Una participación exitosa

Spread the love

“Conmigo no han de jugar, conmigo no han de poder. Yo no soy ninguna escoba, conmigo no han de barrer. Hemos juntado mujeres pa’ pensar y debatir, pa’ luchar todas unidas y pa’ dejar de sufrir…”
Así cantaba una de las copleras en el acto de apertura del Encuentro. “Pa’ pensar y debatir” hubo bastante. Pero “pa’ luchar todas unidas”, no tanto. Aquí reseñamos nuestra participación.

Del MST, el Teresa Vive y la Juventud Socialista fuimos compañeras de Capital y el Gran Buenos Aires, La Plata, Rosario, Santa Fe, Mendoza, Bariloche, Santiago del Estero, Tucumán, Salta y otros lugares, la mayoría por primera vez. Con nosotras viajaron compañeras del Movimiento Argentina Rebelde (MAR), la Unión de Trabajadores Piqueteros (UTP) y muchas estudiantes independientes. Junto a las compañeras jujeñas, éramos más de 300 mujeres. Por primera vez participábamos con tal fuerza y las expectativas eran tan grandes como el desafío.
Cada una pagó su pasaje y el resto lo financiamos con bingos, loterías, venta de pan y proyección de videos. En nuestras provincias habíamos debatido los boletines sobre aborto, educación sexual, derechos de la mujer trabajadora y desocupada, que además repartimos por miles. También hicimos varias charlas y en Buenos Aires marchamos el 28 por la despenalización. En el largo viaje no faltaron inconvenientes… Al llegar nos alojamos en la Escuela Mercante de Palpalá, donde nuestros militantes jujeños, con esfuerzo y calidez, organizaron nuestra estadía y la comida luego de cada taller.

En los talleres y el acto por Romina

El colorido acto de apertura fue el sábado 14, en el galpón de la Vieja Estación. Hubo unas 3.000 mujeres, ya que muchas llegaron a Jujuy después. A la tarde, en 10 escuelas, se formaron los 48 talleres sobre diversos temas. Los más concurridos fueron los de aborto, que se desdoblaron en casi 20 grupos de unas 50 mujeres cada uno. Como otras delegaciones, propusimos en todos los talleres que la marcha fuera encabezada con el reclamo por Julio López, lo que así se hizo al otro día.
Participamos en muchos talleres, en especial los de Aborto, con buena garra. En uno, Vilma protagonizó duros debates con las católicas fundamentalistas. Fruto de eso la reportearon los principales diarios: El Pregón y El Tribuno. Patricia estuvo en un taller de Derechos Humanos, donde derrotó -junto a otras compañeras- a la senadora kirchnerista Liliana Fellner y al otro día se aprobaron casi todas nuestras propuestas. En Educación, rechazamos la nueva ley educativa de Kirchner. En Trabajo, coincidimos en exigir igual salario por igual trabajo, jubilación del 82% móvil y basta de trabajo en negro. En Partidos Políticos, propusimos como alternativa la unidad de la izquierda y los luchadores. También intervinimos en los talleres de Sostén de Familia, Desocupación, Lesbianismo, Arte y Cultura, Violencia, Abuso Sexual Infantil y Universidad. Enfrentamos las posturas de la cúpula de la Iglesia y del gobierno y sus aliados.
El sábado a la tarde se hizo un emotivo acto ante el Penal Nº 3 de Alto Comedero, donde está detenida Romina Tejerina. Más de 3.500 mujeres gritamos “¡A los violadores la cárcel ya, para Romina la libertad!” Fue una autoconvocatoria donde asistió toda la izquierda… menos el PTS y su agrupación Pan y Rosas.

La marcha final y un regreso entusiasta

El domingo 15, tras finalizar los talleres, se hizo la movilización final. Más de 10.000 mujeres hicimos vibrar la ciudad. Junto al cartel del XXI Encuentro, encabezaba el de “Aparición con vida de Julio López”. Nuestra columna, con casi 500 compañeras y compañeros, encabezada por una gran bandera de Mujeres del MST, fue una de las más nutridas y combativas. Al son de la batucada, cantamos durante toda la marcha. Una buena síntesis fue la consigna “Al gobierno le exigimos cárcel a los genocidas, aborto libre y gratuito, y libertad para Romina”.
Quedan debates e interrogantes abiertos. Entre ellos, cómo avanzar en los próximos Encuentros para instrumentar las luchas concretas, como la del derecho al aborto. En otra nota analizamos las contradicciones que vimos y aportamos algunas propuestas para resolverlas. (ver pág. 12)
Como para tantas otras, este XXI Encuentro en Jujuy fue una experiencia muy rica para todas las mujeres del MST, así como para las compañeras del MAR, la UTP y las independientes que participaron junto a nosotras. Más allá del cansancio, volvimos con alegría y salimos fortalecidas para las peleas que tenemos por delante.

Lita Alberstein


Publicado

en

por

Etiquetas: