Docentes

Spread the love

Decidir el reclamo en las escuelas

Todavía no nos reintegramos a las escuelas y el gobierno nacional y las conducciones de CTERA, UDA, AMET, SADOP y la CEA –confederación que agrupa a sindicatos como la FEB bonaerense- dieron comienzo el 5 de febrero a las paritarias, entrando en la discusión salarial a nivel nacional, y en distintas provincias, sobretodo en Bs. As.
Sin que los docentes fuésemos consultados, estos “dirigentes”, en reunión de Secretarios Generales decidieron cuánto será el aumento a reclamar. Y también quiénes serán los paritarios en esa negociación. Esto es grave porque en esa primera reunión ya se firmó un acta comprometiéndose a “la renovación de la carrera del magisterio y la puesta en marcha de una Comisión Federal que mediará en conflictos entre maestros y las provincias”.
Esto implicaría una nueva “carrera” docente con salarios diferenciados por “productividad” y que sea el propio gobierno quien es nuestro patrón,
el que podría “mediar” en los conflictos para limitar el reclamo y coartar el derecho de huelga. En lo salarial, debemos hacer un repaso de las cifras que se manejan en las declaraciones y compararlas con las necesidades de nuestros bolsillos y las de una real jerarquización de lo educativo.
El gobierno y las patronales (entre ellas las de los colegios privados) están empeñados en abonar la idea que los incrementos salariales incentivan la inflación y para evitarla hay que impulsar un “pacto social” que le ponga límites a nuestros reclamos en una franja de aumento de entre el 16% y el 18%.
Es necesario remarcar que ni el gobierno ni los empresarios ni ningún opinólogo de esta política dicen una palabra sobre la tasa de ganancia de las privadas que alcanza niveles superiores a la década del 90. Tampoco del histórico superávit de recaudación del Estado nacional, íntimamente relacionado con la discusión de salarios y de las inversiones que serían necesarias para sacar a la educación de la decadencia y lograr esos “índices de calidad” que tanto cacarean.
Los trabajadores del INDEC desmienten los datos oficiales informando que la inflación del 2007 fue del 37 y el 40% mientras nuestros bolsillos la elevan a índices mayores, más teniendo en cuenta el deterioro salarial histórico que arrastramos.
¿Que dicen CTERA y los provinciales de la Celeste? Piden un nuevo “piso salarial” de $ 1400, un aumento del 30%, sin hablar con claridad del sueldo básico, entrando así en la política del gobierno de los “salarios garantizados” que legalizan el pago en negro. Dejando de lado también que en el país hay realidades muy diferentes, con provincias como las del sur que tienen una canasta familiar mucho más alta, abandonando a esos compañeros a su suerte.

Por un básico igual a la canasta familiar

Venimos de un año de grandes luchas, con algunos triunfos y duros golpes como el fusilamiento de Carlos Fuentealba. Pero sobre todo, fue un año donde se expresó una gran voluntad de lucha en las provincias que dejó en evidencia el rol colaboracionista de la dirección Celeste que evitó que esta fuerza lograra conquistas mayores. Cuando en Santa Cruz, Neuquén o Tierra del Fuego, sus dirigentes defendieron lo que resolvían las asambleas, el resultado fue el opuesto. Esa es la gran enseñanza que nos dejó el 2007.
Nos debemos preparar para salir a luchar por un salario básico de emergencia -no un “piso” con sumas en negro- de $1.200 hasta alcanzar el valor de la canasta familiar. Sorteando así, no solo la inflación del 2007 sino el deterioro histórico que sufrimos.
Votar en las escuelas, en las asambleas de los sindicatos o en las reuniones de delegados la exigencia de un plan de lucha nacional progresivo que incluya el no inicio de clases. Siendo los docentes en las escuelas los que definamos el reclamo salarial y no estos dirigentes. Impulsando y exigiendo la realización de estas reuniones o asambleas donde la burocracia no las llame.
Reclamando que los paritarios sean electos por la base en Congresos o Plenarios de Delegados. Para que al revés de lo dicho por ministros como Oporto, quien pidió a SUTEBA y FEB que “las negociaciones no sean públicas”, todo sea informado a diario y nada se firme sin que los docentes voten en asambleas. Lo opuesto a las “consultas” truchas de la Celeste.
Prepararnos para luchas que pueden ser duras, con fondos de huelga allí donde hubo descuentos e impulsar la coordinación entre gremios y seccionales. Unirse al resto de los estatales e informar a los padres, alumnos y la comunidad para que se sumen al reclamo.

Guillermo García. Secretario General
Adjunto SUTEBA La Plata


Publicado

en

por

Etiquetas: