Papeleras

Spread the love

«La violencia la produce Botnia»

En el marco de la pelea por la relocalización de la pastera Botnia, que encabeza la Asamblea Ciudadana de Gualeguaychú, se realizó una movilización a las mismas puertas de esa pastera el domingo 2 de septiembre.

Días después de que se intoxicaran nueve obreros de Botnia y tres vecinos de Gualeguaychú, una masiva movilización de miles de personas se dispuso a pasar el domingo en Uruguay, para realizar un acto en repudio a la pastera –que iniciará su funcionamiento pleno en unas semanas- y reclamar su relocalización.

Más que controles… provocación

Las primeras familias que cruzaron el puente, cerca de las 8 de la mañana, se encontraron con una sorpresa que había sido adelantada por algunos medios: los controles aduaneros inusualmente estrictos y largos que dispuso el gobierno uruguayo, como forma de desgaste a quienes llevaban adelante la protesta. Esos controles iban desde el papelerío administrativo pasando por la requisa de toda remera, bandera o calco alusivo a la papelera; hasta el requerimiento de vaciar los autos para una revisión de explosivos y drogas con perros entrenados. Este operativo, junto al importante despliegue de seguridad dispuesto por el gobierno de Tabaré Vázquez que consistió en unos 500 policías, contrastaron fuertemente con la movilización, compuesta en alto grado por familias, y totalmente pacífica.
Recién durante la tarde pasaron los últimos autos al lado uruguayo. Se calcula que unos 300 autos (1000 personas) terminaron volviendo sin lograr el objetivo de acercarse a Botnia, producto de la larga espera que generaron intencionalmente los controles.

Acto frente a Botnia

A las tres de la tarde se inició el acto convocado frente a Botnia. Por la Asamblea de Gualeguaychú habló Ana Costa, quién fustigó a Tabaré Vázquez porque “lejos de cumplir sus promesas electorales, le otorga impunidad a Botnia para que robe y contamine abiertamente el agua del río Uruguay”. También sostuvo que el pueblo de Gualeguaychú es pacífico, y que “la única violencia en la región la produce Botnia”, remarcando el papel de Kirchner “quien ha sido el gran dilatador de este conflicto, porque está más preocupado por cuestiones electorales que por buscar soluciones concretas a este conflicto”. Y concluyó su intervención llamando a “la unidad e integración de nuestros pueblos, que no se entregan como lo hacen nuestros gobiernos”.
También habló en el acto Delia Villalba, ex concejal del Frente Amplio por Fray Bentos, quien acusó al gobierno uruguayo de “arrodillarse ante el poderío del capital y las multinacionales”

“Dilata y vencerás”

Desde el primer momento el gobierno de Tabaré Vázquez jugó a favor de Botnia, dándole todas las garantías necesarias para continuar la obra y, ahora, para que comience a funcionar. Pero el rol de Kirchner fue confuso, en un inicio, para importantes sectores incluso de la Asamblea de Gualeguaychú. Pero hoy se ve más claramente la estrategia de dilación que tuvo el gobierno argentino, por ejemplo con su estrategia fallida de acudir al Tribunal de La Haya, mientras la construcción de Botnia avanzaba a todo vapor.
Incluso ahora el gobierno nacional ni siquiera se plantea la pelea judicial. Lo único que considera viable es la conformación de una comisión, formada por los dos países, para “controlar” la contaminación de la planta. Es una manera elegante de no reclamar la relocalización y aceptar la entrada en funcionamiento de Botnia.
Al gobierno de Kirchner se le agotó su doble discurso, también en el terreno de la pelea por el medio ambiente y la vida.

Juan Pablo Correa


Publicado

en

por

Etiquetas: