El ojo avisor

Spread the love

Almagro, Almagro de mi vida!

Habla Kristina … mientras …
Por la parte de atrás de la canchita de Almagro avanza con un tremendo palo el “Sapo” Pellagatta (supuesto camionero), enfrenta el cerco de alambre … lo elude por un boquete … le sale al encuentro el “Ropero” Mancinelli (supuesto albañil) con un caño firmemente dominado y cascote en la mano izquierda … tira el “Sapo”, ataja el “Ropero”, pero claro, ataja con la mano y se le hace pelota; con la mano que le queda sana manda un certero cascotazo de baldosa que no pega en el “Sapo” porque rápido de reflejos, se agacha y la liga en plena rodilla el “Pitocho” Suárez (también supuesto camionero). Empate parcial: “Camioneros” (cuándo vieron un camión?) 1 ; “Albañiles” (cuándo vieron un andamio?) 1.
Kristina sigue hablando …
Rajando para el otro lado, camino a la estación de Caseros, el veterano “Indio” Cuevas le dice a su sobrino: “Es así Negro, se pudrió todo! No sé si no se acabó el peronismo, mirá lo que te digo! Así ya no se puede más, éstos son todos mafiosos, barras bravas de Quilmes, de La Plata, de Independiente, de Laferrere … NO HAY PUEBLO, NEGRO, no hay pueblo, no hay laburantes. Desde que el “Turco Ladrón de Anillaco” se hizo travesti con Alsogaray y vendió el país, no hay más peronistas de Perón y de Evita, ahora son todos mercenarios, de Cutro, de Otracehe, vienen sólo por la mandanga o por la guita. Hablando de eso, vos igual andá a devolver el gorrito de camioneros que te dan $ 100.- con eso algo morfamos unos días!”.
Kristina sigue hablando …
La escuchan unos señores “justicialistas” invitados, sentados en cómodas sillas de plástico distribuidas en la mitad del campo de juego de la canchita de Almagro, desde las únicas dos tribunitas ocupadas la aplauden los histéricos seguidores del ahora beato Luisito “Lexotanil” D’Elisa (con estas escenas, si Perón se levantara de la tumba, se vuelve a morir!!).
En el Barrio Saravia, en las afueras de Salta, Josefina, de 19 años, dos pibes, llora con sus gurises … “Cacho, buscá leche como sea, por favor, mirá los chicos”.
En Rosario sur, por el lado de Ayacucho, la abuela Marta Goularte hace magia y de sus manos salen y se multiplican las tortas fritas para los catorce integrantes de la familia, todos metidos en la misma casilla … no volverán a probar bocado hasta mañana de noche.
Por Onelli , muy al fondo, en Bariloche, donde el frío castiga, llega hasta los huesos y hace sonar los dientes de los chiquilines, Aimé Pilchuman le pide a su compañero: “salí a buscar leña como sea Antú, si no alguno no pasa la noche, escuchá cómo tose y los mocos que tiene la nena” … y ahí va Antú Ranquileo, desocupado, de noche, apretando los labios de bronca, con los pies mal abrigados metidos entre el barro y la nieve, puteando … no conoce Almagro, pero es su víctima.
Kristina ya no habla.

Haroldo Da Garoa


Publicado

en

por

Etiquetas: