Cristina, en campaña…

Spread the love

Siempre para los mismos

Desde que se lanzó como candidata presidencial, Cristina Fernández de Kirchner viene poniendo el centro de su campaña en los grandes empresarios, sean nacionales o extranjeros. Hace sus discursos para ellos, se reúne seguido con ellos, almuerza o cena con ellos, inaugura obras para ellos…
Esta conducta no es una casualidad ni sólo un estilo, sino un anticipo político muy claro de lo que Cristina hará si es presidenta: gobernar al servicio de esos grandes patrones, industriales, banqueros, estancieros y demás ricachones que explotan a los trabajadores y saquean a nuestro país.


Escribe: Vilma Ripoll, candidata a presidenta MST-Nueva Izquierdaz

Ya de arranque, en su discurso de lanzamiento como candidata en el Teatro Argentino de La Plata, Cristina le prometió al empresariado impulsar un “pacto o diálogo social” a fin de frenar los reclamos de los trabajadores. Cuando estuvo de gira en España, a los dueños de Repsol, Telefónica y otros pulpos dueños de las privatizadas de servicios les prometió un “reequilibrio razonable de tarifas”; o sea, un tarifazo. Pocos días después, en México, la candidata oficialista se reunió con Carlos Slim, el propietario de CTI y el segundo hombre más rico del planeta, y con el presidente del pulpo Techint, Paolo Rocca. Y en Buenos Aires, ante los empresarios yanquis del Consejo de las Américas, les dijo:“Señores, Argentina es una muy buena oportunidad de negocios”. Más claro, imposible.
Desde ya, Cristina hizo otros actos. En Santa Cruz habló de “la magia de la concertación plural” mientras su amigo Varizat atropellaba criminalmente a los trabajadores. Inauguró una plaza porteña y habló de sus “hermanas de género”, mientras nada hace por los derechos de las mujeres. Y en el Ministerio de Educación festejó la apertura en Buenos Aires de la principal universidad privada yanqui, la New York University, agradeciéndoselos como “una caricia que nos hacen a los argentinos”,mientras su gobierno deja sin fondos a nuestras universidades públicas. ¡Caradura!

“Una semana de gestos hacia los empresarios”

Así anunció el Clarín del domingo 2 la agenda de campaña de Cristina para estos días. Más directo, el diario Infobae tituló: “Cristina consolida el diálogo con los grupos empresarios”.
El lunes 3, en Puerto Madryn, ella y Kirchner junto al gobernador chubutense Das Neves inauguraron la ampliación de la planta de Aluar… la misma donde el 20 de junio murieron diez obreros al derrumbarse un silo que construían. La gran empresa de aluminio “invertirá” 850 millones de dólares tras asegurarse la provisión de energía gracias a un acuerdo con la Panamerican Energy y con Repsol. Todo entre amigos… Aluar se benefició del plan de incentivos fiscales de Kirchner, que incluye la amortización acelerada del capital y la devolución del IVA de la inversión. O sea: el IVA que vos pagás cuando comprás un litro de aceite va a parar a los bolsillos de Aluar. Encima, el dueño del grupo, Madanes Quintanilla, ya habla de un colosal proyecto hidroeléctrico y una nueva planta de aluminio… ¿adiviná dónde? Sí; en la provincia de Santa Cruz.
Ese mismo día, por la tarde, Cristina y Néstor recibieron en la Rosada al ex ministro de Finanzas francés, Strauss-Kahn, firme candidato a conducir el Fondo Monetario Internacional… ¡el mismo FMI al que tanto criticaba Kirchner!

Y hay más de lo mismo

El martes 4, la primera dama se reunió con 600 hombres de negocios en el Coloquio de IDEA, el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina. También estuvo Moyano, de la CGT. A Cristina la presentó un Ripoll que nada tiene que ver conmigo, Gustavo, titular de IDEA y de Microsoft, empresa del sector tecnológico tan elogiado por la candidata. Ella repitió su propuesta de pacto social, ahora llamado “acuerdo social, para hacer viable y sustentable el modelo económico”.
El diario platense El Día describió bien el clima que logró Cristina: “Dijo algo que sonó como música a los oídos empresarios: que el superávit fiscal será uno de los pilares económicos de su posible gestión de gobierno…. Los empresarios la recibieron con tibios aplausos, aunque luego de su exposición hubo mayores muestras de aprobación”.
El miércoles 5 la senadora y candidata asistirá a otro corte de cintas, en San Nicolás. Es para la inauguración del Alto Horno 2 de la planta de Siderar, empresa del grupo Techint, el principal del país (ver recuadro) y que ha ganado millones con los negocios, licitaciones y beneficios otorgados por este gobierno. Y como si todo esto fuera poco, el jueves 6 Cristina irá a almorzar a Parque Norte con la conducción de la UIA, la Unión Industrial Argentina, una de las mayores entidades patronales.
Todo esto está marcando cuáles son y serán las prioridades de la señora Kirchner en caso de llegar a la presidencia: gobernar al servicio de los mismos grandes empresarios que hacen fortunas a costa nuestro, a costa de bajos salarios y precarización laboral. Por eso a vos, compañera o compañero lector, te propongo que nos ayudes a difundir estos hechos y a ganar voluntades para nuestra campaña hacia octubre. Porque la amiga de nuestros enemigos de clase es nuestra enemiga.


Publicado

en

por

Etiquetas: