Mary Garrido, docente de San Juan

Spread the love

«La escuela pública hace asistencialismo»

Mary Garrido es directora de la escuela Carlos de Alvear, de la Villa San Damián, en Rawson, San Juan. Delegada y dirigente de Alternativa Docente, nos da su opinión sobre la situación de la educación pública.

La tarea docente, en su gran mayoría, la desempeñamos mujeres. Quizás por eso siempre fue mal remunerada y nuestro salario apenas supera la línea de pobreza. Por ser a menudo único sostén del hogar, sufrimos doble explotación: trabajamos -si podemos- en dos y tres cargos, y a eso se le suma el trabajo del hogar, no remunerado. Carecemos de un salario nacional unificado, que cubra la canasta familiar, y de total falta de capacitación.
El contexto social que mantiene en la pobreza y la marginalidad a casi media población origina múltiples conflictos que recaen sobre la escuela pública. La infraestructura se cae a pedazos. Falta personal de apoyo y gabinetes. Los docentes afrontamos los más diversos problemas: hacemos de madre, asistente social, enfermera, psicóloga y a veces hasta somos víctimas de la violencia de nuestros alumnos.
La política educativa de los sucesivos gobiernos, ahora con Kirchner en el país y Gioja en San Juan, transformaron las escuelas en un lugar de contención social. Además de la tarea pedagógica, ocupamos la mitad del tiempo con el asistencialismo, la copa de leche o el almuerzo. Esto desnaturaliza el proceso educativo como formación integral, hecho que pretende legitimar la nueva Ley de Educación nacional que avala la burocracia de CTERA.
Vemos con dolor niños que se duermen o se descomponen de hambre; que repiten una y otra vez los primeros grados por no llegar al rendimiento intelectual que les permita aprender. Las familias de nuestros alumnos tienen cinco hijos promedio y su alimentación es deficiente. Una vez, a causa de un simple golpe, un alumno se quebró el brazo. El profesor de educación física me comentaba: “Hago los mismos ejercicios en Saint Paul -la escuela privada más cara de San Juan- y los niños retozan, se levantan y siguen como si nada. Aquí se caen y se quiebran…”
Por todo esto, defender la escuela pública, defender nuestra dignidad como docentes, requiere no sólo lograr una nueva dirección sindical sino también luchar por cambios sociales y políticos de fondo.


Publicado

en

por

Etiquetas: