Macri no soluciona ni un problema

Spread the love

Escuelas sin gas y en estado deplorable

Lejos de cumplir con cualquier promesa, el gobierno de Macri está haciendo agua por todos lados. En educación, sus políticas no sólo generan bronca y rechazo por lo represivas, sino también por su ineficiencia para solucionar cuestiones básicas. La falta de gas y los problemas edilicios están haciendo que centenares de chicos sufran el tremendo frío que hace, sin poder concentrarse en sus estudios.

EEn cinco meses y medio de gobierno, lo único que hizo Macri fue pintar y revocar algunos edificios que, seguramente, tendrán que volver a romper para arreglar las tuberías de gas. Es que ya que se detectaron 110 establecimientos en donde había cortes de gas. O sea, ¡el 16% de las escuelas de la Ciudad! Algo denunciado por el ombudsman porteño ya el 4 de marzo y las soluciones llegaron sólo a 41 establecimientos…
Lo más grave es que pese a que Macri aceptó que el 60% de las escuelas porteñas tiene inconvenientes serios de infraestructura, dijo que no piensa solucionarlos hasta el 2009. Lo inconcebible es que en el primer trimestre del año sólo se ejecutó el 0,5% del presupuesto de Educación destinado a construcciones sobre un total de $ 440 millones. Y cuando el presupuesto 2008 de Capital es de $ 12.000 millones ¿Por qué no soluciona Macri este drama entonces? O bien no le interesa o, lo que es más probable, espera arreglar con alguna constructora amiga para hacer el negocio.
Pero no sólo de frío sufren las escuelas. Siguen existiendo graves problemas edilicios que no se solucionan: como las goteras, el hacinamiento y los techos que se caen. En el sur, las escuelas tienen de promedio 40 alumnos por grado y las quejas no son atendidas. En ese sentido, el Joaquín V. González, un profesorado que no da a vasto con su población, se mudará a un edificio que no cumple con las normas mínimas de seguridad.
Ante esto, centenares de estudiantes han salido a reclamar haciendo cortes de calle y sentadas como los Normales 7 y 8, el Lenguas Vivas, el Liceo 1 o el Comercial 19. Y este miércoles 4, cerca de 1000 alumnos de unos 25 colegios protagonizaron una incipiente rebelión ante estos problemas con “la marcha de las frazadas” al Palacio Pizzurno y el gobierno porteño. Pero el macrismo y el gobierno K hacen oídos sordos, rogando que pasen el frío y los reclamos…
Es necesario apoyar desde cada escuela estos conflictos, convocar a una reunión unificada, partiendo de las convocatorias que realizan gremios como Ademys o las resoluciones del cuerpo de delegados de UTE para que estén al servicio de unificar a todos los establecimientos afectados, coordinando una nueva y masiva acción común. Reclamando en la emergencia que se instalen estufas hasta lograr el inicio y conclusión efectiva de las obras.
Unificando este reclamo de los estudiantes con el de los docentes por una recomposición salarial, comprometiendo a los sindicatos en una lucha por más presupuesto para educación. La plata está -en la recaudación creciente de la Ciudad- para permitir refaccionar y construir nuevas aulas y edificios, mejorando también los salarios de los docentes devorados por la inflación.


Publicado

en

por

Etiquetas: