Santa Cruz

Spread the love

En ADOSAC, se consolida la Lila

El último mes fue de intensa actividad en nuestro sector docente. Tuvimos como prioridad organizar la lucha contra el impuesto al salario, que rechazamos desde todo punto de vista. Dimos un paso muy significativo al imponer la exención del impuesto de la DGI a items fundamentales de nuestra estructura salarial. También el pasado 10 de junio hubo elecciones para renovar la representación docente en las Juntas de Clasificación de los distintos niveles: Inicial, Primaria y Polimodal. La Lila se consolida como corriente hegemónica a nivel provincial.

El desafío de combatir el impuesto al trabajo es una parada muy importante que nos planteamos. En nuestra provincia, la primera rebelión contra este saqueo al bolsillo del trabajador se produjo en Las Heras con la lucha de petroleros y obreros de UOCRA, allá por el 2006. Esa pelea colocó en el debate nacional la cuestión de fondo: ¿los trabajadores tenemos que pagar por trabajar? Más allá de que la muerte del policía Sayago le permitió al régimen en la provincia cambiar el eje de atención y reprimir en aquel momento, el gobierno nacional se vio forzado a tener que elevar el piso salarial para calcular los descuentos, lo cual redundó en beneficio de medio millón de trabajadores.
Con ese antecedente y experiencia acumulada por ese sector hermano de trabajadores, los docentes de la ADOSAC decidimos recoger el guante y organizar la pelea por la total y definitiva eliminación del impuesto a nuestros sueldos.

Otra vez hubo dos concepciones y la realidad dijo la última palabra

El modelo sindical democrático desde las bases que se practica en la ADOSAC permite que cada tema se discuta de forma abierta con el conjunto de la docencia. Y el impuesto de la DGI no fue la excepción. Y una vez más se debatieron concepciones y métodos, visiones y miradas distintas sobre cómo avanzar hacia la perspectiva señalada como norte por nuestra organización.
Un sector de la oposición, bastante minoritario, planteaba que el único avance posible era la eliminación total del impuesto. Por eso, cuando se forzó la firma de un acta-compromiso de parte del gobierno para eximir de los brutales descuentos a items del salario pusieron el grito en el cielo, volviendo a lo mismo del 2007: vociferar que “una vez más, esta conducción vacilante nos llama a confiar en el gobierno”. Una falacia completa.
Desde la Lila que conduce la ADOSAC se adoptó la posición de confiar en nuestras propias fuerzas trasladando al gobierno la presión de que, si no cumplía con el acta, iba a desencadenar medidas de fuerza de la docencia.
Con los recibos de sueldo en la mano, podemos decir que no nos equivocamos: ¡logramos evitar descuentos de hasta miles de pesos en cientos de compañeros! Un paso adelante indudable y otra lección de táctica sindical.

Claro triunfo electoral

Las Juntas de Clasificación confeccionan los listados públicos que meritúan el orden en que cada docente tiene prioridad para tomar los cargos vacantes. Los docentes tenemos 3 representantes en cada junta de 5 miembros (los otros dos los pone el gobierno). El pasado mes de junio, en estas elecciones, la lista Lila logró un contundente triunfo provincial con más del 50 % por sobre las otras listas de la oposición. Lo nuevo es que ni sumando los votos de las listas Azul y Rosa logran superar el volumen de la Lila. Es de destacar la superación del techo histórico de votos para esta conducción en el plano provincial y el crecimiento notable en algunas zonas, especialmente en Río Gallegos, donde la Lila creció muy notoriamente.
En el terreno electoral, miles de docentes ratificaron su voto de confianza al proyecto Lila que se consolida como mayoría en la ADOSAC.

Mariano Rosa – Río Gallegos

Ver notas

Docentes de Entre Ríos: El 26, ganó la 26

Chaco: Ratifican paro de 48 hs

SUTEBA: por salario y presupuesto El 11 marchemos a La Plata

Elecciones docentes de ATEP Tucumán: Escandaloso fraude electoral


Publicado

en

por

Etiquetas: