Triunfo de la coalición de Binner

Spread the love

Histórica derrota del PJ y de Kirchner en Santa Fe

Por primera vez desde 1983, el PJ perdió la gobernación santafecina. Bielsa dijo ser el “padre de la derrota”, para salvar de culpa y cargo al presidente Kirchner que se jugó personalmente por el candidato oficialista. Otro castigo al gobierno. Esta vez el pueblo escogió a Binner, un socialista, que recibió elogios y ha despertado expectativas en un pueblo cansado de las estafas de los viejos políticos.

Con la ley de lemas derogada, símbolo de un fraude institucionalizado que reinó en esta provincia, el PJ de santa Fe, tuvo que apelar a otros medios para intentar retener la gobernación. Pero fracasó. El fantasma de Reutemann y las inundaciones, años de promesas incumplidas, de desocupación y miseria, no pudieron ser revertidos pese al apoyo político y financiero del kirchnerismo (con millones “invertidos” en dádivas para comprar voluntades). Es de destacar que el matrimonio Kirchner viajó en cinco oportunidades a la provincia para respaldar a su candidato.
Bielsa (como antes en Capital) demostró su vocación de mariscal de las derrotas, aunque no hizo otra cosa que traducir el desgaste del kirhnerismo, por los problemas no resueltos y su modo autoritario de conducir el país. Si uno analiza el curso de las elecciones provinciales que se anticiparon, hay un común denominador: Cuando no pudieron apelar al fraude o a las maniobras al estilo Tucumán, los candidatos del gobierno son derrotados. Y el pueblo escoge para el castigo diversas alternativas, que aparecen como distintas, tal el caso de Macri en Capital o Fabiana Ríos en Tierra del Fuego.

El socialismo de Binner

Todos los medios destacan, la otra lectura de la elección. Por primera vez en la historia de nuestro país, un socialista gobernará una provincia.
Sin lugar a dudas, Santa Fe es una provincia donde el PS tiene larga tradición y casi la única provincia donde cuentan con una fuerza extendida y organizada. Y que vienen gobernando la intendencia rosarina. Pero gobernar la provincia es otra cosa. Mucho más con una alianza con los radicales. Y si bien hay muchas expectativas y Binner ha hecho hincapié en la ética, la transparencia y ha construido un discurso creíble que contrasta con la historia nefasta del PJ, al mismo tiempo no se cansa de decir que encarna un socialismo “distinto”, de centroizquierda, que se lleva bien con la economía de mercado y el capitalismo. Binner que es un político reconocido por los empresarios, fue uno de los impulsores del espacio de centroizquierda conocido como Encuentro de Rosario que no logró proyección nacional y gran parte de sus integrantes, incluida parte del propio PS, emigraron a las filas del kirchnerismo.

¿Apoyo a Carrió y un guiño a Kirchner?

La victoria de Binner en esta estratégica provincia le dio un soplo de oxígeno a la alicaída oposición nacional en el último tramo en la carrera presidencial. Tanto Carrió (Coalición Cívica) como Roberto Lavagna (UNA) habían expresado públicamente su apoyo a Binner, aunque, en rigor, el socialista siempre procuró no pronunciarse por la “pelea nacional”.
Binner anticipó que va a priorizar la gobernabilidad y su frente provincial integrado por militantes radicales (que apoya a Lavagna), los demoprogresistas y el ARI de Carrió. Aunque el PS nacional está dividido entre los kirchneristas (que le prestaron funcionarios como Rivas y Basteiro, entre otros) y los que van con Carrió.
Sin embargo, cuando los militantes reunidos para celebrar el triunfo silbaron a Kirchner, Binner los trató de frenar. Tan es así, que los principales analistas lo caracterizan como un político “mesurado y conciliador”.
Lo que no está en discusión es su programa de centroizquierda, muy parecido al discurso presidencial, que no plantea romper con el modelo capitalista ni está dispuesto a tocar los intereses de los ricos de la provincia para poder dar respuesta a las necesidades de los sectores obreros y populares. Aunque comprendemos la opinión de quienes creen que pueda solucionar los problemas de fondo de los trabajadores y los sectores populares, y estamos dispuestos a acompañarlos en sus luchas por el reclamo de que cumpla con sus promesas, creemos que a medida que transcurra su gobierno esas ilusiones se irán disipando y los reclamos crecerán. Colocando la necesidad de ir construyendo una alternativa amplia de izquierda que se postule.

Los resultados del MST – Nueva izquierda

En el marco de una fuerte polarización y la visualización del Frente progresista de Binner como alternativa al PJ, que dejó poco espacio para la expresión electoral de la izquierda, el MST – Nueva izquierda aumentó sustancialmente su votación respecto de las últimas elecciones “internas”. Sin lugar a dudas un aliciente para seguir construyendo un espacio amplio de izquierda con los centenares de candidatos luchadores que integraron nuestras listas y los sectores que se podrán sumar al calor de las luchas que vendrán y más aún a medida que se vayan disipando las ilusiones en el nuevo gobierno.

G.P


Publicado

en

por

Etiquetas: