Sigue la inflación trucha del “INDEK”

Spread the love

Números a pedido de Cristina

A menos de dos meses de las elecciones de octubre, el “INDEK” del gobierno nos informó que la inflación de agosto fue de tan sólo 0,6%! Nadie que viva en la Argentina puede creer esto. ¿Por qué Kirchner, a pesar de saber la bronca que origina en la población difundir estos datos truchos, se obstina en hacerlo? Es que en el andamiaje de mentiras montado por el gobierno para lograr que Cristina gane las elecciones, todo vale, manipular los números de la inflación o disfrazar el presupuesto para el año 2008. El presidente cree que esto le ocasiona menos daño que si se reconocieran los verdaderos índices. Ellos quieren mostrar a los empresarios que Argentina es un lugar ideal para hacer buenos negocios, según no se cansa de repetir Cristina.

Hace pocos días, el INDEC intervenido desde el gobierno dio a conocer los datos de la inflación minorista: Según este organismo habrían subido sólo el 0,6%!! Son unos caraduras, nadie puede entender de dónde sacaron esta cifra. Ellos dicen que consiguen la papa a $ 1,40 cuando no se encuentra a menos de $ 3. Para lograrlo meten la baja del turismo que sería del -3,7% y así otros datos tramposos.
Sin embargo todas las consultoras privadas, que desde la pérdida total de la credibilidad del organismo oficial están haciendo su “negocio”, muestran que como mínimo la inflación fue el doble, el 1,2%. Pero si vemos más detalladamente los datos nos encontramos con que otra vez la inflación pega en los hogares más desprotegidos. Así la inflación de la canasta de alimentos básicos subió el 2,1% y la canasta de pobreza e, 1,7% es decir 3 a 4 veces más de lo que nos quiere hacer pasar el gobierno.
Muchos compañeros se preguntarán por qué, si el gobierno sabe que esto origina más bronca en la población y que seguramente a tan poco tiempo de las elecciones le restará votos. Por qué mienten tan descaradamente y arriesgarse a perder millones de votos.
Es que desde un punto de vista lógico, parece totalmente irracional lo que están haciendo. Sin embargo desde la lógica del presidente elige el “mal menor”. Mentir y manipular los números es una probabilidad cierta de aumento del desprestigio y de abandono de miles de votos. Pero el reconocimiento de los verdaderos números lo pone en una situación mucho peor, no sólo para llegar a octubre, sino para lo que se le viene al probable futuro gobierno de su mujer.
Desde el gobierno saben de la bronca de los trabajadores, que han visto disminuidos sus ingresos a manos de la inflación. Pero el reconocimiento explícito de la verdad sería un aliciente para las luchas y establecería un techo en los reclamos salariales que el gobierno no puede afrontar.
El desaceleramiento de la economía, las dificultades para mantener el precio del dólar, los reclamos por parte de los sectores patronales para que les bajen las retenciones a las exportaciones, es lo que ha llevado a que Cristina haya concentrado sus esfuerzos en prometer a los grandes grupos empresarios que la Argentina “seguirá siendo un lugar ideal para hacer buenos negocios”, lo que en buen castellano quiere decir que les prometió que van a seguir con sus fabulosas ganancias. Y como parte esencial de mantenerles las ganancias es que los sueldos que tienen que pagar no se disparen.

También mienten en el presupuesto 2008:
Esta lógica de mentiras es la misma que sigue aplicando en otros rubros, como fue en estos días la discusión del presupuesto que quieren aprobar para el 2008. Según el gobierno la economía crecerá en todo el 2008 un 4% (cuando todos estiman que estará en un 7%, lo que le deja un ingreso extra y no presupuestado de más de 30.000 millones para que su mujer en caso de ganar lo maneje a su antojo) y la inflación no superaría el 7,7% en todo el año. El presupuesto además sigue beneficiando a los grandes grupos exportadores como los del petróleo o el transporte, donde se aumentan de manera importante los subsidios por las supuestas “pérdidas de rentabilidad” al estar los precios de los combustibles y las tarifas semicongeladas. Mientras nuevamente los perjudicados somos la inmensa mayoría del pueblo que seguiremos pagando a través del IVA la mayor parte de los impuestos que recauda el estado y seguiremos sufriendo la inflación, sobre todo de los artículos de consumo diario e imprescindible.

La burocracia de Moyano y Cía es cómplice directo:

Hace pocos días en Mar del Plata, Hugo Moyano salió a decir que apoya el futuro gobierno de Cristina, que es SU gobierno y que nos va a ir bien a los trabajadores si la apoyamos!! Fue una clara señal que necesitaba el gobierno, aunque la figura de Moyano esté cada vez más devaluada. Lo que pasa es que para intentar frenar las luchas necesitan el apoyo incondicional de la burocracia traidora, necesitan que la CGT acuerde con los empresarios y la CTA con el gobierno que no van a pedir más que lo que el INDEK o el presupuesto han dictaminado que es o será la inflación. O mejor aún para ellos, necesitan del famoso “pacto social” que preconiza Cristina en sus discursos, que no es más que asegurarle a los empresarios que el gobierno y la burocracia harán de todo para impedir que las luchas les arranquen aumentos salariales importantes.

Enfrentemos las mentiras del Gobierno

Los trabajadores tenemos que derrotar los intentos del gobierno de meter su pacto social más allá de las luchas y movilizaciones. Kirchner y Cristina están jugados a ganar las elecciones en primera vuelta para fortalecerse políticamente y así poder seguir mintiendo con la inflación y aplicando el mismo plan económico. Por eso los trabajadores debemos romper con la trampa del presidente y su “concertación”, sin caer en las falsas promesas que desde la derecha de Lavagna o la supuesta centroizquierda de Carrió no son una verdadera alternativa para los trabajadores.
Desde el Movimiento Socialista de los Trabajadores venimos planteando la necesidad de una Nueva Izquierda para que los trabajadores y sectores populares cuenten con una herramienta propia para golpear al gobierno, no sólo en el plano de las luchas sino también en las elecciones. Esta Nueva Izquierda la estamos construyendo con personalidades, agrupaciones y corrientes con las que coincidimos en la necesidad de ofrecer una alternativa amplia, no sectaria, que sea una verdadera oposición a este modelo económico que como los anteriores seguirá al servicio de los ricos y poderosos.

Gerardo Vera


Publicado

en

por

Etiquetas: