Marta Navarro, enfermera de Tucumán

Spread the love

«Una fuerza interior me impulsa a luchar»

Marta trabaja como enfermera en el Hospital Centro de Salud de San Miguel de Tucumán hace 24 años. Recibida como profesional dos años atrás, está terminando la licenciatura. Con 50 años, tres hijas y un nieto, es una firme luchadora por el hospital público y por una nueva conducción en ATSA.

¿Qué características tiene el trabajo de enfermera?

Es una profesión mayoritariamente femenina, con salarios bajos, alta carga horaria y doble empleo. Es que los sueldos son miserables y muchas somos sostén de familia. Hay un alto estrés emocional y desvirtuación de la tarea, que nos quita tiempo a nuestra función fundamental: la atención del paciente. Hacemos de todo…
La enfermera tiene un potencial muy grande. Pero debido a la formación verticalista que tiene la estructura sanitaria y social actual, le cuesta valorarse como protagonista del equipo de trabajo de salud, para luchar por su espacio, sus derechos, su dignidad, siendo que nuestra profesión vale tanto como la del médico o el abogado.

¿Cómo hacés para congeniar los roles de trabajadora, madre, militante..?

Es muy difícil, pero no imposible. Hay que ponerle fuerza y voluntad. Tropezás muchas veces y eso mismo te ayuda a crecer. Mi trabajo es lo fundamental que tengo en la vida. Trabajé siempre y eso se lo trasmito a mis hijas: que si yo puedo, ellas me tienen que superar. Vivo el presente y como todo ser humano tengo mis altibajos, pero una fuerza interior me impulsa a luchar por los derechos del trabajador y contra las políticas corruptas de dirigentes burócratas que entregaron nuestras conquistas a los gobiernos de turno.
Mi sueño es cambiar de manera profunda las condiciones laborales, en especial de enfermería. Luchando para que cada día se adquieran más conocimientos, nuestra tarea sea más independiente y reconocida, y no esté sujeta a la ‘obediencia debida’ que nos impone la sumisión y el temor a hacer reclamos. Ese es mi sueño y también mi compromiso.

Entrevistó Lita Alberstein


Publicado

en

por

Etiquetas: