Violencia en las escuelas

Spread the love

¿Cómo abordarla?

Ante los crecientes casos de violencia ocurridos en distintas escuelas, lo primero que debemos señalar es que la violencia de nuestros alumnos está relacionada en forma directa con las políticas gubernamentales que no dan solución a la marginalidad. Es más, la agudizan con cada medida que toman, favoreciendo la concentración económica y manteniendo salarios de miseria, desocupación y una creciente marginalidad social.
Por lo tanto, rechazamos cualquier discurso que intente responsabilizar a los docentes de las gravísimas situaciones que toman estado público y a las que estamos sometidos a diario en las escuelas.
La mal llamada “violencia escolar” -decimos mal llamada porque de ninguna manera proviene de la escuela- le llega a las instituciones desde una sociedad diezmada, empobrecida, embrutecida, alienada. Que difícilmente puede ver salidas en un horizonte en el que no se vislumbra empleo digno, posibilidad de superación de las condiciones a las cuales estamos sometidos los alumnos, padres y docentes. Donde no se vislumbra el valor del límite, dada la desacreditación que sufrimos desde el discurso oficial, empezando por la propia presidenta Cristina Kirchner que no ha perdido oportunidad de cuestionar a los docentes.
Esta realidad nos marca la necesidad de batallar porque los hechos de violencia que se producen en cada establecimiento se transformen, de ser una cuestión aparentemente individual, en un problema institucional. Involucrando al conjunto de los docentes, sus autoridades, trabajadores del establecimiento, así como a toda la comunidad.
Paralizando las actividades hasta que se discuta cómo abordarlo entre todos. Poniendo en común la problemática, sus causas y posibles alternativas. Movilizando a la comunidad para exigir a los funcionarios del distrito y a las autoridades provinciales que den respuesta a las falencias del establecimiento, a nuestro reclamo salarial y a la crítica situación social en que se encuentran nuestros alumnos y sus familias. Uniendo el reclamo al de otros establecimientos.
Son los primeros pasos para empezar a abordar esta grave problemática que expresa la violencia de una sociedad partida, que seguirá en aumento si no derrotamos este modelo de exclusión vigente.


Publicado

en

por

Etiquetas: