Choferes cerealeros

Spread the love

Otro actor en pugna

Los transportistas cerealeros desarrollan su actividad trasladando las cosechas del campo hasta los acopios y los puertos desde dónde se exporta la mercadería.
Las decisiones atinentes a la lucha tomadas por las cuatro entidades agropecuarias fueron marcando las posibilidades de trabajo de los chóferes. Más allá de las treguas y los levantamientos parciales de las medidas, se podría decir que hace 100 días que los camiones no tienen cargas para trasladar ante el cese de la comercialización de granos.
Los empresarios del transporte empezaron a preocuparse al ver disminuir sus ganancias. Pero los más perjudicados son los chóferes, ya que la falta de trabajo trae aparejado como consecuencia que no tengan ni un peso para alimentar a sus familias.
Fueron estos chóferes en situación desesperante los que desde los primeros días de junio impusieron el paro y los cortes de ruta a los que llamó la Confederación Argentina de Transporte Automotor de Cargas (CATAC), exigiendo que haya negociaciones para resolver el conflicto y trabajo.
Reflejando la heterogeneidad en el sector transportista, hay varias organizaciones separadas, nacionales y provinciales que toman distintas actitudes. Una de ellas es la Federación Argentina de Entidades Empresarias de Autotransporte de Cargas (FADEEAC) que, junto a Moyano, oficia de vocera del gobierno en el conflicto.
Al inicio de las medidas hubo momentos de gran confusión ya que mientras los chacareros tomaban como modalidad pararse al costado de la ruta, los camioneros la cortaban. Esto motivó algunos violentos enfrentamientos entre ambos.
También hay disputas entre los chóferes cerealeros y los que transportan alimentos, combustible y otros insumos que quieren romper los bloqueos a toda costa. Por supuesto, no faltan los provocadores directamente enviados por el gobierno.
En algunas localidades los chóferes hicieron sus asambleas, se autoconvocaron y se sumaron a las acciones decididas en asamblea por los pequeños productores y autoconvocados del campo, incorporando sus propios reclamos. Es un gran ejemplo a seguir.
Los piquetes de camiones tomaron un gran impulso, llegando a 200 bloqueos que demuestran la desesperación y la bronca por la situación que incluso obligó a muchos chóferes a pasar el día del padre en la ruta y alejados de sus hijos.
La situación es compleja y disímil en cada localidad o bloqueo. Sin embargo, hay un común denominador por el momento angustiante de los chóferes, los pequeños productores y la población; hay un responsable por el desabastecimiento, el encarecimiento de los productos alimenticios, ese responsable es el gobierno, que con su soberbia y terquedad está empujando el país hacia el abismo.
La salida pasa por la unidad de todos los chóferes con el reclamo de los pequeños productores y autoconvocados hasta torcerle el brazo a los Kirchner. La unidad es el camino para todas las víctimas de la política gubernamental.
Las patronales del transporte no se pueden lavar las manos. Esos explotadores que hacen fortunas a costa de imponer ritmos de trabajo esclavos a sus chóferes, deben asumir el pago de los salarios y de todos los costos que ocasione la situación de los trabajadores.

Rubén Tzanoff


Publicado

en

por

Etiquetas: