Vilma Ripoll

Spread the love

«Por una nueva alternativa política»

“La clase obrera y los pueblos pelean en todo el mundo, como el heroico pueblo pales-tino. El pueblo haitíano y otros se movilizan para contra el hambre que es uno de los grandes males del capitalismo.
En América Latina soplan vientos de cambio. En Bolivia miles de campesinos e indígenas enfrentan el separatismo y Evo Morales estatizó petroleras y telefónicas. En Paraguay se terminó con 61 años del Partido Colorado en el poder. Y tenemos el ejemplo del pueblo venezolano y los obreros de SIDOR, que lograron reestatizar su empresa, darle un golpe a la transnacional de Techint y a la burocracia. Así abrieron las puertas a la profundización de la revolución bolivariana.
¡Estamos orgullosos de la presencia de uno de sus dirigentes, al compañero Elio Sayago, también integrante de Marea Socialista!
En nuestro país también hay enormes ejemplos de lucha. Así los reflejaron las palabras de los docentes del sur, de nuestro compañero Segovia del Subte, de los obreros de DANA y ferroviarios.
Surgen nuevos dirigentes que quieren poner de pie nuevos sindicatos democráticos, para que las bases participen y decidan como avanzar en cada lucha. Lo opuesto al accionar de la burocracia sindical.
Saludamos a los pequeños productores que luchan contra Cristina en el campo. Han dado un gran ejemplo, organizando asambleas autoconvocadas en cada ruta del país. Cristina nos quiso hacer creer que lucha contra la oligarquía, pero es otra de sus mentiras. Este gobierno favorece la concentración y subsidia a las grandes empresas como Cargill, Mastellone o Sancor, mientras cierran los pequeños tambos y los productores más chicos no pueden trabajar sus tierras.
A los grandes pooles y la oligarquía hay que aplicarles la reforma agraria, más retenciones e impuestos progresivos a las ganancias, hay que nacionalizar el comercio exterior ¡Son las medidas que tomaría un gobierno verdaderamente popular!
Los Kirchner están fracasando. Ni su cortina de humo, puede ocultar que son incapaces de dar una solución de fondo a los problemas del campo. No paran la inflación, los salarios no alcanzan, y las familias no pueden comprar carne en el país de las vacas.
Eso sí: a los que luchan les mandan las patotas. ¡Esa es la verdadera cara del gobierno de Cristina!
El doble discurso presenta una sola realidad: gobiernan para los de arriba y no distribuyen nada para abajo. Recaudan para pagar la deuda, mientras crece la pobreza. Por eso, todo el plan económico está cuestionado y cayó el ministro de economía. Hay cada vez más pobreza y se llenan los bolsillos los mismos de siempre. ¡Por todo eso pierden apoyo popular que hasta sus propias encuestas reconocen!
Estamos ante el desafío de luchar por otro modelo económico y político, que rompa con la dependencia, recupere el petróleo y los trenes, que deje arrodillarse ante el Club de París y el FMI, que pare la inflación, poniendo precios máximos, eliminando el IVA de los productos de primera necesidad y otorgando un inmediato aumento de salarios. Y hacen falta cambios políticos: basta de un país donde Cristina, Néstor y cuatro o cinco más deciden todo sin consultar a las grandes mayorías. Necesitamos un nuevo modelo político y una Asamblea Constituyente, como hacen otros países del continente, que debata y decida junto al pueblo qué hacer con todos los aspectos políticos, económicos y sociales, para construir otro país sin dependencia en el camino de un proyecto socialista.
La oposición no puede ser la derecha de Macri y ni Carrió con sus propuestas limitadas.
Las diferencias con otras organizaciones de izquierda, que rechazan la conformación de una nueva alternativa política unitaria, amplia y masiva y mantienen un rumbo sectario se vienen manifestando cotidianamente y, lamentablemente, nos distancian cada vez más. Una expresión de ello fue la realización de distintos actos.
Como primera fuerza política de la izquierda en las últimas elecciones, el MST y la Nueva Izquierda tenemos una gran responsabilidad. Y la asumimos. Por eso hacemos una propuesta al servicio de los trabajadores y el pueblo, los jóvenes y los sectores golpeados de la clase media: construir una herramienta política nueva, amplia. Un movimiento que luche por conquistar un modelo de país sin ataduras a los EE.UU. y a los poderosos. Se lo proponemos al compañero Solanas, a Lozano y a todo el Proyecto Sur, a Macalusse y a los disidentes del ARI. A todos los dirigentes obreros y populares del país, a los que simpatizan y votan por la izquierda, a los dirigentes que no quieran seguir con el sectarismo. Vamos a debatir, vamos a poner por delante los acuerdos Tenemos muchos desafíos y peleas por delante. Una de las fundamentales es seguir exigiendo justicia por el asesinato de nuestro compañero Lázaro. Por eso, queremos invitar a todos los presentes a que las demos en común y a sumarse a construir con nosotros el MST y la Nueva Izquierda que hace falta”


Publicado

en

por

Etiquetas: