Misiones: Kirchner sigue recibiendo…

Spread the love

Golpe a golpe

El domingo 28 se votaron constituyentes para decidir por SI o por NO a la reelección indefinida del gobernador Rovira. Hubo una lapidaria derrota del SI. No fue una elección provincial, Kirchner la nacionalizó apoyando a Rovira con su presencia, con clientelismo, dinero y fraude. Aún así, recibió un nuevo golpe, lo que demuestra que no es imbatible ni mucho menos. Las reelecciones están muy cuestionadas. El menjunje iglesia-candidatos patronales no sirve para realizar cambios de fondo.

El pueblo misionero dijo: NO a la reforma de la Constituciónprovincial, que buscaba habilitar a gobernador y vice para presentarse indefinidamente a la reelección.
Aunque todos los encuestadores, verdaderos empleados a sueldo del gobierno, pronosticaron lo contrario el resultado fue: Piña- Frente Unidos por la Dignidad: 57%, Viviana Rovira –Frente Renovador por la Concordia Social 43%. Fue una derrota clara, que puso a Kirchner y su entorno de muy mal humor. Tanto que hicieron un cambio, pasaron del “doble discurso” al “silencio de radio”. El único que habló fue D elía para acusar a Solá y Puerta.
Misiones está lejos y no es el centro de atención política del país. Entonces: ¿Por qué la contrariedad y el silencio prolongado cuando a Kirchner le gusta opinar de todo? Es porque el presidente recibió un nuevo golpe que afecta su plan reeleccionista y de hegemonía. Lo recibió en la cara porque Kirchner se involucró directamente en la campaña, llegando a participar de un acto en Posadas.
Frente a los que opinan que el gobierno es todopoderoso, la realidad está demostrando que no puede hacer todo lo que quiere.

Clientelismo y fraude

Desde Nación se giraron cientos de millones de pesos en fondos sociales y obras públicas. Pero hubo mucho más: volvió a aparecer el clientelismo en su expresión más brutal: la del abuso ante las necesidades de los más pobres, combinado con el intento de fraude.
El presidente de la “nueva política” y Rovira hicieron distribuir raciones especiales de carne, repartieron bolsas de comida con la boleta pegada, entregaron minicréditos a mujeres, obraron milagros como resucitar muertos y hacer caminar ancianos de más de 100 años para votar, hicieron sufragar a extranjeros, le secuestraron el documento a los policías para que no pudieran votar…y mil cosas más.
Pero, la voluntad del pueblo misionero fue más fuerte, tanto que en los miles de vehículos alquilados por Rovira, terminaron viajando quienes le votaron en contra.
La “nueva política” de Kirchner no es más que las viejas mañas del Partido Justicialista.

Basta de atornillarse a los cargos

Por ambición de poder y hambre de negociados, los presidentes ygobernadores siempre fueron muy afectos a la reelección como herramienta para seguir arriba.
Mucho más después del 2001. Con el Argentinazo millones dejamos un mensaje claro: “Que se vayan todos”, empezando por el PJ y la UCR. Desde ese momento hasta hoy, los poderosos no lograron reconstruir grandes liderazgos para recomponer las instituciones podridas e imponer a rajatabla sus planes económicos. Por estos motivos, intentan arriesgar lo menos posible con recambios sin solidez y prefieren “malo conocido que bueno por conocer”, es decir reelección.
Pero los postulantes están pagando el precio del “efecto Misiones”: Kirchner enmudeció por unos días, aunque Solá y Fellner intenten hacernos creer que se retiraron de la postulación, fue la votación misionera la que los sacó de carrera y hay que ver qué pasa con Alperobich. El veredicto popular está cuestionando con más fuerza la continuidad “in eternum” en el poder, para mentir, para robar y para ajustar a los trabajadores y el pueblo.

Nada nuevo bajo el sol

Desde el MST llamamos a votar por el NO. Sin embargo, no integramos el FUD, encabezado por la Iglesia Católica. Más allá de una eventual buena voluntad, honestidad y desprendimiento de Piña que no conocemos, aunque diga que no quiere hacer política y se presentó “en defensa de las instituciones y los derechos humanos”, es funcional a la disputa particular y ultralimitada de la Iglesia con el gobierno, por ser representante directo de Bergoglio. Si a esto se suman Puerta del PJ, los de la UCR, el ARI y otros sectores que fueron parte, la combinación iglesia-viejos candidatos patronales no inspira confianza.
Aunque hay quiénes quieren repetir el experimento en otros lugares y quiénes no, más allá de lo que finalmente suceda, no hay nada nuevo en este tipo de frentes, que tampoco postulan una alternativa de cambios profundos.
Más que nunca, necesitamos construir una herramienta amplia, una nueva izquierda para golpear en serio contra la vieja política.

Rubén Tzanoff


Publicado

en

por

Etiquetas: