Ganamos la primera pulseada

Spread the love

Perpetua para Poblete y ahora vamos por Sobisch!

Este martes 8 de julio los docentes de todo el país, y en especial los de Neuquén, vivieron una jornada histórica. La justicia neuquina condenó por primera vez a un policía de las Fuerzas Especiales a prisión perpetua por asesinar a un trabajador en una manifestación. Fue un juicio de una celeridad sorprendente, que sienta precedentes para todo el país en favor de los trabajadores y en contra de la criminalización de la protesta.

Entrevistamos a tres de los protagonistas de este proceso: Osvaldo Peña y Priscila Ottón, miembros de la directiva de ATEN Capital, y Marcela Roa, docente y principal testigo en el juicio.

¿Cómo vivieron estas semanas del juicio?

Osvaldo: A medida que nos acercábamos a la instancia del juicio, crecía la tensión acompañada del trabajo de concientizar, informar e instalar en la sociedad que el asesino Poblete debía tener perpetua y que existían autores ideológicos. No fue fácil, en una provincia en la que los punteros y la obsecuencia abundan.
Priscila: Fueron días muy duros y de intensa actividad. Durante el transcurso del juicio tuvimos paros provinciales, retiros, la carpa con la permanencia de l@s compañer@s, un encuentro musical para mantener la difusión del juicio y una innumerable cantidad de actividades sostenidas desde la CoCaPre y ATEN y una importante cantidad de compañeros que pusieron el cuerpo para sacar adelante esta campaña.
Creo que para los que estuvimos el 4 de abril del año pasado en Arroyito (y para los que no, también), este juicio significó, entre otras muchas cosas, la primera reconstrucción completa de lo que sucedió ese día. Muchos no volvimos a relatar lo vivido, sólo lo anecdótico…y fue muy fuerte escuchar a nuestr@s compañer@s declarar con tanta entereza y convicción, cómo se fue sucediendo esa tremenda e injustificada represión ordenada por Sobisch. Como también fue muy duro ser testigos de la “amnesia” que sufrieron la mayoría de los policías que tuvieron que declarar. Y ni qué decir cuando el ex gobernador Sobisch declaró diciendo no acordarse de lo que dijo el año pasado, haciéndose cargo de haber dado la orden de desalojar la ruta que ni siquiera alcanzamos a cortar…
Marcela: Estas semanas han sido complicadas, con altos y bajos. Cuando declaraban nuestros compañeros era un ámbito de contención, compañerismo…cuando declaraban los policías, había mucha angustia, desesperanza; no podíamos entender cómo, a pesar de su espíritu corporativo siendo seres humanos, podían ocultar información sobre un asesino tan despiadado como Poblete.

¿Qué sintieron cuando los jueces condenaron a Poblete a prisión perpetua?

Osvaldo: Al escuchar el fallo, no podíamos dejar de llorar, gritar y saltar. Este proceso es único en el país y hay que dejar en claro que se produjo como nosotros lo pedíamos por la movilización, por la acción y los ovarios de esta gran mujer, madre y esposa, Sandra, que nos marcó el camino. Y así fue, como cada compañero y compañera se puso en sus hombros esta lucha, dejando más de una vez a su familia para movilizarse, hacer escraches, radios abiertas, pegatinas y pintadas, haciéndoles saber a los jueces y políticos que estábamos con sed de justicia…atentos sin perderles pisada, porque no hubiésemos permitido un fallo distinto.
Priscila: La verdad es que fue una emoción incontenible! Yo creo que muy pocos tenían la convicción de que los jueces condenaran a Poblete a prisión perpetua… porque tenemos años de experiencia con la justicia neuquina y su obsecuencia con el MPN. Pero fue tremenda la situación, nos abrazamos, lloramos, gritamos y también reímos eufóricos de alegría…cuando marchamos nuevamente por las calles era impresionante la reacción de la gente que aplaudía y acompañaba nuestro sentir. Los compañeros del Banco Nación, que nos acompañaron permanentemente en esta lucha, salieron a las escalinatas a saludarnos y hasta se “escaparon” para acompañar la marcha. Hubo una cosa que me llamó mucho la atención… los compañeros de algunas agrupaciones docentes, no sabían cómo reaccionar. Me parece que ellos fueron los más sorprendidos con el fallo de los jueces, ya que para mí tuvieron una política muy equivocada al boicotear la campaña por juicio y castigo posicionándose en contra de la CoCaPre abiertamente y dejando de apostar a la movilización y la unidad.
Marcela: Cuando leían los fundamentos estuve muy nerviosa, pero al escuchar el fallo fue una mezcla de alegría, alivio y esperanza porque esto nos permite seguir luchando con más fuerza.

Cada uno, desde el lugar que ocupa, ¿cómo cree que continúa esta lucha?

Osvaldo: Como miembro de la directiva de ATEN Capital, se me hizo difícil mientras transcurrió el juicio, ya que en todo momento me invadió la tristeza, la rabia y la desconfianza hacia los jueces que habitualmente responden al poder político. Al pasar los días, y escuchando las declaraciones y los testimonios de nuestros compañeros con gran hidalguía, valentía y entereza, a la que estamos acostumbrados a ver en estos docentes neuquinos, me transmitieron toda esa fortaleza para no bajar los brazos. Me invade el orgullo de pertenecer a este gremio que ha dado pelea a todos los avances de este capitalismo salvaje. Sabemos que no hay nada para festejar porque este fallo no nos devuelve a Carlos. Pero pudimos conseguir, en parte, algo de justicia para Sandra y sus hijas. Y siento la convicción de que la pelea continua con más fuerza, porque “la única lucha que se pierde, es la que se abandona”. Sé que esto marca un antes y un después y nos da más fuerza para apuntar los cañones exigiendo la cárcel para todos los autores intelectuales que nos asesinaron a Carlos Fuentealba.
Priscila: Creo que tenemos que redoblar los esfuerzos para conseguir que se lleve a cabo el juicio “Fuentealba II” y la cárcel para todos los autores políticos e intelectuales del fusilamiento de Carlos. Nuestro gremio cuenta con una base extraordinaria que es ejemplo de lucha en el país. Esto posibilitó la obtención de este gran triunfo; y también el acompañamiento de distintos sectores como la Lila nacional que generó el paro del pasado 4 de abril en 8 provincias y al que la CTERA hizo oídos sordos. La posibilidad de poner a Sobisch en el banquillo de los acusados, está planteada…depende de todos nosotros conseguirlo.
Marcela: Esta lucha sigue como lo hicimos hasta ahora, unidos, en la calle, con movilizaciones, escraches, pegatinas. No sólo debemos conseguir encarcelar a toda la cadena de mando hasta llegar a Sobisch; también debemos, mientras esperamos el próximo juicio, lograr la condena social. Que estas personas cuando ingresen a algún lugar sean expulsadas por la sociedad misma hasta que no puedan salir de sus casas.


Publicado

en

por

Etiquetas: