Sábado 9 de diciembre

Spread the love

Se presentó Rastros en el Silencio en Neuquén

Los compañeros del MST me invitaron a presentar el libro Rastros en el Silencio en Neuquén. Volví a leer el libro otra vez antes de mi visita a esa ciudad y pude apreciar mejor la profundidad de los relatos. De lo bueno que hicimos, y también del dolor por las ausencias. El Negro César, los compañeros de Pacheco o de La Plata asesinados por la Triple A, todos nuestros desaparecidos.
La alegría al recordar los acontecimientos, y también la persecución, los peligros, la muerte acechando, el desarraigo, tanta pérdida, tantos miedos, provocado por la última dictadura. Con esta mezcla de sentimientos salí de Buenos Aires…
Me pregunté que haría al final del camino. Sobre todo me preocupaba si podía transmitir las experiencias que se expresaban en sus páginas. Encontrar lo común y lo diferente entre ese pasado que parece tan distante y este presente. Si podríamos aprender de ese pasado, y ayudar a encontrar mejor nuestras raíces.
Al llegar a la Terminal de Ómnibus me recibió Raúl, compañero con el que parecía que nos conocíamos de toda la vida. El trato afable y solidario me dio confianza.
El sábado 9 de diciembre a las 20 hs. se realizó la presentación en el Instituto de Formación Docente Nº 12 de Neuquén Capital.
Se congregaron allí un numeroso grupo de jóvenes estudiantes secundarios y universitarios, y antiguos luchadores de la UOCRA, Zanón, los barrios y de la nueva conducción del gremio docente de ATEN. Con ellos la compañera Priscila del MST.
Al principio me parecía que la distancia que separaba la mesa donde estábamos quienes hablaríamos, Priscila, José y yo era muy grande con los que concurrían a escuchar.
Una distancia no tanto geográfica como imaginaria. Como una pared invisible.
Es que se han dicho tantas cosas tantas veces… Es que se ha prometido tanto… Es que la política en general y también la política de izquierda perdió tanto terreno en la credibilidad general…
Con el correr de los minutos esa pared invisible se fue derrumbando. Los aprendizajes que aún hoy continúan vigentes como la necesidad imperiosa de la consulta permanente, la democracia verdadera, o el peligro de un nuevo vanguardismo que intenta sustituir las decisiones del conjunto. La separación de los dirigentes de sus bases, los vicios del sectarismo, el burocra-tismo, esos recuerdos y pensamientos compartidos permitió conectar esas vivencias del pasado con el presente… Después de intervenciones de los asistentes esa distancia se disolvió.
Al finalizar comimos empanadas acompañadas por cervezas, gaseosa o vino. Estaba sentado con un grupo de compañeros en una mesa cercana a la puerta, Pedro de Zanón me hace un afectuoso saludo al marcharse, sonriendo con la mano izquierda en alto. Con el otro brazo sostenía muy contento el libro de tapas rojas Rastros en el Silencio. Todo un símbolo. Leer para aprender de nuestro pasado. La alegría de saber. Todo un símbolo de lo que está por venir.

Carlos “Chino” Moya


Publicado

en

por

Etiquetas: