¿Por qué siempre la pagamos nosotros?

Spread the love

Ahora que aceptó que hay crisis energética, la estrategia del gobierno parece ser echarle la culpa al clima: El problema es que no llueve y es el invierno más frío en años. Para terminar concluyendo que tenemos que “ajustarnos el cinturón”. Nos dicen que tenemos que ahorrar gas…justo en el invierno más crudo en años como ellos mismos dicen. No es un problema de lluvias o de frío. El problema está en el propio plan económico comenzado por Menem y continuado ahora por Kirchner.
Veamos algunos datos: Recién en el 2005 se alcanzó la actividad económica de 1998, y la crisis de energía viene del 2002, es decir que en estos 9 años no se hizo nada para prevenir, hoy la red de gas transporta 128 MM3 y se consume en los días pico 140 MM3, y esto es así porque mientras la YPF/YCF estatales exploraban e incorporaban 100 pozos gasíferos/año Repsol sólo incorporó 25 p/año en los últimos 8 años. Lo mismo pasa con la luz donde se consume en los días picos 19.000 MV y sólo se generan 18.000 (porque por falta de mantenimiento de las empresas no se pueden utilizar los 22.000 MV que se podrían producir).
Usted compañero se preguntará si se hubiera podido evitar esto. Y la verdad es que plata sobró en estos años para evitar este desastre. Porque por un lado las empresas productoras como las petroleras acumularon una tasa de ganancia del 25% (cerca de 12.000 millones de dólares/año que se llevan al exterior) es decir más del doble de la promedio mundial, que es del 11%. Es decir mientras ganaban el doble sólo exploraban e invertían un 25% de lo que antes hacía YPF estatal. Por su parte Kirchner acumuló en estos años más de 40.000 millones de dólares de reservas, que tiene en el Banco Central para garantizar el pago de la Deuda Externa a los buitres extranjeros. Con toda esta plata hubiera más que sobrado para realizar la infraestructura necesaria que evitara la falta de gas, gas-oil y luz que hoy padecemos, además investigar fuentes de energía alternativas que son fundamentales porque estamos hablando de recursos no renovables. Así este gobierno sigue privilegiando las superganancias de los grandes pulpos internacionales a costa del hambre, el frío, el desabastecimiento, a lo que se suma ahora la amenaza más que concreta de despidos o suspensiones masivas de trabajadores. Por eso no hay medias tintas para tener gas y electricidad hay que cambiar este modelo, reestatizar las empresas bajo control de los trabajadores y usuarios. Así la plata en vez de irse para afuera se invertiría en obras públicas de infraestructura, habría más trabajo y bienestar para la gente.

Gerardo Vera


Publicado

en

por

Etiquetas: