Ayer paro en las escuelas, hoy en los hospitales

Spread the love

La Provincia al rojo vivo

La Provincia de Buenos Aires está cruzada por una profunda crisis económica y política. Solá no da pie con bola. El paro docente arrancó un aumento salarial y sus coletazos se llevaron puesto al ministro de Economía. Rápido de reflejos, Kirchner impuso a un “pingüino”. Pero los problemas siguen. Ahora están en pie de lucha los médicos de los hospitales públicos. Hace falta construir una alternativa política y electoral que dé pelea por soluciones de fondo.


Escribe Escribe: Vilma Ripoll, dirigente del MST y precandidata a gobernadora bonaerense

Buenos Aires es la principal provincia del país, la más poblada y también la que más riqueza produce. Pero en proporción al número de habitantes, gran parte de los cuales pasa enormes necesidades, es la provincia que menos fondos recibe de la famosa coparticipación federal que hoy distribuyen a su gusto Kirchner y su ministra Miceli. En concreto, aporta el 38% y apenas recibe el 21%.
Esta injusticia arrastra ya muchos años y el gobernador Solá no ha hecho nada remediarla. Al revés: en vez de plantarse firme ante el gobierno nacional y de ajustar a los grandes empresarios y terratenientes de la Provincia, recorta siempre por lo más delgado: los salarios docentes, de la salud pública y de las demás reparticiones y organismos estatales.
Solá tampoco resuelve el drama de los desocupados, que suman cientos de miles, sobre todo en el conurbano. A él y su gabinete no les importa que mientras unos pocos ricos siguen embolsando fortunas, miles y miles de familias se ven obligadas a sobrevivir malamente con planes sociales indignos de 150 pesos al mes. No les importa que miles y miles de pibes pasen hambre y privaciones, día a día, en las villas y barrios humildes. ¡Viven en un táper!

Apoyemos la lucha de los médicos

Pese a la traición de la conducción de Suteba y otros sindicatos, los maestros, empujando el paro desde abajo, conquistaron un aumento mayor al que proponía Solá. El ejemplo se extendió. Con un “rojo” o déficit que ronda los 1.600 millones de pesos para este año y una deuda refinanciada superior a los 30.000 millones, saltó el ministro de Economía, Otero, y Kirchner puso a un hombre suyo: Fernández.
Hoy mismo los profesionales organizados en la CICOP salieron a reclamar un 33% de aumento para llegar a $ 2.400, la canasta básica según el INDEC. El paro, de 48 horas, arrancó fuerte y condiciona las paritarias. También hay medidas en otros sectores estatales. Es una vergüenza que el ministro de Salud, Mate, diga que el paro médico es una «toma de rehenes». ¡Los trabajadores son los rehenes de él, de Fernández y de Solá!
Como enfermera y dirigente política conozco bien la situación sanitaria de la Provincia y he recorrido muchos de sus 77 hospitales. Falta de todo: aumentar y blanquear el salario, nombrar más personal -en especial enfermeras-, asegurar insumos y equipamiento, así como abrir nuevas salitas y priorizar toda la atención primaria, producir genéricos estatales e integrar un área metropolitana con la Capital. Pero sin mayor presupuesto y voluntad política, nada de esto es posible.

Ante la crisis, pelear por soluciones de fondo

Junto a respaldar a los sectores en lucha, como ahora la CICOP, quiero convocar a los lectores a dar pasos juntos para poner en pie una alternativa política y electoral. Porque solo con pelear no alcanza. Mientras sigan gobernando los Solá o tal vez mañana los Scioli, no habrá una verdadera salida para los trabajadores, los desocupados y los sectores populares de nuestra Provincia.
Ninguno de los políticos y candidatos de Kirchner o de los viejos partidos tiene nada distinto que ofrecer. El único cambio sustancial puede venir desde la izquierda, de una nueva izquierda, abierta y realmente comprometida con las necesidades, las luchas y los anhelos de la gente trabajadora.
A eso apuntan nuestras propuestas. Pelear por una coparticipación justa y altos impuestos a los ricos, para que haya plata para salarios y jubilaciones dignas, para salud y educación, para construir viviendas y dar trabajo en forma masiva. Reestatizar los trenes, bingos y demás empresas privatizadas. Terminar con el desastre del agua y la contaminación del CEAMSE. Organizar a los vecinos en cada barrio y elegir a los comisarios por voto popular, para combatir la inseguridad, la corrupción, la impunidad y el gatillo fácil de la Bonaerense.
Con estas y otras medidas de fondo, como parte de un proyecto de cambio a nivel nacional, podemos empezar a sacar a la Provincia de la postración a la que los sucesivos gobiernos la llevaron. Nuestras candidaturas y nuestra campaña electoral serán parte de esta batalla, a la que los invito a sumarse.


Publicado

en

por

Etiquetas: