29 de junio: el día que Kirchner descubrió…

Spread the love

La crisis energética

La crisis energética que vive nuestro país viene manifestándose desde hace 3 años, se hizo patente en el 2006. Pero Kirchner recién la “descubrió” a fines de junio de este año, en la cumbre del MERCOSUR. Con su doble discurso de siempre acusó a las empresas distribuidoras pero lo que se viene son suspensiones y despidos de trabajadores, aumentos de tarifas y restricción de gas y electricidad para el pueblo. En todos estos años de superávit el gobierno no invirtió un peso para evitar la profunda crisis en la que estamos.

Luego del 2001 apenas comenzó la recuperación de la actividad económica e industrial, empezaron las manifestaciones de la crisis de energía que vive nuestro país. Faltaba el gasoil en épocas decosecha, había poca presión de gas en invierno y saltaban los tapones y había cortes de electricidad cuando el calor del verano hacía funcionar los aire-acondicionados. Era lógico, desde las privatizaciones de la década del 90 las empresas concesionarias se dedicaron sólo a cobrar las tarifas más caras del mundo en dólares sin hacer la más mínima inversión…y sin que ninguno de los supuestos entes estatales de control hiciera absolutamente nada. Cualquiera podía prever entonces que al aumentar la demanda por la mayor actividad industrial, el crecimiento del parque automotor, etc., faltaría gas, el gasoil y la electricidad.
Sin embargo Kirchner vino negando la crisis todos estos años, hasta hace un mes ironizaba diciendo que “si se apaga una lamparita, ya dicen que hay crisis”. Hoy cuando las empresas amenazan con suspensiones y despidos de personal, cuando hay desabastecimiento e inflación producto de la especulación de los empresarios, entonces el presidente viene a reconocer que hay crisis energética en la reunión del MERCOSUR de fines de junio. Y lo hace como siempre, con su doble discurso, hablando de la necesidad de integración energética entre los países integrantes, acusando a alguna que otra empresa distribuidora de energía y haciéndose el enojado cuando los sectores patronales le “sugieren” que restrinja el gas y la electricidad en los hogares…claro a pocos meses de la elecciones de octubre que se sepa esto no le conviene.
Pero ya son millones los que saben o presienten que a pesar de estas declaraciones presidenciales, la crisis energética la terminará pagando el pueblo, porque los empresarios, ante la reducción del suministro energético, se resisten a perder un céntimo de sus ganancias. La gente sabe o sospecha que preparan el terreno para aumentar las tarifas y que se disparará más aún la inflación.

No hay salida con Kirchner y su plan

En todos estos años de crecimiento y política K prácticamente nada ha cambiado en materia energética. Menem regaló los recursos naturales y les dio a las concesionarias la posibilidad de cobrar tarifas dolarizadas carísismas. Las empresas sólo se dedicaron a girar sus ganancias a sus casas centrales en Europa y EEUU sin hacer las inversiones necesarias y exigibles por contrato, sin que el estado hiciese nada. En los últimos años a pesar de la mayor actividad económica, ganancias empresarias fabulosas y superávit, Kirchner continuó con la misma política de sus antecesores, sin exigir ni hacer inversiones en el sector. Por eso falta el gas, se agota el petróleo y falta gasoil, ahora que no llueve en las represas falta la electricidad. Las redes ya ni abastecen el consumo habitual ni hablar en situaciones de frío o calor importante. Y el gobierno pasó de la negación del problema al discurso vacío de apelar a sus socios del MERCOSUR a que colaboren para paliar la crisis energética de nuestro país. Esto es un saludo a la bandera que no traerá ninguna solución para la inmensa mayoría del pueblo argentino.

La única salida es la reestatización de los servicios

Llevamos casi veinte años de privatizaciones y casi 5 años de crecimiento, sin embargo estamos en la peor crisis energética de la historia del país. Esto no se arregla ni con discursos altisonantes ni con parches. Hay que cambiar de fondo el modelo imperante desde entonces. Comenzando por reestatizar bajo control de los trabajadores y usuarios todas las privatizaciones sin indemnización ninguna. En Argentina sobran los recursos para autoabastecer-nos. Si no hay gasoil ni gas es porque Repsol YPF y demás petroleras lo exportan porque lo venden en dólares lo que aumenta sus ganancias a expensas del desabasteci-miento interno. Si no hay luz es porque desde hace décadas que no se construyen represas y centrales que respondan a las nuevas condiciones de crecimiento y población. Sólo una economía planificada al servicio de los trabajadores y el pueblo puede dar respuesta a las necesidades actuales. Y si de integración de verdad se trata, sobran los recursos en Latinoamérica para solucionar los problemas de sus pueblos, con el petróleo venezolano, el gas de Bolivia, el agua del Brasil, los alimentos de Argentina. Necesitamos una verdadera integración de toda Latinoamérica, que distinto a la defensa de los intereses empresarios del MERCOSUR defienda los intereses y dé solución a los problemas de la inmensa mayoría de sus pueblos.

Gerardo Vera

Ver notas

Campaña provincial contra la entrega del petróleo en Santa Cruz

¿Por qué siempre la pagamos nosotros?

Denuncian a Metrogas


Publicado

en

por

Etiquetas: