Foro por la Segunda Independencia: el conflicto agrario y una necesidad

Spread the love

Por una nueva alternativa política

El martes 20 de mayo, en un Anfiteatro colmado de ATE-Capital, se realizó la Mesa Redonda organizada por el Foro de Debate por la Segunda independencia: “El Conflicto agrario y la situación nacional”. Los panelistas fueron: Vilma Ripoll en nombre del MST, Mario Cafiero (Soberanía Popular) quien denunció el rol de las transnacionales y grandes grupos en el campo. Ana Riviero, Del Movimiento Mujeres en Lucha, que explicó la profundidad de los debates en las asambleas y los nuevos sectores que quieren ir por todo y superar el debate de las retenciones. Roberto Molini, Senador de la Provincia de Bs.As. y dirigente de la Federación Agraria, que desarrolló la denuncia de los miles de productores quebrados y como hoy se expropia su producción. Y Otto Vargas (PCR), quien además de manifestar su apoyo a la lucha agraria convocó a confluir todas las luchas y a reagrupar fuerzas hacia una alternativa. Se convocó también a sumarse al acto junto a los chacareros el 25 en Rosario. Vilma se refirió al proceso de luchas en el campo, a las medidas que hacen falta. A la crisis y fracaso del modelo kirchnerista y a la necesidad de construir una nueva alternativa política unitaria. También a la importancia de mantener este espacio de convocatoria. A continuación, reproducimos su intervención en el evento.

El conflicto con el campo ha cambiado la situación del país y del gobierno. Un primer resultado es el debilitamiento de Cristina, que demostró ante la sociedad su soberbia, su negativa a dar respuesta a problemas reales y su proyecto de retorno al viejo PJ y a las patotas. La población ve y sufre problemas grandes y por eso tiene hoy sólo un 25% de apoyo. Hablan de diálogo y se pegan entre ellos en los actos. Hablan de distribuir la riqueza, pero la pobreza y miseria aumentan en nuestro país. Cristina no ha pasado su primera prueba y esto genera un cambio en la situación nacional. Porque venimos del Argentinazo y ese proceso sigue vivo. Por eso les preocupa tanto que los chacareros corten las rutas y hagan asambleas para decidir.
Comienzo con este breve marco, antes de opinar específicamente sobre el conflicto del campo, porque en los próximos meses habrá más luchas, más problemas económicos y sociales y debemos responder ante esta nueva realidad.

Concentran y perjudican a los chacareros

Yendo al tema del campo, vemos dos conclusiones importantes: el gobierno no era tan fuerte como se mostraba, y se demuestra que se le puede ganar. Hay un triunfo político de los chacareros, porque dejaron en evidencia que el gobierno miente y no da soluciones. Y se instalaron como el motor principal con sus tractorazos, cortes y asambleas democráticas para decidir todo. Por eso respetamos lo que decidan los auto convocados, y los acompañaremos el domingo en el acto en Rosario.
El gobierno ha mentido en toda la línea. Dijo que ataca a la oligarquía, pero la verdad es otra: desde el 2003 la favorece. Ha permitido una concentración tremenda de la tierra. Subsidió solamente a las grandes empresas como Cargill, La Serenísima o Sancor, y llevó a la quiebra a miles de pequeños tambos. Va de viaje por el mundo con Grobocopatel y con retenciones indiscriminadas los chacareros dejan de trabajar sus tierras, que pasan a manos de los grandes pooles. Permitió y alentó la privatización a manos de capitales extranjeros de empresas de carne, y a su vez no les cobra impuestos a la exportación para que ganen más.
Se desespera por recaudar a cualquier costo para cumplir con los compromisos internacionales de deuda y solventar los aprietes a dirigentes provinciales con su chequera.
No le queda más alternativa que cambiar su medida. Pero el campo necesita otras medidas mas profundas: Aplicar retenciones diferenciadas, regionalizadas y co participables, para que el dinero vuelva al campo y a las ciudades. Atacar la concentración de la tierra avanzando en una reforma agraria. Nacionalizar el comercio exterior si de verdadera queremos terminar con las millonarias ganancias de los grandes oligarcas. Y a esos mismos aplicarles impuestos progresivos a las ganancias.

Se evidencia el fracaso del modelo económico kirchnerista

Lejos de ser un “gobierno popular” este es el gobierno de la concentración económica en el campo, pero también en la industria; subsidia a las privatizadas; entrega el petróleo y deja en manos privadas, mayoritariamente extranjeras, nuestros recursos naturales. Y, como si esto fuera poco, defiende a Roca y Techint, Cristina le hace el trabajito a ellos para que en Venezuela no se re estatice SIDOR. La crisis es profunda y desnuda el fracaso del modelo económico y político. El descontento en el país no es sólo por la crisis con el campo. La gente está enojada por la inflación que crece, aunque sigan en el INDEC queriendo tapar la verdad. Los trabajadores luchan porque los salarios no alcanzan y quieren romper el techo salarial que pactó Moyano. Los que tienen pequeños ahorros temen una corrida bancaria. Los desocupados no ven perspectiva real de trabajo genuino. Los que vamos a los hospitales públicos sabemos del deterioro global de la salud. El modelo está en crisis y no da para más. Como tampoco va más el modelo político donde el matrimonio Kirchner y dos o tres más deciden sobre todo mientras el conjunto sufrimos las consecuencias.

Es necesario luchar por otro modelo económico y político

Creemos que es necesario construir un nuevo modelo económico y político. No puede ser que mientras en el continente avanzan procesos de recuperación de recursos estratégicos y naturales como el petróleo o el gas, acá se continúe regalando el petróleo o nos quieran meter un tren bala mientras subsidian a las concesionarias del tren y nosotros viajamos peor que hace 50 años. Hasta en Paraguay se viven cambios políticos y se habla de reforma agraria. Tenemos que plantear con fuerza otro modelo, confrontar con el actual pero levantar otras propuestas alternativas. A los sectores que están luchando tenemos que apoyarlos y decirles que se puede construir otro modelo económico y político. Que se plantee la re estatización del petróleo, de los trenes, de la minería, para que todo pase a estar al servicio de las necesidades populares. Un modelo que se juegue a parar la inflación y a subir los salarios. Que se sume a la ola de cambios del continente y defienda los procesos de Venezuela, Bolivia y Ecuador ante un ataque de EEUU. Y que rompa con la dependencia a los organismos internacionales como el BID o el FMI.  En resumen, hace falta un modelo donde los trabajadores y el pueblo sean los protagonistas y los beneficiados.

En la izquierda se han abierto también nuevos debates

Sepan que en la izquierda también hay debates. Algunos se han pasado a las filas del kirchnerismo, como el PC, abandonando un proyecto de izquierda. Otro sector, que refleja un proyecto sectario, se ha negado en esta crisis a pelear  y apoyar a los chacareros. Dicen que ni unos ni otros, nosotros no creemos en eso, para un cambio profundo o revolucionario es necesario disputar a los sectores medios del campo y la ciudad. Tanto el gobierno que los acusa de oligarcas como los sectarios que no los apoyan en los hechos le regalan estos sectores a  la derecha. Nosotros somos parte de un proyecto de Nueva Izquierda, unitario y que se construya junto a millones. Por eso estamos apoyando a estos sectores en lucha pero a la vez dispuestos a confluir en ese camino con otras corrientes políticas y sociales, para debatir, para intercambiar propuestas.

Hay que cambiar

Se avecinan grandes desafíos para todos nosotros. Son momentos de responsabilidad. Estamos convencidos que para lograr cambios importantes en el país a favor del pueblo, es necesario estar junto a todas las luchas que recorren el país. Pero también que comencemos a construir una nueva y grande alternativa política. Amplia, unitaria, un movimiento político y social alejado del oportunismo de los que siguen al gobierno. Y también del sectarismo de los que no quieren lograr cambios juntos a millones.
Este Foro puede jugar un rol para esta necesidad. Millones de trabajadores, de jóvenes, de sectores medios buscan y necesitan un nuevo proyecto en el cual creer y al cual sumarse. Y eso lo podemos construir si nos lo proponemos, si sabemos trabajar en unidad, poniendo por delante los acuerdos y debatiendo tranquilos las diferencias. Estamos a días de un nuevo 25 de mayo. El mejor homenaje que podemos hacer, es que todos nosotros, y también otros compañeros como Proyecto Sur de Solanas y Lozano, junto a sectores de la CTA como De Genaro, Macalusse, comencemos a construir entre todos un proyecto político unitario que luche por la independencia del país y por solucionar los problemas de los trabajadores y el pueblo. Estamos en un gran momento, podemos hacerlo, pero hace falta que nos vayamos encontrando y avanzando. Nosotros ponemos todas nuestras fuerzas para intentarlo y esperamos sinceramente que todos seamos parte de esta construcción necesaria y urgente.


Publicado

en

por

Etiquetas: