¡Abajo la vergonzosa “Directiva Retorno”!

Spread the love

La Unión Europea, contra los inmigrantes

La Unión Europea aprobó una nueva ley contra los inmigrantes: la “Directiva Retorno”. Incluye duras penas de prisión, expulsión de menores y prohibición de volver al Viejo Continente por cinco años. El capitalismo imperialista europeo vuelve a mostrar así su verdadero rostro de colonialismo, discriminación y xenofobia. En nuestro continente, Hugo Chávez, Evo Morales y hasta la OEA rechazan la ley, mientras en Europa lo hacen las organizaciones de inmigrantes, de derechos humanos y la izquierda.

El 17 de junio, el Parlamento de la Unión Europea (UE) votó por mayoría la llamada Directiva Retorno. Hubo 367 votos a favor, 206 en contra y 109 abstenciones. Además de la derecha, entre los que votaron a favor hubo 34 diputados “socialistas”, incluidos los del PSOE español.
Según la flamante ley, «cada Estado debe aprobar un período de detención que no exceda de seis meses» para los inmigrantes indocumentados que no quieran irse por voluntad propia. Pero puede extenderse hasta 18 meses, o sea un año y medio, si el inmigrante “no coopera en los trámites para su expulsión”. Hasta ahora, ese plazo era de 30 días en Francia, 40 días en España o sin límites en Gran Bretaña.
La nueva ley también establece una prohibición de cinco años para volver a cualquier país de la UE, lo que puede ampliarse si se considera al expulsado “un riesgo para la seguridad pública o la seguridad nacional”. Para colmo, por primera vez se permitirá detener y expulsar a menores de edad, aun sin la presencia de sus padres.
Con esto, la UE viola principios esenciales de cualquier Estado de derecho. En democracia, una persona -nacional o no- sólo puede ser recluida por resolución judicial basada en un código legal, mediante un juicio que pruebe que se cometió un delito. Ahora, sin decisión judicial obligatoria y previa, retroactivamente considerarán un delito lo que era una infracción administrativa.
Esta ofensiva es parte de un ajuste más global del imperialismo europeo, que también jaquea las conquistas de sus propias clases trabajadoras. El pasado 10 de junio, por ejemplo, los ministros de Trabajo de la UE votaron otra directiva por la cual se podrá ampliar la actual semana laboral de 48 horas a 60 y hasta 65.

Ejemplos de “democracia” europea

En los 25 países miembros de la UE hay 174 centros de detención temporaria de inmigrantes, muchos en condiciones inhumanas y de hacinamiento.
En 2005, ante la presión interna y externa, España regularizó a 600.000 inmigrantes sin papeles. Pero ahora, aunque necesita mano de obra, el gobierno “socialista” pone mano dura. Vergonzosamente, sus diputados aprobaron la Directiva Retorno. El presidente José Luis Zapatero la valoró como “progresista” y busca acordar con el gobierno francés la policía de fronteras.
En Francia, el domingo 22, tras la muerte de un preso tunecino, hubo un incendio en el mayor centro de reclusión de inmigrantes, en Vincennes, donde hay 249 detenidos. El ministro de la Identidad Nacional festejó que en 2007 hubo 28.000 expulsados a la frontera y bajó el número de extranjeros atendidos en la salud pública. Incluso dos sindicatos policiales denunciaron la presión del gobierno para subir la cifra de detenciones. En la cumbre europea de ministros del Interior, el 7 y 8 de julio en Cannes, Francia propondrá un pacto para prohibir nuevas regularizaciones de inmigrantes.
Gran Bretaña integra la Unión Europea, pero no está obligada a aplicar esta nueva directiva porque no adhirió al llamado Acuerdo de Schengen previo sobre migración interna. Pero tienen una ley “antiterrorista” por la cual la policía puede detener hasta 42 días a cualquiera que sea considerada “sospechoso de terrorismo”. En general, los detenidos son inmigrantes de países árabes.
En Alemania, donde actúan grupos nazis violentos y xenófobos, entre otras medidas restrictivas el gobierno aplicará desde setiembre un exigente test de historia alemana a todo inmigrante mayor de 16 años que se quiera nacionalizar. Según parece, muchos alemanes no serían capaces de aprobarlo…
En Italia, el gobierno del derechista Silvio Berlusconi y la Liga Norte son la máxima expresión de esta política anti inmi-grantes. Impulsan una reforma penal que por primera vez considera a la inmigración ilegal un delito castigado con hasta cuatro años de prisión. Asimismo, ordenaron expulsar a los gitanos que vienen de Rumania y autorizaron a patrullas militares a coordinar con la policía el control de la inseguridad.

El “olvido” de la historia

Durante el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, los países del continente americano recibimos con los brazos abiertos a millones de inmigrantes de Europa. Venían escapando del hambre y las guerras en sus países de origen. A la Argentina vinieron muchos españoles e italianos, pero también de otras naciones. Todos ellos fueron integrados como ciudadanos de nuestro país, con plena igualdad de derechos.
En Europa, en cambio, los países imperialistas aplicaron políticas diferentes según su conveniencia económica. Por décadas alentaron la entrada de inmigrantes para usarlos como competencia de los trabajadores locales y así frenar los salarios y condiciones laborales de éstos. Después de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, hubo una masiva emigración de españoles y turcos a Alemania. Cuando los necesitó, Europa permitió también entrar inmigrantes de América Latina y otros continentes.
Durante siglos, las potencias europeas se enriquecieron gracias al saqueo y la esclavitud de sus colonias en América Latina, Asia y África. Hoy lo siguen haciendo a través de las multinacionales y bancos, la deuda externa y hasta invasiones militares como en Irak. La causa central de las migraciones son el hambre y las guerras, provocadas por ese mismo imperialismo europeo o yanqui. Por eso, como salida de fondo, luchamos por abolir el sistema capitalista imperialista y construir una sociedad socialista y un mundo sin fronteras, con igualdad de derechos para todos.
Cada año, miles de emigrantes intentan cruzar a Europa desde el norte de África en precarias barcas, que a menudo se hunden en el mar causando cientos de muertos. Por ejemplo en 2007 España recibió 7.662 pedidos de asilo y sólo aceptó 204. Entre los solicitantes había casi 2.500 de Colombia y 1.600 de Irak…
A los inmigrantes, además de explotar su situación precaria, los gobiernos europeos los usan como chivo expiatorio para culparlos de “venir a robar el trabajo” de los nativos. Es el mismo discurso discriminatorio que a veces oímos aquí en nuestro país contra compañeros bolivianos, paraguayos, peruanos o chilenos. Miles vienen a buscar un futuro mejor para ellos y sus familias, tal como miles de argentinos se van a Europa o Estados Unidos. Y cuando ya no se los precisa más, se los echa como a perros.
El filósofo español Fernando Savater, que está lejos de ser de izquierda, lo reconoce así: “Los inmigrantes fueron exprimidos cuando producían beneficios de los que apenas disfrutaban y ahora que llega la crisis económica nos los sacudimos de encima sin miramientos”

Un rechazo generalizado

La Directiva Retorno generó un vasto repudio. En América Latina, salieron al cruce los presidentes de Venezuela, Bolivia y Ecuador. Chávez amenazó con suspender los envíos de petróleo a Europa. Evo Morales pedirá visa a quienes vengan de Europa. Rafael Correa denunció “la globalización que busca mayor movilidad de las mercaderías y los capitales, pero no de los seres humanos”.
Más suave, la Organización de Estados Americanos votó el jueves 26 una resolución de sus 34 miembros señalando su “preocupación por las leyes y medidas adoptadas por algunos Estados que pueden restringir los derechos humanos y libertades fundamentales de los migrantes”. La OEA enviará una misión a la Unión Europea. Lula criticó “el viento frío de la xenofobia” y la Cancillería argentina dijo que “migrar no es un delito”. El Parlasur, el Grupo de Río y el Grupo Andino se expresaron en igual sentido, así como la 35ª Cumbre de presidentes del Mercosur reunida estos días en Tucumán.
No obstante, con declaraciones no alcanza. En España, el 20 de junio marcharon miles en Madrid, Barcelona, Valencia, Tenerife y otras ciudades. El titular del Casal Argentino en Barcelona, Diego Arcos, afirmó:“Es necesario formar una plataforma amplia, con asociaciones de toda Europa, para defender el derecho a migrar”.
Tenemos que unir fuerzas en una campaña de denuncia y movilización en nuestro país, en América Latina y en todo el mundo para que se oiga bien fuerte el repudio: ¡Abajo la directiva de la vergüenza! ¡Regularización de todos los inmigrantes!

Algunas cifras

* Según la Comisión Europea, hoy residen en ese continente unos ocho millones de inmigrantes no regularizados.

* Se estima que a la Unión Europea entran por año entre uno y dos millones de inmigrantes. En su mayor parte provienen de Ecuador, Perú y Bolivia.

* En el primer semestre de 2007 fueron arrestados unos 200.000 inmigrantes en situación ilegal. De ellos, casi la mitad fueron expulsados.

El caso de Estados Unidos

La mayor potencia imperialista del mundo, Norteamérica, también persigue a los inmigrantes. Los gobiernos hacen la vista gorda cuando su economía requiere mano de obra barata y se endurecen cuando hay crisis.
Se calcula que en los EE.UU. hay 12 millones de inmigrantes sin papeles. Cada año entran unos 400.000, el 50% desde México. A los controles en esa frontera, desde 1994 el gobierno yanqui le sumó la construcción de un Muro reforzado y super vigilado. Desde entonces, el cruce por zonas peligrosas como el desierto de Arizona se cobró la vida de más de 3.500 inmigrantes. La cuestión no variará con el nuevo presidente. El candidato republicano, John McCain, dijo: “Tenemos que dar seguridad a nuestras fronteras; ése es el mensaje y mi gran prioridad ayer, hoy y mañana”. El candidato demócrata, Barack Obama, coincidió: “El muro no es la única solución. Lo más importante para nosotros es tener mejores patrulleros y mejor vigilancia”.
Desde el año 2000 los inmigrantes realizan importantes manifestaciones y paros cada 1º de Mayo, día que en los Estados Unidos es hábil. La posibilidad de cambios depende de esta lucha, cuya vanguardia son los latinos, más el apoyo de sus pueblos de origen y el respeto que logren entre los trabajadores y estudiantes norteamericanos.


Publicado

en

por

Etiquetas: