Córdoba – Juicio a Menéndez

Spread the love

Para garantizar la condena: todos a Tribunales Federales el día de la lectura de sentencia

Con los alegatos de la defensa va llegando a su fin el juicio del genocida Menéndez y su patota, por los secuestros, tortura y asesinato -fraguado como enfrentamiento- de los militantes del PRT Hilda Flora Palacios, Humberto Horacio Brandalisis, Carlos Laja y Raúl Cardozo.

Además de ser el primero en la Ciudad de Córdoba luego de la anulación de las leyes de impunidad, este juicio representa un verdadero hecho de alcance nacional. La importancia del genocida Menéndez en el esquema de horror y muerte de la última dictadura militar, su actitud provocadora y soberbia reflejan que estamos ante un hecho histórico.
En estos más de cuarenta días, decenas de hechos han quedado para reseñar y comentar. Pasaron los valientes y dolorosos testimonios de la victimas, con sus recuerdos del horror resguardados por 30 años, con la certeza que su dolor hecho testimonio sería la prueba contundente para encarcelar a los cobardes. Paso el impresionante testimonio de un gendarme que narró como remataban a las victimas y consumaban sus “pactos de sangre”. Pasaron, los rostros noblemente avejentados de las madres que veían que su lucha no había sido en vano. Los ojos entusiasmados de los hijos con su memoria activa y consecuente. El recuerdo de aquellos que murieron si ver la justicia para sus familiares. La herida abierta por la desaparición de Julio López, doloroso símbolo de la impunidad de la era K. El cumpleaños del propio Menéndez con un escrache, imaginativamente, realizado por los compañeros de la JS del MST.
Pero de todo eso, no lo que no puede pasar desapercibido, para nosotros, es que sí hoy todos los alegatos de la fiscalía piden reclusión perpetua, no es producto de equidad de la justicia federal de Córdoba, en cuyas filas aún permanecen cómplices en ejercicio, sino de la lucha y movilización inclaudicable de los organismos, los partidos de izquierda y la sociedad cordobesa. El doble discurso y la utilización obscena de los derechos humanos, por parte del gobierno K no puede evitar que la conclusión sea irrefutable: sólo la movilización permite acabar con la impunidad de ayer y de hoy.
Desde está conclusión histórica es que debemos prepáranos para el 25 de julio, día en que será leída la sentencia, organizando una unitaria y masiva movilización a tribunales federales. Así, podremos garantizar que ese grito, que atravesó todas y cada una las audiencias, sea un realidad y nos refuerce y consolide para los próximos juicios: Cárcel, común, perpetua y efectiva a todos los asesinos!!!

Raúl Angel Gómez
Profesor Adjunto, Docente-Investigador
Facultad de Psicología – UNC

Dirigente del MST


Publicado

en

por

Etiquetas: