«Para los pueblos significa la vida»

Spread the love

En medio del conflicto agropecuario, y mientras en el Congreso se discute el destino de las retenciones, entrevistamos a Diego Marchessotti y Luís María Catalano, pequeños productores agropecuarios de la ciudad bonaerense de 25 de Mayo, que fueron un puntal de la carpa verde y trajeron al toro «Alfredito». Transcribimos algunos extractos de la charla.

¿Cómo comenzaron a organizarse?

Nosotros somos productores autoconvocados de la ciudad de 25 de Mayo que después del 11 de marzo empezamos a comunicarnos unos con otros para juntarnos en el cruce de las rutas 51 y 46, dos rutas provinciales que están en 25 de Mayo. La rotonda queda más o menos a unos diez u once kilómetros de la ciudad. Ahí nos hicimos presentes con una casilla y gomas para quemar sin saber lo que era realmente un piquete.
Sabíamos efectivamente que la medida nos iba a pegar duro, porque cuando subió del 27 al 35% nos pusimos a analizar lo que eso significaba en nuestros costos. No fue el detonante el 35%. Pero luego cuando llegó al 44% y las famosas retenciones móviles, y al dejarnos influir sanamente -por decirlo de alguna manera- por técnicos que nos explicaron cómo era este tema, nos encontramos un montón de productores llamándonos autoconvocados a la vera de la ruta.

¿Cómo decidieron venir al Congreso?

Bueno, el tema de la carpa surgió de una asamblea que se hizo en 9 de Julio, una asamblea de autoconvocados. En esa asamblea estaban representadas unas 45 ó 50 localidades. En otras asambleas hubo hasta 80 ó 100 localidades. En Junín hubo 110 localidades y después se decidió dividir en dos asambleas, una del norte y otra del centro y el sur de la Provincia de Buenos Aires. En la última se decidió levantar los cortes y venir al Congreso, no a presionar a los legisladores sino a informarlos e intercambiar ideas con la gente de la Capital. Y nos armamos para venir.
Es un tema de convicción, nosotros tenemos que estar presentes. Esto es histórico. Vinimos a hacer docencia, a compartir y a ser parte de la historia de este momento. Muchos están dejando familias, chicos, se atrasa el trabajo… No es fácil, hay que venir acá, no es sólo un día, no sabemos cuando nos vamos, algunos estuvimos yendo y viniendo. A pesar de todo eso vamos a estar y no vamos a aflojar.

¿Qué es ese atril, al que se acerca mucha gente?

Ese atril es una hoja de trabajo. Es lo que hacemos en una agenda, para comenzar a laburar, una siembra de soja en este caso. Ahí esta agrandada para que la vea y la entienda toda la gente. Son los costos que tenemos. Con eso queremos demostrar que no existen las rentas extraordinarias, que sólo podrían darse en un año espectacular, con factor climático a favor y altos precios internacionales. Este año se dio sólo el marco de precios internacionales. En nuestra zona hubo una seca espectacular por lo que la soja de segunda dio sólo 800 kilos y la soja de primera unos 2.500 o 2.600. Eso lleva a una renta negativa, no extraordinaria.

¿Cómo sigue el conflicto para ustedes?

Creo que para los diputados del Frente para la Victoria es el momento para despegarse de papá Kirchner y de tirar para el pueblo y para quienes los votaron. Más los diputados de las provincias, que si llegan a ir a sus provincias se van a dar cuenta qué es lo que tienen que votar.
No sé si pueden estar «a favor o en contra» de las retenciones. Esto no puede ser a libro cerrado: lo tienen que abrir y discutir. El campo está a favor de las retenciones. Somos concientes que tiene que haber retenciones. El tema es ponerse de acuerdo con la alícuota.
Todos hablan de la redistribución de la riqueza, y que pasa a las provincias, y que de las provincias pasa a los pueblos, pero resulta que nosotros terminamos haciendo las cooperadoras para el hospital, para los dispensa rios de barrio que ustedes los conocen bien. Mi vieja trabaja en un dispensario desde hace 20 años, que es la salita de primeros auxilios, con un médico, algo de remedios y algo de libros, y dan un mate cocido. Eso lo terminamos pagando todo el barrio de a dos pesos, porque si no no se puede pintar, o para poner una estufa a kerosén o juntando plata para comprar algo para el hospital. Queremos que llegue la plata a la gente que precisa, a los más humildes. Eso es básico y no llega. No nos van a hacer creer que va a llegar ahora.
No es demagogia, pero que llegue a los que necesitan sin una burocracia estatal que se queda con más de lo que el campo aporta. En 25 de Mayo, en concepto de retenciones, están viniendo 300 millones de pesos y la Provincia en coparticipación le está dando a 25 de Mayo 19 millones lo que hace un presupuesto total de 32. Se llega a los 32 por impuestos inmobiliarios del partido. Nosotros no decimos que nos den todo, pero imagínate que si a nosotros nos dan el 10% de lo que nosotros mandamos para acá es un presupuesto más.
Son 425 mil hectáreas el partido, es muy grande. Sería bueno que vuelva una parte importante para sanear todos los problemas de nuestra ciudad.

Por último, queremos preguntarles qué opinan de que se levante la carpa verde…

De este conflicto siempre pensé lo mismo: que las cuatro entidades que nos representan no estaban a la altura de las circunstancias. No están preparadas para llevar adelante este conflicto, no son entidades gremiales que están capacitadas para un conflicto de esta naturaleza, de 120 días de duración.
La carpa estaba en manos de chicos de la universidad que pusieron todo lo que tienen que poner para mantenerla… pero no les alcanza. Esto debería haber estado respaldado por las cuatro entidades y hacerse cargo. Lo que hicieron es tener a un caballito de batalla que son los autoconvocados, una herramienta de presión extraordinaria que no la bancaron ellos. A los cortes de ruta los bancaron los autoconvocados. Ellas iban a las reuniones con la presidenta o el jefe de gabinete y presionaban con que seguían los cortes. Pero no los bancaron ellos ni eran ellos los que cortaban…

Entrevistó: María Damasseno,
Presidenta de la FUBA


Publicado

en

por

Etiquetas: