Venezuela

Spread the love

Cuatro años de lucha construyendo la UNT

“Hay mucho de saldo positivo en estos años de lucha sindical que hoy reivindicamos. Ha sido largas horas de esfuerzo, de recorrer estados, portones de fábricas, reuniones, asambleas, Ministerios e Inspectorías buscando soluciones. Poniéndonos a disposición de los reclamos obreros, sin lo cual no hay posibilidad de desarrollar una organización sindical poderosa. Vaya entonces un saludo de nuestra parte a todos los trabajadores y dirigentes que desde su lugar y a su manera han puesto su aporte a la construcción de nuestra central sindical”.

“En este cuarto aniversario la corriente CCURA reafirma su compromiso clasista, unitario y revolucionario con los trabajadores, con los afiliados a la central, con los dirigentes de base que en todo el país construyen la UNT a diario, a pulmón y sin pedir prebendas y cargos a cambio”.
Los Coordinadores Nacionales de la UNT, Orlando Chirino y Stalin Pérez Borges se han pronunciado públicamente, a propósito de que la Unión Nacional de Trabajadores UNT, central obrera mayoritaria del país cumple mañana 5 de abril, 4 años de fundada. He aquí lo expresado por estos dirigentes:
“Han pasado ya cuatro años desde la fundación de nuestra central sindical. Recordamos hoy los días del paro sabotaje petrolero, donde trabajadores y trabajadoras del sector petrolero, eléctricos, transporte y de otras ramas más, habrían de jugar un rol clave contra los saboteadores del imperialismo y la burguesía. Habían pasado también, los días en los cuales sectores clasistas y honestos peleaban dentro de la CTV. Para entonces, teníamos claridad de construir una nueva central, de comenzar a transitar un nuevo rumbo en la lucha sindical, poniendo de pie la central de la revolución, la que tendría que ser un motor fundamental en la lucha por el socialismo y los derechos de toda la clase trabajadora.
Para poner a caminar la central sindical, hizo falta mucha unidad, buscar acuerdos, respetar diferencias, aprender a convivir entre sectores que proveníamos de distintos sectores sindicales y políticos. Por supuesto no fue fácil, pero en aquel momento comprendimos el paso trascendental que teníamos que dar, y para hacerlo, los intereses particulares y sectoriales debían pasar a un segundo plano, era el interés de la clase obrera el que primaba en esos días, se hacía imprescindible construir la UNT, una herramienta de lucha y organización.
Muchas cosas han pasado desde esa fundación. Por un lado son innumerables la cantidad de sindicatos que en todo nuestro país han nacido que en su mayoría se han sumado a la central. Todavía en estos días, siguen llegando a buscar nuestra colaboración nuevos dirigentes que quieren organizar el trabajo sindical en los centros donde laboran. No hay duda que en nuestro proceso revolucionario, también existe una revolución sindical. Florecen las ganas de organizarse, de pelear por nuevas conquistas sociales, de defender derechos conquistados y plantearnos nuevos pasos.
La UNT ha estado también en la calle estos años, movilizados en defensa del proceso, por luchas salariales, en defensa de procesos cogestionarios. Enfrentando a patronos y a funcionario corruptos que violan nuestros derechos. Construyendo nuevos convenciones colectivas. Cientos de miles cada 1º de Mayo levantan nuestras consignas y enarbolan las banderas de la lucha por el socialismo. También apoyando a Chávez en cada proceso electoral contra los candidatos del imperio y las amenazas imperialistas.
Hay mucho de saldo positivo en estos años de lucha sindical que hoy reivindicamos. Ha sido largas horas de esfuerzo, de recorrer estados, portones de fábricas, reuniones, asambleas, Ministerios e Inspectorías buscando soluciones. Poniéndonos a disposición de los reclamos obreros, sin lo cual no hay posibilidad de desarrollar una organización sindical poderosa. Vaya entonces un saludo de nuestra parte a todos los trabajadores y dirigentes que desde su lugar y a su manera han puesto su aporte a la construcción de nuestra central sindical.
También somos conscientes que tenemos mucho por mejorar y que atravesamos –en el último período- crisis y diferencias importantes que debilitan a la UNT. Comenzaron fuertes diferencias desde el mismo 2003 pero ya hacia fines del 2005 había conductas intolerables, las mismas dieron un salto en el II Congreso del 2006 y se mantienen y crecen hasta hoy. Hemos perdido el funcionamiento común, la confianza de discutir pese a las diferencias. Lamentablemente, hay sectores que realizan campañas de difamaciones en lugar de debates políticos leales.
Este año, apenas empezando, con asombro tuvimos que ver como algunos dirigentes de la FBT proponían la disolución de la UNT. Felizmente sus propias bases defendieron la central. Esa propuesta no prosperó, cuestión que nos enorgullece, porque a pesar de las diferencias que tenemos con este grupo de compañeros, dentro ellos sabemos hay el reflejo y la conciencia de que el legado de la UNT está vigente y que esta es una conquista para desarrollar más ahora en esta etapa del proceso revolucionario.
No obstante infelizmente, desde que la FBT está al frente del MINTRASS se ha profundizado el ataque a los sectores clasistas, las calumnias e intrigas, y en ocasiones un accionar ajeno a las necesidades de la revolución y lo que en nada ayuda a volvernos a encontrar para preservar la unidad y el funcionamiento de la UNT y luchar por profundizar la revolución. En su discurso en el acto del PSUV, el Presidente Chávez planteó su preocupación por la división, nosotros compartimos esa preocupación y también lo sienten así millones de trabajadores. Entonces, lo importante sería definir como avanzamos a un camino de unidad, en base al respeto a las diferencias. Esperando que sean debates fuertes sí, pero sin amenazas, difamaciones ni ventajismos desde los sectores de poder.
Quienes formamos la corriente CCURA tenemos en algunos temas diferencias con otros sectores. Pero estamos a disposición de reestablecer un funcionamiento común. Estamos convencidos de la necesaria unidad, y proponemos una vez mas, que a la misma se llegue finalmente mediante elecciones libres y por la base, organizada en común por todos los sectores que hacen vida en la UNT. De ese proceso democrático debe surgir una nueva dirección donde todos estemos representados, que nos lleve a un nuevo Congreso en donde actualicemos nuestro programa de reivindicaciones y de propuestas políticas. Convoquémonos todos a buscar acuerdos que permitan salir de esta lamentable situación que debilita a los trabajadores.
Quienes trabajamos desde la clase obrera también debemos encarar en común los debates políticos que recorren el país. Siempre hemos creído en superar la lucha reivindicativa, en tratar de ayudar a los trabajadores a elevarse a la participación política, a construir organizaciones propias y a luchar por el socialismo. Hoy nos cruza el debate sobre la construcción del PSUV, y todos los sectores somos parte de su proceso de construcción, aunque tengamos distintas propuestas. Nosotros saludamos el poder compartir un espacio organizativo y también una lucha política, en donde podamos debatir sobre temas programáticos o metodológicos. Para lograr eso lo primero que hay que hacer es que no haya exclusiones ni aprovechamientos de ministerios para esta enorme tarea política.
El mismo debate político también colocó otro tema: la autonomía o no de los sindicatos y la UNT. Volvemos a plantear lo que ya hemos dicho públicamente en una carta al Presidente Chávez: esta central es parte de la revolución, es parte de la lucha por el socialismo, miles y miles de obreros y una gran parte de los dirigentes sindicales se sumaran al PSUV y otros aportarán a su manera a las tareas políticas que la revolución y la lucha contra el capitalismo nos exige. Pero en medio de nuestra decisión de avanzar en la lucha política, también vamos a defender la independencia de los organismos sindicales, por ser una base indispensable para enfrentar el burocratismo, a los patronos privados y a los funcionarios que violan derechos y para pelear por reivindicaciones económicas y sociales. Para defender en fin, los interese de los trabajadores y la revolución contra el poder capitalista y la burocracia que nos amenaza desde adentro. Y para respetar las opiniones de todos los trabajadores más haya de sus posiciones políticas. La independencia de la UNT es en síntesis una necesidad de los trabajadores y de la revolución.
La UNT, al igual que la revolución, tiene por delante muchos desafíos. Depende en primer lugar de los dirigentes asumirlos y ponernos a la altura que el momento nos exige. Ya no hay lugar para maniobras, métodos burocráticos o divisiones injustificables. Fortalecer la revolución entre los trabajadores es volver a poner en funcionamiento a toda marcha nuestra central. Hoy la UNT está viva y en movimiento, pero necesita reestablecer su unidad, y en ese marco debatir todo lo que haga falta. En este cuarto aniversario la corriente CCURA reafirma su compromiso clasista, unitario y revolucionario con los trabajadores, con los afiliados a la central, con los dirigentes de base que en todo el país construyen la UNT a diario, a pulmón y sin pedir prebendas y cargos a cambio.
Con toda nuestra fuerza salgamos a seguir construyendo la UNT, a engrandecerla y afianzarla, a seguir luchando por nuestros derechos laborales, sindicales y políticos. Y a darle en los meses que vienen un rumbo democrático con la participación de la base en todas las decisiones. Para colocar a la clase obrera con su organización sindical nacional en un lugar protagónico dentro de la revolución venezolana. Así lo necesitan y esperan los trabajadores. Así debemos asumirlo los dirigentes”.

Prensa UNT – Caracas, 4 de abril 2007


Publicado

en

por

Etiquetas: