Patricia Walsh, en el XXI Encuentro de Mujeres

Spread the love

«Debemos sostener la lucha todo el año»

La gran distancia y la coincidencia con el Día de la Madre restaron presencia al XXI Encuentro Nacional de Mujeres, realizado del 14 al 16 de octubre en Jujuy. Aún así, tras largas horas de viaje, participaron más de 10.000 mujeres de casi todo el país. Las hubo de organizaciones feministas, de la CTA y otros gremios, desocupadas, estudiantes, militantes políticas, sociales y también de la Iglesia y sectores afines al gobierno. Al regreso de Jujuy, la compañera Patricia Walsh -nuestra precandidata a presidente- nos cuenta su valoración de este Encuentro.

Participo desde hace muchos años. Esta vez se realizó en Jujuy, con el tremendo esfuerzo económico que significa este viaje para tantas compañeras. Incluso con la Gendarmería deteniendo micros, como se denunció… El Encuentro tiene muchas cuestiones para seguir pensando. Creo que el saldo es favorable, por el enorme esfuerzo que significa hacerlo y torcer una cantidad de dificultades. Me refiero a la presión de sectores vinculados con la jerarquía de la Iglesia, que en todo el norte es un factor de gran poder. En Jujuy además se siente la exclusión social, hay muchas jefas de familia y se intenta silenciar todo avance en la toma de conciencia de las mujeres.

¿En qué taller estuviste?

En el de Derechos humanos. Estaba planteado uno solo y luego se abrieron dos más. Era de prever una alta participación, y más a un mes de la ausencia forzada del compañero Julio López, con esta avalancha de amenazas y otros hechos represivos. Se eligió Jujuy precisamente por la situación de Romina Tejerina. De alguna manera es una referencia para pensar en las miles de Rominas que hay en nuestro país, con un embarazo no deseado y la imposibilidad, por su origen de clase, de practicar un aborto como lo hacen las mujeres de clase media o alta. Las que venimos abordando la cuestión de género y también de clase no negamos su condición de victimaria pero la pensamos sobre todo como víctima: joven, pobre, despojada de derechos, violada, sin contención. Negó su embarazo durante meses. Luego, en condiciones terribles, mató a su beba, a la que no pudo reconocer como propia. El trauma terminó en tragedia… Algunas la acusaron, pero la mayoría nos expresamos por su libertad.

El diario Página 12 comentó que te “trenzaste” con la senadora Fellner…

Mirá; sectores de la Iglesia venían agrupados a repetir el mismo libreto fun-damentalista, incluso reaccionario. Lo mismo hizo el PJ, actual kirchnerismo, que el sábado vino al taller con la senadora nacional Liliana Fellner, hermana del gobernador de Jujuy… El domingo ella anduvo por la escuela, pero no volvió al taller. Ya todas sabían quién era e íbamos a plantear en forma más directa el tema de la responsabilidad política. Cuando los que hablan son los que gobiernan, lamentarse de la pobreza como si fuera un tema de terceros es una impostura. Yo recordé que varias veces me tocó estar en Jujuy denunciando represiones y violaciones a los derechos humanos de las que era parte responsable el propio Fellner. Con compañeras de H.I.J.O.S., militantes del MST y de otros partidos de izquierda actuamos juntas. Recordamos la Gendarmería ocupando Las Heras. La cuestión de López tuvo adhesión de la gran mayoría. Planteé el caso de Bignone, genocida, indultado, que cobra 15.000 pesos por mes como ex presidente de facto. Hubo acuerdo en reclamar la nulidad de esos indultos y en rechazar la legislación “antiterrorista” que hizo aprobar Kirchner por orden de Bush.

¿Cómo ves el Encuentro y la lucha de aquí en más?

Creo que los Encuentros son un importante espacio de reflexión, de intercambio de experiencias y también de exigencia de temas que son bandera para miles de mujeres, como la despenalización y el reclamo por Romina. Y si no fueran masivos, la Iglesia y el PJ no le dedicarían tanto esfuerzo. Igual, hacer un balance positivo no me hace caer en un exceso de optimismo o ser ingenua. Advierto una enorme cantidad de dificultades, incluidas las divergencias en la Comisión Organizadora. Tenemos que ver la forma de superar situaciones y garantizar un mejor resultado y que no se malogre todo el esfuerzo que se hace. Siempre he pensado que debemos hacer una cantidad de iniciativas locales y regionales que nos permitan sostener la lucha de las mujeres durante todo el año. Como el 28 de setiembre por la despenalización y ahora el 25 de noviembre contra la violencia. Son fechas donde se nos plantea la posibilidad de movilizar y exigir la legislación que hace falta.


Publicado

en

por

Etiquetas: