El campo volvió a las rutas

Spread the love

Apoyemos a los pequeños productores

Se interrumpieron las negociaciones de las entidades agrarias con el gobierno y el campo retornó al plan de lucha. El responsable de no haber llegado a un acuerdo global, es el gobierno. Cristina y sus funcionarios se negaron a brindar las soluciones exigidas por los pequeños productores y chacareros.

La única respuesta concreta que dieron fue mantener las provocaciones y amenazas de Moreno y otras autoridades hacia los mismos con los que estaban negociando.

Los representantes del campo anunciaron que van a realizar distintas acciones durante ocho días, sin interrumpir la producción ni cortar rutas. Luego volverán a debatir los pasos a seguir. Incluso alertaron sobre la posibilidad de marchar a Plaza de Mayo, aunque sin ponerle fecha a la acción.

Sin embargo, hay tanta bronca con la soberbia K y su modo de actuar que hay asambleas y autoconvocados, como los de Gualeguaychú que anunciaron cortes de ruta. Sólo el correr de los días irá demostrando la magnitud del nuevo choque.

La continuidad del conflicto volverá a tensar las posiciones. Al mismo tiempo muchos volverán a preguntarse qué hacer.

Nosotros volveremos a apoyar a los pequeños productores, a los chacareros y autoconvocados. Ellos son los verdaderos perjudicados con la política de los Kirchner hacia el campo.

Para todos los que tenían dudas, el último mes fue una “escuela” sobre los Kirchner, en la que quedó claro para millones de argentinos que Cristina y Néstor mienten, mienten y mienten.

Dijeron que su “gobierno popular” enfrentaba a la oligarquía terrateniente. En realidad es un gobierno para los ricos, las multinacionales, los pooles de siembra, a quienes favorece con la enorme concentración en manos de unos pocos. Por eso, se niegan a poner retenciones diferenciadas. Dijeron que eran los cortes de la opulencia. En realidad fueron los piquetes de pueblos enteros acompañando a los pequeños productores, chacareros y autoconvocados. Dijeron que el campo generó inflación y desabastecimiento. En realidad, ambos flagelos son provocados por los formadores de precios (empresarios amigos del gobierno), por la terquedad e incapacidad de Cristina para gobernar y por el agotamiento del modelo económico.

Dijeron que distribuyen la riqueza. En realidad, distribuyen subsidios a las empresas privatizadas y brindan grandes negociados empresariales. Por ejemplo, la inversión de millones de dólares en la construcción del faraónico tren bala, mientras no ponen un peso para que el pueblo deje de viajar como ganado o para reactivar la red ferroviaria nacional.

Aunque toda la población pudo constatar estos hechos, seguramente, van a volver las mentiras K, sus patotas y su soberbia. Por suerte, son cada vez menos los que le creen al gobierno.

Una vez más van a estar sectores de la oligarquía terrateniente y la Sociedad Rural. Pero esta presencia no debe confundirnos: el motor del reclamo van a seguir siendo los pequeños productores.

A los grandes hay que aplicarles mano dura: reforma agraria, altas retenciones e impuestos progresivos, liquidando la concentración. La salida para el conflicto pasa porque haya retenciones diferenciadas y regionalizadas, que sean coparticipables para que la recaudación vuelva al pueblo y no vaya a los bolsillos de la billetera K. Ya se percibe, incluso con humo o niebla, que la crisis estructural del país está latente y se manifiesta a cada rato con el agotamiento del modelo económico y político K.

Hay que apoyar con todas las fuerzas el reclamo de los pequeños productores y autoconvocados para que triunfen. Tenemos que unir todas las luchas de los trabajadores y el pueblo, contra la inflación, contra la soberbia K, por aumento de salarios y porque ganen los pequeños productores. Si ganan ellos, ganamos todos.


Publicado

en

por

Etiquetas: