El ejército de reserva de desocupados

Spread the love

Otra lacra del capitalismo imperialista mundial

Una pregunta obvia, que resulta de la actual “recuperación” de la economía Argentina, es: Por qué si hay 30 mil millones de dólares de reservas, si se espera un crecimiento del 8% de la economía para el proximo año, si el superávit sigue batiendo récords, si las exportaciones cuentan con precios elevados, si hay plata para pagarle al contado la deuda al FMI y al club de París; por qué entonces el gobierno no puede acabar con el sufrimiento de más de tres millones de personas entre desocupados y subocupados?
Una pregunta tan simple, no tiene respuesta en la boca del presidente y sus ministros… sencillamente porque deberían confesar cuál es el verdadero rol que juegan los desocupados en el sistema capitalista-imperialista mundial, del cual la Argentina no es más que un engranaje menor.
Hace 150 años Marx escribió una frase que hoy tiene más vigencia que nunca «Contra mayor es la riqueza social, …Mayor es el ejército de reserva industrial … Mayor es la población excedente consolidada … mayor es la pobreza oficial. Esa es la ley general absoluta de la acumulación capitalista». El ‘ejército de reserva’ de Marx implicaba que los trabajadores se mueven dentro y fuera de la producción, o sea ocupados y desocupados.
Pero hoy, con la decadencia imperialista, existe un ejército permanente de desocupados, con un desempleo estructural de masas en el mundo: Un tercio de la fuerza laboral mundial, según la Organización Internacional del Trabajo, se encuentra o bien desempleada o subempleada en el momento actual. Hay más de 20 millones de desocupados en Europa. La contracara de esto ocurrió a mediados de los 90 en EEUU al bajar un poco la tasa de desocupación, se incrementó de inmediato la preocupación de los capitalistas de Wall Street…porque de manera inmediata creció el salario promedio del obrero yanqui. Esto demuestra a las claras el principal rol que juega la desocupación en la economía capitalista.
Es que el capitalismo necesita mantener continuamente un ejército de reserva de mano de obra, para usarla en los ciclos de alza de la economía, para que la “competencia” ente los obreros continue. Hoy con la decadencia imperialista, con la feroz competencia interimperialista, con la caída de la tasa de ganancia, este ejército es permanente y aumenta masivamente durante las crisis (como ocurrió en nuestro país en el periodo 1998-2002), pero nunca deja de existir. Así el “pleno empleo imperilista, es ni más ni menos que una tasa baja de desocupados (baja en EEUU, Japó e Inglaterra, pero sigue al 9% en el resto de Europa, y fundamentalmente crece el empleo precario). Como vemos una situación similar a la de nuestro país.
Es que las empresas capitalistas para competir entre sí, para obtener ganancia, no tienen otro modo de hacerlo que “recrear” clase obrera. Este crecimiento de la clase, los pone ante el peligro de la organización y mayor conciencia de la misma, si esto sucediera los obreros podrían pedir mejores condiciones económicas y laborales, con mayores salarios, ritmo de trabajo más humanos y menos horas de trabajo. Esto sería catastrófico para la economía capitalista porque haría caer aún más la tasa de ganancia. Para evitarlo la propia acumulación capitalista genera desocupación y así aumenta la intensidad del trabajo, promueve el sobre-trabajo de los ocupados en vez de tomar mano de obra desocupada, promueva la incorporacion de fuerza de trabajo desprotegidas como mujeres y niños, e impulsa la mecanización o robotización del trabajo.
De esta manera el ejército de desocupados actúa como un freno al aumento de salarios, como un freno a las luchas (ya que los trabajadores tienen miedo a ser despedidos y reemplazados por el excedente de mano de obra que existe en el medio) y finalmente actúa también como un factor de hiperexplotación ya que los trabajadores aceptan mayores ritmos de trabajo, peores condiciones laborales y la acumulación de horas extras (todo lo cual aumenta la extracción de plusvalía y consecuentemente la tasa de ganacia capitalista).
Esta es la respuesta que no quiere dar el gobierno, este es el problema que no puede ni quiere dar solución, porque el gobierno K es un gobierno capitalista, por más doble discurso progresivo que quiera imponernos. Por eso por más que despotrique contra las petroleras, por más que ataque a los sectores oligárquicos del campo o haga como que se enfrente a las privatizadas: seguirá pagando la deuda o utilizando el superávit fiscal y la recaudación toda en subsidiar a empresas privadas en vez de solucionar el problema de la desocupación.
Para cambiar esta situación de tremenda injusticia, para conseguir el pleno empleo y salarios dignos para todos los trabajadores, no hay otro camino que luchar por imponer un plan económico al servicio de las necesidades de los trabajadores y el pueblo, cosa que sólo puede hacerlo un gobierno de la izquierda y los trabajadores. Esa es la propuesta del MST, la de construir una alternativa unitaria, amplia, no sectaria de la izquierda y el conjunto de las masas explotadas para resolver entre otros, el problema del empleo en nuestro país.

Gerardo Vera


Publicado

en

por

Etiquetas: