Desmanicomialización

Spread the love

Alternativa Socialista entrevistó a Alberto Sava* fundador del Frente de Artista del Borda sobre la problematica de la desmanicomialización en la Ciudad de Buenos Aires.

¿Cómo está el sistema de salud mental hoy?

En principio, los manicomios como lugar de salud no son tales. En general los manicomios, quizás en algún momento de su nacimiento, hace 200 años atrás la tuvieron. Hoy no la tienen. Bajo ningún punto de vista, ni medico, ni psicológico, ni humano… siempre digo que los manicomios son un cachetazo a la dignidad humana. En realidad los pacientes son abandonados, excluidos, maltratados física y psíquicamente. Se parece mucho a un campo de concentración, una estructura muy vertical, muy fascistas por momentos, donde las personas no tiene posibilidad de producir ningún cambio ni para él ni para los demás.
Está considerado que más de 15 días una personas no tiene porque estar internada. Se considera a la enfermedad mental una enfermedad de pie, no de cama. Con cooperativas de trabajo, con los pacientes viviendo en departamentos, grupos de 2 o 3 en caso que no tenga una contención familiar. O sea, el problema de la salud mental en todas las épocas, y creo que ahora se ve acentuado, está pensado desde una mirada médica, con estructura e ideología médica, donde el paciente está expuesto a una política no social, no comunitaria sino solamente que la locura la cura la medicina o los medicamentos.

¿Qué opinas de la política hacia el sector?

Con respecto a la política actual, creo que acentúa mucho más esta mirada médica. Primero porque el plan de Macri, es un plan trampa (…) A él le interesa mucho toda esa zona de terrenos bacantes. No es nuevo. Gente de Macri ya integraba la Corporación del Sur, hace algunos años atrás, por decreto, se había considerado zona bacante a todo ese terreno del Borda, el Moyano, los talleres protegidos, la cárcel de Caseros, del Muñiz, la estación Buenos Aires, porque querían hacer un gran negocio inmobiliario. La Corporación del Sur es una empresa que existe todavía como tal, mixta de capital privado y público y entonces toda esa zona se la consideró vacante para que el estado pudiera expropiarse el terreno.
Macri saca a relucir un plan de salud mental, tomando un poco el imaginario social que está a favor de la desmanico-mialización, pero lo que propone son 10 manicomios más, pequeños, con tecnología de punta, con cámaras de seguridad y donde habría vidrios polarizados con alta seguridad. O sea, lo que hace es aggiornar el manicomio, no está virando justamente a esa mirada comunitaria social. Al mismo tiempo habla de crear casas de medio camino, cuando está demostrado que las casas de medio camino son un fracaso porque al albergar 20 o 25 personas se convierten en pequeños manicomios.
Ahora los gremios con el misnistro de salud sacaron un acta donde dicen que no se va cerrar los manicomios, pero siguen proponiendo las otras pautas: que se va a avanzar con la creación de estos pequeños manicomios.
El FAB está de acuerdo que hay que cerrar los manicomios porque no es un lugar de salud, ético ni digno. Lo que pasa es que la desmanicomializacion es un proceso largo que lleva muchos años, donde nosotros decimos que ese lugar se tiene que seguir reservando a la salud pública, tiene que convertirse en un hospital general y que el estado debe reemplazar el sistema de salud mental actual que está basado básicamente en el encierro, la exclusión y la violación de los derechos humanos por un dispositivo más humano, comunitario que está tácticamente en la prevención, atención e internaciones cortas en hospitales generales, con los pacientes viviendo con las familias en caso que los puedan sostener o sino en departamentos con grupos de 2 o 3 personas. Una atención ambulatoria que significa que los médicos y técnicos van hacia los pacientes y éstos hasta donde están los profesionales. Con cooperativas laborales.

En síntesis, podríamos decir que una política de desmanicomializacion tiene que ir a la inclusión social y la política de Macri va en otro sentido…

Esta política va al encierro, con tecnología de punta, pero la tecnología no suplanta lo humano. Esa política se ve en los cierres de los centro culturales, el cierre de ciertos proyectos sociales comunitarios, la falta de presupuesto a ciertas actividades comunitarias. Yo creo que es una política al mejor estilo menemista, como Reggan en EEUU o Tatcher en Inglatrerra, va más a eso, una política neoliberal donde van a priorizar todo lo privado.
Un manicomio es peor que una cárcel, porque en ellas vos cumplís una condena y salís, en el manicomio entrás y no sabés cuando te vas. ¿Cuantos compañeros murieron o siguen allí?. No tiene razón de ser. Desde donde se mire.

¿Qué plantea el Frente de Artistas del Borda?

La lucha del FAB es esto, es un proyecto horizontal donde creemos que el arte puede ayudar a esos procesos de desmani-comialización. Trotsky dijo alguna vez que si bien el arte no puede hacer la revolución, puede ayudar a la revolución, nosotros creemos que el FAB puede ayudar a revolucionar las estructuras manicomiales. Que es un reflejo de un sistema social, el manicomio responde a una estructura política, neoliberal, capitalista. Nosotros intentamos crear espacios de reflexión, organización y conciencia social, entre todos los que estamos en el frente y eso tiene una repercusión dentro del hospital y afuera también. Justamente la idea del libro era eso, la idea del festival es eso. El FAB a creado talleres. Los talleres se van abriendo a medida que los talleristas, que son los pacientes, los van exigiendo. Los coordinadores son artistas, no profesionales porque si nosotros queremos hacer un proceso de desmanico-mialización. Con el arte, el único que tiene todo el ABC de la formación del artista teórico y práctico, desde el proceso creador hasta llegar a una producción para luego mostrarla, es el artista.
Hacemos asambleas cada 15 días donde resolvemos todos los pacientes, colaboradores y coordinadores que hacer con las actividades del frente, donde presentarnos, si hay que cobrar o no cobrar, si hay que ir a la marcha o no ir, o sea, todo se discute y se resuelve. Esto le dio al frente un proyecto de desiciones horizontales, hay un equipo de coordinación que se elige anualmente en asambleas. Ese equipo no puede resolver nada por sí sólo, sino que lo único que hace es llevar a cabo lo que la asamblea resuelve. Intentamos hacer lo opuesto a lo que es una institución manicomial. Intentamos socializar el poder, las actividades, lograr el protagonismo en distintos momentos del Frente de Artistas. No importa si es paciente o no lo es.

Entrevistó: Sebastián Colman


Publicado

en

por

Etiquetas: