Las limitaciones del Argentinazo

Spread the love

La izquierda tuvo una participación activa en el Argentinazo. Estuvo en las calles siendo parte de la rebelión y participando junto a miles de activistas en las asambleas barriales. Producto de ello logró crecer orgánicamente en militantes y en capacidad de movilización, al mismo tiempo que se fortaleció en la pelea por la dirección y pegó un salto logrando volver al Parlamento. Al mismo tiempo no podemos olvidar que el Argentinazo tuvo limitaciones objetivas como fue la no participación de la clase obrera como tal, con sus organizaciones, sino que los trabajadores participaron sólo como vecinos lo cual le quitó consistencia a los embriones de autoorganización que fueron las asambleas barriales. Pero esto no nos puede hacer perder de vista que la izquierda ha desaprovechado una gran oportunidad para tener influencia de masas. Y que esta oportunidad se perdió centralmente por el sectarismo y la incapacidad de abrir la cabeza a los nuevos fenómenos. Por eso la primer tarea debe ser cómo logramos que no se escape una nueva oportunidad. Desde nuestro punto de vista el primer paso para ello es aprender de nuestros errores, de manera crítica y autocrítica. Es necesario un cambio en la izquierda, cambio que tiene que ver con las prácticas políticas pero aún más con una cultura fuertemente ligada al aparatismo y la autoproclamación, vicios que van a contramano de los nuevos luchadores que surgen. El Argentinazo provocó un enorme cambio en la cabeza de millones y en especial de la vanguardia obrera y popular que ya no acepta ni tolera imposiciones y tiene un profundo sentimiento democrático. Pero tampoco van las variantes oportunistas que buscan un paraguas con el que protegerse en la centroizquierda, o aquellos que se aliaron al gobierno de Kirchner y hoy están siendo expulsados. Las variantes con las que sueñan ya fracasaron. Por eso desde el MST estamos empeñados en un proyecto cuyo primer paso es la reflexión crítica de nuestras prácticas, intentando abonar para la construcción de una alternativa que contemple a los militantes de la izquierda social, a los compañeros independientes, a personalidades, y también a grupos y organizaciones políticas de izquierda. Sabiendo que para poder avanzar debemos aprender a respetar las opiniones de los otros, alentar los debates y buscar los mecanismos que nos permitan procesar las diferencias porque sólo así saldrán las mejores políticas. Si somos capaces de esto las próximas oportunidades encontrarán a una izquierda mucho más preparada para aprovecharlas.


Publicado

en

por

Etiquetas: