Inflación en Mendoza

Spread the love

Otra mentira del INDEC intervenido

Que los datos de la inflación dados por el INDEC nunca reflejaron lo que la gente siente en su bolsillo es un hecho. Pero sin dudas la cuestión se agravó a límites increíbles desde que a Kirchner se le ocurrió intervenirlo a través de su secretario de comercio Guillermo Moreno con fines principalmente electorales.
Para maquillar el verdadero impacto de la inflación en el ánimo de la gente y su más que probable repercusión en los votos, hace meses que el presidente decidió intervenir el INDEC, echar a los principales técnicos y profesionales que lo dirigían y arremetió contra los trabajadores acusándolos de patoteros y otras yerbas. Lo hizo con la pretensión de mostrar hacia las elecciones números más o menos razonables. Pero al hacerlo hizo como el bombero loco que apaga los incendios con nafta y desde ese momento los escándalos no se han dejado de suceder.
El último que alcanzó resonancia nacional, fue la falsificación lisa y llana de los números de la inflación de Mendoza (también de otras provincias, que tuvieron menor repercusión mediática porque de Mendoza es donde sale el vice de Cristina).
Lo que pasó fue que el organismo oficial que mide la inflación en Mendoza arrojó un incremento para el mes de agosto del 3,1% que primero fue reconocido como válido por el propio INDEC, pero a las 72 horas, presionados por el propio Moreno “cambiaron de opinión” y el resultado fue una inflación oficial dada por el Instituto de…1,5%!!! Es decir menos de la mitad de la medida por los técnicos.
La mentira fue tan grotesca que nadie pudo hacerla pasar, tomó estado público. Jaliff el vicegobernador servil a los órdenes de Kirchner trataba de explicarlo como un “error administrativo”, los medios de todo el país mostraban los precios de Mendoza, de cómo habían aumentado y lo peor de todo es que en la inmensa mayoría de los casos eran iguales o menores a los de Buenos Aires, demostrando que cuando mienten, mienten para todo el país!!
Estos son los límites del doble discurso, del autoritarismo y las mentiras de Kirchner. No se puede ocultar el sol con las manos. Todos los argentinos saben que la inflación real no es ni el 3,1% ni mucho menos el 1,5%. Lo que sucede es que el impacto de la inflación golpea muchísimo más en los artículos de consumo diario como la comida. Para disfrazarlo el “método” utilizado por el INDEC se llama sustitución, que quiere decir que cuando un producto aumenta más de la cuenta, ellos sacan la conclusión que la gente los sustituye por otro, así que si aumenta mucho la carne o el tomate ellos asumen que la gente no comerá más tomate o carne y así para sus números los productos no aumentan!! Una barbaridad en toda la línea!!
Como ya hemos insistido muchas veces, mientras siga esta forma de hacer política, mientras todo se maneje según el antojo de los Kirchner o los Moreno, mientras toda la economía y los indicadores estén al servicio de intentar engañar al pueblo para beneficio de unos pocos capitalistas y sus políticos de turno no habrá salida para la gente. Por este motivo desde el Movimiento Socialista de los Trabajadores por una Nueva Izquierda proponemos que la verdadera inflación sea medida por los trabajadores y técnicos del INDEC y controlada por asociaciones de usuarios y consumidores. Y que esos indicadores se usen como base para la actualización de los salarios y jubilaciones de modo que no haya ningún trabajador activo o pasivo que gane menos del costo real de la canasta familiar.

G.V


Publicado

en

por

Etiquetas: