Rebelión en la provincia de Kirchner

Spread the love

Arde Santa Cruz

La provincia del presidente no tiene tranquilidad. Después de la pueblada de Las Heras en 2006 que volteó a Acevedo, la presencia de gendarmería y la política de criminalización de la protesta parecía ser el “santo” remedio para lograr la paz social. Sin embargo, el 2001 en el país y el norte petrolero con sus movilizaciones en Santa Cruz dejaron tecleando al régimen político construido durante años por el kirchnerismo y los dirigentes vendidos en la provincia.

Como una pesadilla reiterada, otra vez Kirchner tiene que explicar qué pasa en su “provincia modelo”. Hay paros en hospitales y la administración pública. Hay marchas de cientos en Las Heras por el agua y otros reclamos. Cuarenta delegados de base del petróleo de distintas empresas de Truncado, Caleta, Las Heras y Río Gallegos se autoconvocaron y exigen que se vaya la comisión directiva y el anticipo de las elecciones en el gremio. Parecía que en los meses posteriores a la militarización del norte de Santa Cruz iba a clausurarse el reclamo por mucho tiempo. Pero hay mar de fondo y se veía venir.
En las ciudades más importantes de la provincia hay frentes gremiales, multisec-toriales y desde abajo fue creciendo la huelga más importante de las últimas décadas en la provincia: el paro docente de la ADOSAC (ver páginas 10 y 11)

La huelga docente en semanas de definición

Los miles de docentes de la provincia están protagonizando un paro histórico, como no ocurría desde finales de la década del ‘80. Esta medida de fuerza sobrepasó todas las expectativas y desde las bases fue creciendo una huelga que pone contra las cuerdas al gobierno provincial y obliga al presidente a intervenir de forma personal. Las asambleas son masivas, las marchas se fueron multiplicando en número semana a semana y la simpatía de la población la convirtió en un punto de referencia de una verdadera movilización popular. Los docentes tienen el básico más bajo del país y Santa Cruz, siendo la provincia con más aportes del gobierno nacional y la tercera en ingresos por regalías petroleras, es la gestión que menos destina a salarios.
Pero además, son muchos años de unicato, de partido único, de patotas y control de la prensa, de militarización de cada conflicto. Por eso esta reacción y por eso el mérito de ADOSAC
Pero, sobre esta coyuntura hay un proceso muy rico, clave para el futuro gremial y la perspectiva política de los trabajadores. En estas luchas se están probando nuevos dirigentes, se están fogueando equipos de nuevos cuadros sindicales donde la experiencia de algunos se combina con la juventud de la mayoría. Se practica un nuevo sindicalismo donde las marcas de identidad son la democracia desde la base, la coordinación y la confrontación con el gobierno hasta las últimas consecuencias.
Hay que jugarse apoyando a estos dirigentes y siendo campeones de que estas luchas triunfen.

Lo que se viene en Santa Cruz

En Santa Cruz hace un tiempo ya que las cosas dejaron de ser “normales” para el régimen político. Durante años el kirchnerismo apoyado en las petroleras y en la burocracia sindical adicta, pudo ir metiendo el cuchillo hasta el hueso contra los trabajadores. Pero, desde el estallido de Las Heras y en un proceso de acumulación anterior con luchas de magnitud en las rutas de Truncado y con las tomas de Caleta Olivia, se abrió un nuevo panorama donde el Frente para la Victoria no cuenta con resortes para amortiguar los impactos de la movilización. El reclamo licua dirigentes traidores y ministros. Se llevó puestos gobernadores e interventores. Por eso, opinamos que estamos frente a una enorme oportunidad. Hay que apoyar las luchas y a los nuevos dirigentes. Pero también hay que plantearse, como hicieron los petroleros y varios luchadores en Las Heras el año pasado, que lo “nuevo” también tiene que tener una expresión política. Y en esto también esa alternativa tiene que tener las marcas de lo nuevo. Tiene que ser un proyecto que independiente de los viejos partidos del régimen supere los vicios y errores de una izquierda sectaria que reproduce mucho de lo que los luchadores repudian en los dirigentes tradicionales.

Desde Río Gallegos: Mariano Rosa


Publicado

en

por

Etiquetas: