren con palos de patotas o policías.

Así, en estas condiciones de lucha y movilización, se hace difícil para el presidente explicar por qué se cierra un hospital mientras se prepara un nuevo pago de miles de millones de dólares al Club de París, al tiempo que hace votar una nueva ley de entrega petrolera. Y que Solá, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, busca una nueva reelección al tiempo que, por ejemplo, intenta quitarle la comida con la que cientos de comedores del Teresa Vive alimentan a centenares de familias que están muy por debajo de la línea de pobreza. Es difícil que Kirchner o sus ministros puedan explicar por qué, con todo el poder que tienen no pudieron encontrar todavía a Jorge Julio López. O por qué, a pesar del extraordinario aumento de la recaudación y el enorme superávit, el Presupuesto del año que viene no contempla aumentos salariales masivos para los estatales.

Esta situación renueva el esfuerzo para llevar adelante las tareas que tenemos planteadas desde el MST. En primer lugar participar activamente de todas las actividades planeadas por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia para mantener el reclamo de aparición con vida del testigo que no aparece y el castigo a todos los culpables mientras preparamos una gran movilización para el 18 de octubre próximo, al cumplirse un mes sin que Julio aparezca. En segundo término apoyar a los trabajadores del Hospital Francés y a todos los que luchan. En tercer lugar instalar un diálogo político con todos esos luchadores para que ellos conozcan nuestras opiniones a través de este periódico y nosotros las de ellos, y juntos podamos ir respondiendo esas preguntas que Kirchner desde las tribunas de sus actos no puede contestar.


Publicado

en

por

Etiquetas: