UTA

Spread the love

Triunfazo de los choferes de MONSA

Paró la línea de colectivos 60 y no pudo pasar desapercibido porque más de 250 mil personas utilizan este servicio.
La empresa agrupa a varias líneas: 60, 204, 430, 503 y 228. Hace seis meses asumió un nuevo cuerpo de delegados que ganó con el 82% de los votos. El gremio decidió hacer elecciones en una de la 60, como forma de meter conducciones paralelas. Sin embargo, ante esto tampoco arrugaron los choferes, porque había dos listas, además de la que avalaban la UTA y la patronal. El 14 de este mes, a las 10 de la mañana, el gremio pegó una convocatoria para elecciones de delegados que vencía ese mismo día. De hecho, proscribieron a las otras listas y dejaron en pie una sola: la lista patronal. Los trabajadores decidieron no permitir estas elecciones proscriptivas y anti democráticas que iban a realizarse el lunes 18, la burocracia del gremio, intentando hacerlas a pesar de la negativa del 90 % del personal, mandó una patota. La empresa les facilitó la entrada. Ingresaron a los tiros, hiriendo a dos trabajadores, aunque no de gravedad (a uno le dieron tres puntos en la mejilla). Pero los choferes los enfrentaron y lograron echarlos, mientras la empresa y la policía les facilitaban la huída.
A partir de ahí, se decretó la medida de fuerza. Fue un paro total, con los choferes en asamblea permanente discutiendo los pasos a seguir en la terminal de Ingeniero Maschwitz.
Si bien el plan original era estar en paro con todos los choferes allí hasta que terminara el horario electoral fijado, al saberse que la UTA estaba preparando micros para agredir, decidieron esperar que los dirigentes del gremio viniera a dar explicaciones. En medio de un fuerte operativo policial, los trabajadores de MONSA los esperaron. Pero nunca llegaron.
Fue un triunfo contundente de los trabajadores. Como dijo un delegado: “Los dirigentes de UTA vienen dividiendo el gremio donde hay conducciones elegidas por los trabajadores a través de delegados paralelos. Pudieron hacerlo en otros lados, en MONSA y la 60 no”.

Los puntos que se lograron imponer a la empresa son: 1) Que el Cuerpo de Delegados actual sea representante interino de la 60, en tanto se resuelva la cuestión electoral. 2) Que se pague el día de paro. 3) Que no haya ningún tipo de persecución para ningún trabajador. 4) Acelerar las entregas de la libreta de trabajo. 5) Prohibir el ingreso a todas aquellas personas que promovieron esta movida (que son personal de la empresa). Y a quienes garantizaron una guardia pasiva para estar adentro haciendo política patronal.
El único punto que no aceptaron fue el que los socios deban trabajar bajo convenio y no por vuelta, aunque la ley lo prohibe.

El plan de la patronal y la dirigencia de la UTA fue derrotado y esta lucha logró la unidad de todos los trabajadores de MONSA, abriendo el camino para comenzar a discutir los puntos tantos económicos como de seguridad, tiempos de trabajo, descansos, etc. que están planteados. En mejores condiciones, fortalecidos por este contundente primer triunfo.

Emilio Poliak


Publicado

en

por

Etiquetas: