Frente para la Victoria, Radicales K y compañía

Spread the love

Des-Concertación

Se amaron. Se pelearon. Cobos intentó una reconciliación, rechazada por el kirchnerismo que pretende aislarlo. El vice quiere formar otro agrupamiento político. Ahora, desde proyectos distintos, disputan por los que antes eran aliados comunes. Cada cual está en lo suyo.

Cuando Cobos votó en contra de la decisión de Cristina en la cámara de Senadores, fueron muchos los analistas burgueses que festejaron esta decisión ya que, según ellos, servía para devolverle algo del prestigio perdido a una de las instituciones más repudiadas desde el Argentinazo: el Senado. Sin embargo, este hecho lejos de importarle a Cristina y Néstor los irritó a tal punto que están dispuestos a romper con todo aquel que no haga o diga lo que el matrimonio presidencial imponga. Así se lo hizo saber Cristina a Cobos en la primera reunión que mantuvieron, tras 22 días sin contacto.
Lejos de servir para limar asperezas, el encuentro entre la Presidenta y su vice sirvió para acentuar la fractura que se produjo entre las huestes del gobierno, que comenzó con el conflicto con el campo y tuvo su punto de máxima tensión cuando Cobos votó en  contra del proyecto presentado por el oficialismo. Cerca de Cobos hablaron de un encuentro frío y duro en el que Cristina no paró de reprocharle su voto negativo y le recordó que no acompañar al gobierno siempre trae consecuencias políticas. «Fue una reunión a cara de perro y nos fue para el diablo», se sinceró un allegado a Cobos.
Por su parte, el Jefe de Gabinete, Sergio Massa, sostuvo que la Presidenta había sido muy “profunda y sincera en el diálogo”, o sea, le dijo que era «inexplicable» el rechazo al proyecto de retenciones.
Un colaborador cercano a Cristina Kirchner deslizó que «Cada uno trabajará en su rol institucional y sólo el tiempo definirá si lo que pasó rompe definitivamente la relación». Toda una señal de que el distanciamiento es total. Como muestra, hicieron “renunciar” a todos los funcionarios cobistas y la Presidenta ordenó que no se tomaran fotografías del encuentro, ni siquiera oficiales. Según una fuente oficial.«Cobos ha hecho un suicidio político con su voto, sólo le cabrá su función institucional y no tendrá injerencia en la política oficial”.
El objetivo del reencuentro, según admitió una voz oficial, fue que «la gente no sienta que ambos están peleados y que el mundo no se lleve esa imagen de la fórmula presidencial». Como expresa el dicho popular: no aclaren que oscurece.
La Concertación está rota. Los Kirchner quieren recomponerla sin Cobos, a quien pretenden aislar. Por eso, hicieron un acto en Mendoza sin el vicepresidente a la par que sumaron a la gestión a funcionarios de segunda línea del socialismo y los radicales K.

Cada cual atiende su juego

Entusiasmado por la actual imagen positiva de la población frente al voto negativo a la resolución 125 y ante el rechazo de Cristina, Cobos abandonó su intención de recomponer la relación y se perfila a la construcción de un armado propio de cara al 2011, para lo cual un puñado de dirigentes recorre el país en busca de aliados, disputa con el kirchnerismo por los radicales K y dialoga nuevamente con la UCR , partido del que fuera expulsado por irse con el gobierno.
Hay una crisis galopante, a la que los Kirchner encaran con más autoritarismo y soberbia hacia el interior de su alianza. Lo que hay, entonces, es una verdadera des-concertación.

Federico Milman


Publicado

en

por

Etiquetas: