Córdoba: La movilización impidió el “cospelazo” de Giacomino

Spread the love

Primeras conclusiones del triunfo popular

La caótica sesión del Concejo Deliberante de la Ciudad de Córdoba, dio por tierra con una importante carta para los planes de gobierno del intendente Giacomino (Frente Cívico). La movilización popular, sin ser multitudinaria, se producía en perfecta sintonía con la creciente molestia de trabajadores y sectores medios por el descarado aumento propuesto. La estructura del Frente Cívico, nido de las más variadas expresiones, no pudo soportar la carga. Teresa Saravia volcó su voto en contra del proyecto, y el cospelazo se desplomó.
Dentro y fuera del Concejo estallaron los festejos. Fueron horas tensas, con heridos y detenidos. Pero valió la pena.
Pensar lo que viene a la luz de estos hechos es, sin dudas, una necesidad para todos los que queremos cambiar las cosas.


Escribe: Raúl Gómez

Las consecuencias de ese verdadero “jueves negro” para Giacomino todavía se están desarrollando. Pero es importante hacer el esfuerzo de sacar las primeras conclusiones, ya que las peleas venideras nos encontrarán mejor preparados si lo hacemos.

La movilización y organización pueden impedir planes de ajuste

La representación política en los Concejos municipales se reparte otorgando la mitad más uno de los miembros al que gana. No cabe duda que no tiene nada de “democrático”. El de Córdoba no es una excepción.
El “factor sorpresa”, que alargó las caras del oficialismo, no es el orígen social humilde de la concejal que cambió su votación. Igual error se cometería al buscar en la “oposición” tradicional. Pelearon hasta último momento para que se sesione y se vote, buscando un argumento para posar al día siguiente.
No es entre las paredes de ese edificio cada vez más lejano al pueblo que hay que buscar, sino en las derivaciones de la movilización que se instaló en sus mismas narices desde el mediodía.
Sin ser masiva, la protesta operó como vocera de una multitud de trabajadores y empleados, hartos, todos ellos, de pagar al precio más caro el transporte más malo. La represión policial echó más leña al fuego, transformando el tema en un hecho de repercusión nacional.
En ese escenario, la estructura del FC, mezcla de saldos y retazos de la UCR y el PJ con militantes kirchneristas y de los partidos socialista y comunista, hizo agua y terminó haciendo naufragar su propio proyecto. Que nadie se confunda: es un triunfo de los que luchan y se organizan.

Se ahonda el desgaste de los partidos del sistema

El 2007 cerró con la provincia en crisis política. Tras el fraude electoral, asumió Schiaretti. Las sucesivas movilizaciones de miles en la capital dejaron en capilla a la nueva administración antes de recibir el bastón de mando. La necesidad de legitimarse, obligó al gobernador a responder a los principales problemas del pueblo, con un recortado márgen.
De otro lado, el FC, utilizado por miles para destronar al PJ y castigar a los viejos partidos y dirigentes, lleva como una cruz el mandato de resolver las faltas acuciantes y ser realmente “nueva política”.
Pero la perpetua dependencia financiera de provincia y municipio, ahogados tras años de usar las finanzas para el saqueo y los grandes negocios para las multinacionales, dejan poco margen para responder a los problemas de siempre; salvo que se quieran tocar intereses “amigos”.
Grande es el problema, entonces. Asumen asegurando respuestas a los que menos tienen y repiten las recetas de ajustes, inflación, bajos salarios y trabajo en negro. Los miembros del Servicio Penitenciario, encadenados en Plaza San Martín en reclamo de mejoras salariales y la posibilidad de conflicto docente pone de relieve que los más necesitados tienen menos paciencia que antes.
Arrodillarse ante la billetera de Cristina y Néstor para tener de dónde agarrarse parece ser otra posibilidad. “Convivencia civilizada” dice la presidenta, que aprovecha para seguir comprando gente en oferta del radicalismo o de donde sea.
Pero en esta provincia el doble discurso del kirchnerismo ya fue descubierto y miles se alejaron de ese nuevo engaño. Acompañar al matrimonio presidencial en la “normalización” del país no parece ser una ancha avenida. Los recientes choques entre Juez y Giacomino son una muestra.
El golpe que recibieron el 14 los desnuda, ahonda su crisis y los distancia del grueso de la población, que aumenta sus posibilidades de conseguir nuevos logros.

Organizarse para frenar próximos tarifazos

Nación, provincia y municipios arrancaron el año con una clara estrategia: aumentar las tarifas de los servicios públicos e impuestos y tasas.
Las propagandizadas arcas del Banco Central con 50.000 millones de dólares y los siempre coloridos “récords” de recaudación y los superávits no se utilizan para dar soluciones. Todo tiene otro destino: el mismo de siempre.
Pero no tiene por qué ser como ellos quieren. El jueves 14 mostró otra posibilidad.
En Alta Gracia, el sábado 16 se realizó una movilización para reclamar por los abonos en el transporte interurbano. El lunes 18 se conformó la Coordinadora contra el Tarifazo, de la cual somos parte.
Es necesario aunar esfuerzos y organizarnos para enfrentar los tarifazos y ajustes. Coordinar con vecinos, ONG´s, organizaciones sociales y los que tengan la decisión de enfrentar estos planes y defender lo propio.
No es tarea sencilla, pero está demostrado que se puede ganar.
Aprovechemos los vientos del jueves 14, que van para nuestro lado.

Ver nota

Los ingresantes y el «Cospelazo»


Publicado

en

por

Etiquetas: