No podrán hablar ante los medios o serán sancionados

Spread the love

Censura para los maestros porteños

Una resolución de la Dirección de Educación obliga a los docentes a derivar toda consulta periodística a esa dependencia. También les impide hacer cursos en horario de clase y reunirse en los colegios.
La mayoría de la sociedad ha descubierto en los últimos años, y con razón, que al tener una justicia tan corrupta e inoperante, muchas veces “hacer aparecer un conflicto en los medios” tiene mucho más resultados que hacer una denuncia o un reclamo ante las autoridades de turno.
Sin embargo, los maestros porteños no podrán recurrir más a este derecho. El Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires sancionó la resolución 494.824 destinada a los directores y maestros porteños. Esta ya fue firmada por el director general de Educación, Luis María Rodríguez, e “impide que los docentes realicen declaraciones a los medios de comunicación masiva, que tengan salidas o que se reúnan en sus propias escuelas sin autorización oficial”. La resolución determina que todo medio de comunicación que quiera hacer una nota sobre una escuela porteña “se debe contactar con la oficina de prensa para que lo atienda personal especializado para tal fin” (Diario Crítica 30/03/08).
En ocasiones, los maestros cortaban las calles cuando se caía un techo o había un escape de gas. Así venían los medios y esa era la única manera para que, a veces, las autoridades solucionen los problemas.
Cuando hay un conflicto por salario, los políticos de turno salen a decir por los medios que los docentes no queremos dar clase y que extorsionamos al Gobierno para que nos aumenten nuestro abultado “salario”. Si no tenemos la posibilidad de contestar mediante los mismos interlocutores ¿De qué democracia estamos hablando?
Evidentemente, Macri no está pensando en traer soluciones a los muchos problemas que tienen las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires, como los edificios que se caen, los escapes de gas o incluso los bajos sueldos de los maestros. E intenta, con el autoritarismo que lo caracteriza, hacer que se escuchen lo menos posible, los reclamos por soluciones.

¿Tampoco organizarse?

La norma que hizo circular el Ministerio porteño también tiene un memo, el 403.198, emitido por la Subsecretaría de Inclusión Escolar y Coordinación Pedagógica, que impide a todos los docentes las salidas de las escuelas para cualquier tipo de reunión. El memo plantea que los delegados gremiales no puedan reunirse ni salir dentro de su horario de trabajo. Lo antidemocrático ya llega a un punto tal que pretenden ir contra derechos ya adquiridos y cercenar la posibilidad de organización de los docentes para defenderse.
“No queremos que los chicos pierdan horas de clases” se justifican desde el Macrismo.
Con ese argumento, también intentan suspender las capacitaciones en servicio. En lugar de hacerlas en horario de clases, con los chicos a cargo de otro docente, pretenden que las tomemos fuera del horario. “Es una locura que los maestros que trabajamos en turno mañana y tenemos otro cargo por la tarde, no tengamos respiro y debamos seguir formándonos por la noche, fuera del horario escolar. Mi temor es que van a lograr que los docentes dejen de capacitarse para ejercer en el aula.” Así se indignaba un director de una escuela del Barrio de Palermo. Es que de esta manera lo único que logrará Macri es tener maestros más cansados o menos capacitados. Es decir, en peores condiciones para dar clases.
Es claro que el Macrismo, con la lógica privatista que lo caracteriza, intentará de a poco ir desmantelando cada vez más la educación pública. Está en la organización y la movilización de los docentes impedir que esto ocurra. Sumarse al paro convocado para el 4 de abril, al cumplirse un año del asesinato de Fuentealba, es una buena forma de comenzar.

Federico Milman – Alternativa Docente


Publicado

en

por

Etiquetas: